Un regalo de Sergio Astorga

jueves, 14 de febrero de 2008

Música en Madrid

En Madrid se puede escuchar música clásica todos los días y casi a cualquier hora. Buena parte de ella además, con una mediana o muy respetable calidad.

La Fundación Juan March lleva años realizando conciertos gratuitos en su sede de la calle Castelló. Lo mismo puede decirse de la Fundación Carlos de Amberes, en la suya de Claudio Coello. Por su parte, la Fundación Caja Madrid también organiza conciertos de diversa índole y variados precios y no sólo en la capital: desde su ya mítico Liceo de Cámara en la sala de cámara del Auditorio, hasta ciclos de todo tipo (música barroca, música del siglo de Oro, música contemporánea). La mayoría de las audiciones o ciclos completos tienen lugar en escenarios únicos y privilegiados (catedrales góticas, iglesias renacentistas o barrocas, palacios de Patrimonio Nacional, palacios particulares). Sus entradas son a precio módico o directamente gratuítas.

El Teatro Real mantiene como cada año su temporada de ópera.

La Orquesta Sinfónica y Coros de RTVE , por su parte, tiene sus propios ciclos y calendarios anuales en su sede del Teatro Monumental, aunque desde hace un mes, por motivos obvios, está tocando en escenarios alternativos. El Teatro de la Zarzuela, aunque hace unos cuantos años que dejó de ser la sede de las representaciones de ópera en Madrid, continúa programando recitales y conciertos .

El Museo del Prado este año incluye por primera vez (hasta donde yo recuerdo), en programación cultural ordinaria, conciertos y cine a precio módico. De vez en cuando, el Museo Thyssen introduce sesiones musicales en sus programas mensuales. El MNCARS programa a lo largo de la temporada ciclos de música contemporánea.

Estoy segura de que me dejo en el tintero varias fundaciones o asociaciones culturales privadas, sin olvidar la programación de la Escuela superior de música Reina Sofia, a través de la Fundación Albéniz . Buena parte de las bellísimas y abundantes iglesias barrocas de la ciudad, son escenario, en un momento dado, de conciertos a cargo de pequeñas orquestas o cuartetos de cámara o de agrupaciones corales.

Capítulo aparte merecen las actividades de danza, teatro musical clásico del Festival de Otoño y diversas actividades organizadas por el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid.

Pero con la reapertura del Auditorio, mal llamado Nacional, sede de la OCNE , el calendario de audiciones musicales en Madrid está en plena efervescencia.

De entre los muchísimos ciclos de conciertos con patrocinio privado, yo estoy abonada desde hace muchos años al de Grandes Intérpretes, que organiza la Fundación Scherzo, editora de la revista del mismo nombre, al de Jóvenes Intérpretes, igualmente de la citada fundación y al del Liceo de Cámara, ya mencionado. También estaba suscrita al ciclo de Conciertos de la Tradición que desgraciadamente, desde hace ya 3 temporadas, se encuentra suspendido sine die (espero que alguien se haga cargo de su patrocinio porque a lo largo de sus ciclos pasaron lo mejorcito y más granado de los intérpretes, a mi juicio mal llamados, historicistas o tradicionales).

Valga todo este larguísimo prólogo para justificar la cada vez más escasa dedicación por mi parte a este blog, para animaros a que vengáis a vernos más a menudo aunque sólo sea por la programación cultural y, por supuesto, a qué negarlo, para intentar que los dientes os arrastren por el suelo, dejando un surco en el parquet, fruto de una malsana envidia.

En los últimos 15 días mi oreja se ha visto sometida a una actividad febril. Varios conciertos. Me gustó mucho el de Joaquín Achúcarro, del que destaco su interpretación del Libro II (completo) de Preludios de Debussy. Me gustaron también especialmente el Octeto D 803 de Schubert que interpretó El Ensemble Scharoun y el Cuarteto op. 88 de Kapustin, tocado por el Cuarteto Artemis, ambos dentro del ciclo de Líceo de Cámara. Muy agradables también los de la Juan March.

Ayer estuve escuchando a Grigori Sokolov.

Para los que no lo conozcan ni hayan tenido ocasión de escucharlo en directo, os puedo asegurar que es un lujo. No voy a hablaros de su biografía y brillante trayectoria musical . Podéis encontrar abundante información en la red sobre ello, amén de alguna que otra página que contiene grabaciones de su escasa discografía. Varios estudiosos y musicológicos le han dedicados miles de libros, críticas, dossieres, artículos y programas de mano. Doctores tiene la Iglesia.

A mí, sencillamente me gusta, me gusta mucho. Dotado de una técnica prodigiosa y de un sonido especialísimo. Incansable intérprete (sus conciertos son muy, muy largos y de gran dificultad técnica). Correctísimo. Educado. Agradecido siempre para un público como el de Madrid, que lo adora aunque, todo hay que decirlo, lo martirice cada vez más con auténticas sinfonías de toses, carraspeos y sorbidos nasales, bien aderezado por unas cuantas "melodías" procedentes de teléfonos móviles.

Otras veces me ha impresionado más, me ha deslumbrado, me ha levantado del asiento. Ayer, sin embargo, lo encontré más humano. Incluso me atreví a comentar que su Mozart me había parecido, en algunos momentos, muy romanticón (quede bien claro que no soy yo quién para ponerle pegas al ruso; se trató de una simple apreciación, una sensación). Pero la segunda parte, con los 24 preludios de Chopin, en una lectura especialísima, a veces curiosa y moderna, terminaron de caldear el ambiente. Después de 6 propinas 6 (de nuevo Chopin, algún Debussy, puede que algo de Ravel), el auditorio se venía abajo. Casi 3 horas de concierto, de disfrute, con la sensación de ser consciente de poder disfrutar de la interpretación pianística de uno de los grandes. Un privilegio.

De las dos sonatas de Mozart, no tengo ninguna versión suya; es más, dada su escasa tendencia a la grabación en estudio, creo que ni siquiera existe. Os dejo pues, con el Adagio de la sonata nº 12, KV 332, que Robert Casadesus grabó en 1940, en una interpretación que actualmente distribuye History.





Por lo que respecta a los 24 preludios, os dejo con estas joyas, esta vez sí interpretadas por él:
(tardan bastante en cargarse, pero valen la pena)

Preludio nº 4 Largo (mi menor)
Preludio nº 16 Presto con fuoco (si bemol menor)
Preludio nº 20 Largo (do menor)

Y para completar el panorama, un aviso a navegantes para todos los que viven en Madrid y alrededores y les apetezca. Doña Cuaresma, a través de su Consejería de Cultura y Turismo, patronica un ciclo de conciertos titulado Arte sacro. Se programan 32 conciertos y 6 proyecciones cinematográficas desde el 13 de febrero hasta el 8 de marzo, a lo largo y ancho de la comunidad de Madrid. El 90% de las actividades programadas son gratuitas (el resto, unos 4 ó 5 conciertos, tendrán un precio de 8 €). No pasaría de ser un muy interesante ciclo patrocinado por la CAM, con algunos intérpretes de talla internacional como Álvaro Marías y su grupo Zarabanda, el Grupo Música Antigua con Eduardo Paniagua a la cabeza, la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por Tomás Garrido o The Tallis Scholars, si no fuera porque el otro preclaro patrocinador de los eventos es, ni más ni menos, que la COPE. Por una vez, se queda en el terreno que les corresponde y, de paso, hace algo útil y sin que nos vaya a costar un duro. Quizá sólo les mueva el impulso de evitar alguna retirada estatal de subvenciones u otra artimaña por el estilo. De todas formas, es lo único loable que les recuerdo, así que, por una vez y sin que sirva de precedente, les aplaudo la iniciativa. Yo pienso ir a las que pueda. Avisados quedan pues los madrileños que visitan esta casa. Disfrútenlo si se animan a ir.

10 comentarios:

NáN dijo...

Y yo leyendo, ¡y con estos pelos!
Se lo pasaré a L, que sabrá disfrutarlo.

(uno se siente "aplastado", Freia, con tu energía, capacidad y conocimientos).

Tanhäuser dijo...

Jo, Freia. Es encantador leerte cuando hablas de música.
Veo que te lo estás pasando en grande ¿eh?
Besos admirados

RGAlmazán dijo...

Amiga Freia, todo un programa. Toda una entrada ilustrada a la par que amena y útil.
Para empezar, C.R.A.G. estos chicos que venían de grupos importantes y que terminaron en otros grupos de no menor valía. Y su mítica canción Sra. Azul. ¡Qué bella canción! y ¡Qué bellos recuerdos!
Y después una invitación para ir a conciertos. Sin duda, cuando llegue a Madrid, que ahora estoy por tierras catalanas, le echaré un vistazo de nuevo a esta entrada para apuntarme a algún concierto de los que comentas.

Besos, Salud y República

Dardo dijo...

Por su culpa, Freia, debo ir al dentista. Es tal la envidia que me ha suscitado su Madrid cultural que tengo dos paletas dentales dañadas de tanto arrastrarlas por el terrazo.

Sólo se me ocurre una cosa: ¡Que los frían a impuestos!.

Freia dijo...

Nám

Pues tampoco es moco de pavo quedarse en casa leyendo.
Espero, de corazón, que no te sientas aplastado. Un dama aristocrática como yo es etérea y delicada, no va por ahi aplastando gente.
Un besazo

Tannhäuser

Tienes razón Tan, lo estoy pasando bomba. Es una de las cosas buenas de la prejubilación: hay tiempo para hacer tantas cosas... Sé que hablarte de derroche de tiempo a ti, que andas siempre de la ceca a la meca entre conferencias, niñas, universidad y mopas y mochos, es como mencionar la soga en casa del ahorcado pero... ya te llegará el reposo y el disfrute. Eso te pasa por ser tan joven.
Saludos a Charlize de mi parte. fantasmilla.

Rafa

Pues a mi no me importaría irme donde estás tú ahora a escuchar al ruidillo de las olas y el silencio de un campo lleno de almendros. A ti si que se te puede aplicar lo de "Beatus ille..." con total propiedad.
Un abrazo

Dardo

Mi querido Dardo. Me imaginaba que Vd., que ha disfrutado de los conciertos en el Teatro Real in illo tempore iba a sufrir especialmente los efectos de esta entrada.
Pues no le arriendo las ganancias cuando le cuente los conciertos de Pollini, Zacharias, Zimerman, el cuarteto Alban Berg, el cuarteto Casals, el cuarteto de Tokyo o una Pasión según San Juan programada para el domingo de Ramos, con la OYCne (la ONE, vamos). Creo que su dentista le va a tener que hacer directamente 2 ó 3 implantes.
Un abrazo a secas, que luego se me queja de los castos ósculos.

Selma dijo...

Algunas cosas son buenas buenísimas en Madrid, empezando por tí, por tu maravilloso Blog-casa, por el ambiente envolvente cuando entramos, por la invitación..mais hélas je suis trop loin et je le regrette.

Doux baisers Freia et encore merci!!

Mega dijo...

¡Ala! ¡Qué bien lo estamos pasando!

Me apunto a lo de la envidia de don Dardo. (Pero no a lo de ir al dentista.)
;-)

Selma dijo...

Freia lo acabo de leer en el Blog de Gracchus...
Un beso enorme para tí y decirte que lo siento muchísimo, desde el fondo de mi corazón.

Charles de Batz dijo...

!Pero que gusto da hacerse un par�ntesis para visitar a mi amiga Freia!. Tomo nota de todo lo que nos cuentas, y ya que no puedo ir porque me cae a desmano -unos cuantos cetenares de kil�metros- har� como si estuviera all� disfrutando de todo lo que nos has ense�ado.
Espero estar de vuelta en un mes. Mientras tanto, �nimo y los mejores deseos.

Un abrazo

Salud

P.S.: he visto una paratico de eso que tienes en la columna de la derecha que me ha gustado, as� que, con tu permiso, lo copieteo.

Freia dijo...

Selma

Vas a tener la culpa de que no quepa ya por las puertas de todos los halagos que me prodigas. Gracias siempre por tus palabras. Sabes que siempre eres bienvenida a mi blog/casa. Ya sé que pilla un poco a trasmano, pero tú tienes el enorme privilegio de tener muy, muy cerquita a la Orquesta de Cadaqués, que suena maravillosamente aunque no presuma de ello y la fama le sea un poco esquiva. Un lujazo muy a tener en cuenta para los del rincón nordeste. Gracias también por tu nuevo comentario. Desde el primer momento supimos que era un proceso irreversible pero lo echo mucho de menos.
Un abrazo

Mega

Pues los de Berlín tampoco podéis quejaros. Mi mayor debilidad actual en la dirección de orquesta, Simon Rattle, va a estar tocando hasta el día 22, desde el 2 de febrero. Y en Ópera, para este mes, el programa es: Los maestros cantores de Nürnberg, Madama Butterfly, Electra, Nabucco, La flauta mágica. Simón Bocanegra, la Traviata, Un ballo in maschera, Norma, El elixir de amor y La Bohème. "¡ahí es ná!". ¡Vaya mes!
Un abrazo

Charles de Batz

¡Qué alegria leerte por aquí!
¿Còmo va tu embarazo? ¿Se presenta bien el parto? Estoy segura de que sì. Espero que cuando se haya producido el feliz acontecimiento nos dés pelos y señales para poder disfrutar del vástago.
Un besazo