Un regalo de Sergio Astorga

jueves, 5 de noviembre de 2009

II. Gaspard de la Nuit - Aloysius Bertrand

¿Quién es Gaspard de la Nuit? ¿Un personaje? ¿El narrador? ¿El propio Louis Bertrand? ¿El hacedor de un rito mágico? ¿El guardián del secreto?

Vayamos por partes. Louis-Jacques-Napoléon Bertrand (1807-1841), parapetado tras el pseudónimo de Aloysius Bertrand, crea un personaje al que hace autor de su propia obra. Es decir, su timidez y discreción lo llevaron a esconderse detrás de si mismo y, posteriormente, detrás de otro. Todavía va más allá cuando al inicio de su obra identifica a Gaspard de la Nuit, inequívocamente, con el mismísimo diablo. Y Gaspard es como un especialísimo y particular diablo cojuelo, que hubiera sustituído la picaresca por un sentido arcano y oscuro de la vida y los sueños y que, en lugar de destapar los tejados de las casas, levantara los de nuestra propia alma, enfrentándonos así a nosotros mismos.

Pero el nombre de Gaspard no está elegido al azar. Proviene del término persa "Gizbar", que designaba el cargo del tesorero real.

Gaspard es pues el mismo diablo, pero también el tesorero de la noche, el que guarda celosamente, esconde y cuida todo lo oscuro, lo misterioso, lo oculto o precioso que la noche encierra.

La obra Gaspard de la Nuit fue el único libro que escribio el anónimo y apocado Louis Bertrand. Con él inauguró en su país el género que el propio Baudelaire dio en llamar poesía en prosa. Y él solo bastó a quien lo escribió para pasar a la historia de la literatura universal, por la puerta grande y con todos los merecimientos.

Definido pues el texto como poemas en prosa, está dividido en seis partes que, a su vez, tienen varias subdivisiones y consta de un anexo con papeles diversos escritos por su autor. A pesar del reconocimiento del que goza hoy en día, el recorrido que tuvo que realizar la obra desde su creación fue largo y hasta espinoso. Modificado, corregido y pulido continuamente por Bertrand, no pudo ver la luz sin embargo hasta 1842, en una edición póstuma y llena de erratas publicada en Angers, que puede ser considerada uno de los más espectaculares fracasos de la edición literaria. Se vendieron 20 ejemplares.


En la dedicatoria que su autor hacía a Victor Hugo, podía leerse: "... Entretanto el librito que te dedico habrá corrido la suerte de todo lo que muere después de haber entretenido, acaso una mañana, a la corte y al pueblo". De no ser por Baudelaire, las palabras de ese italiano de nacimiento, criado en Dijon, periodista que saltó a Paris para regresar enseguida a su querida capital de la Borgoña, habrían sido exactas y proféticas.

Todos los relatos y poemas son la expresión hermosa y extraña de imaginaciones, ensoñaciones o pesadillas, relacionadas en muchos casos con la Edad Media y su mundo escondido, plagado de leyendas, mitos y personajes fabulosos, tan queridos posteriormente por el Romanticismo.

Pero el texto lleva un curioso subtítulo:

Gaspard de la Nuit

Fantasías
a
la manera
De Rembrandt y Callot


Dos conceptos pues y dos maneras radicalmente opuestas de entender la obra pictórica y el arte en general. Sus poemas, como pequeños cofres preciosos que ocultan lo que de más hermoso y escondido y oscuro guarda la noche, son pinceladas de cuadros diversos. Algunos difuminados y exquisitos, llenos de rigurosa orientalidad rembrandtiana. Otros, en cambio, son nítidos, de línea marcada y clara, a la manera de los grabados de Callot. En otros muchos casos, los poemas están dotados de una atmósfera que adquiere vida propia como en Velázquez o que esconden el horror de la guerra y de nuestros propios monstruos, como si la mano de Goya le guiase a Bertrand la pluma. Podrían extenderse los ejemplos a Veronés, Durero o Brueghel.

Pero dejémonos ya de charlas. Este compacto, extraño y a ratos nada complaciente ni fácil texto, nos conducirá a través de nosotros mismos por obra y gracia del propio Gaspard, creador de seres fantásticos como Scarbo, gnomo de innumerables tesoros, tal y como lo definiría el propio Bertrand.

Tanto la obra literaria de Bertrand como la musical de Ravel creo que pueden ser definidas de forma bastante correcta como heterodoxas. Quizá esto hace también que la música complete y envuelva los poemas de forma tan espléndida. Pero mientras esa visión completa y fusionada de ambas obras llega, aquí tienen un adelanto de la obra del enamorado de Dijon, su ciudad. Dejen descansar a su inteligencia más racional y permitan que la emocional aflore, llevándoles a través de la extraña hermosura de esta ensoñación.

LA HABITACIÓN GÓTICA

Nox et solitudo plenae sunt diabolo

Los Padres de la Iglesia


De noche, mi habitación está llena de diablos.



- ¡Oh! La tierra - le murmuré a la noche - es un cáliz embalsamado; su pistilo y sus estambres son la luna y las estrellas.

Y con los párpados pesados por el sueño, cerré la ventada marcada con la cruz del calvario, negra en la aureola amarilla de las vidrieras.

*

¡Si la media noche - la hora blasonada de dragones y diablos - sólo trajera al gnomo que se emborracha con el aceite de mi lámpara!

¡Si sólo trajera a la nodriza que, con una nana monótona, acuna en la coraza de mi padre a un bebé nacido muerto!

¡Si sólo trajera al esqueleto del lansquenete emparedado bajo la madera, que golpea con la frente, el codo y la rodilla!

¡Si sólo trajera a mi antepasado que sale andando de su marco carcomido, y moja su gantelete en el agua bendita de la pila bautismal!

¡Pero trae a Scarbo, que me muerde el cuello y que, para cauterizar mi herida abierta, hunde en ella su dedo de hierro al rojo vivo!

Primer poema del tercer libro de Las Fantasías de Gaspard de la Nuit: La noche y sus prestigios.





Aloysius Bertrand. Gaspar de la Noche - Fantasías a la manera de Rembrandt y de Callot. Traducción de Marcos Eymar. Edit. Augur Libros. Primera edición: noviembre de 2008


Quisiera nombrar de forma especial a Marcos Eymar, autor del prólogo y traductor de la versión española manejada y cuya imagen y ficha bibliográfica aparece más arriba. Sus notas y conocimientos me han ayudado mucho a introducirme en el texto y realizar esta entrada. No es la única fuente manejada. Todas ellas y mi propia opinión sobre el libro han configurado la mayor parte de este post. Si se animan y lo leen, sin duda llegaran a conclusiones diferentes. Es una de las grandezas de la lectura.



Por último, les traigo el nombre y el rostro de quien recita los poemas que escucharán en las entradas dedicadas a las tres partes de la obra. Se trata de la actriz francesa Carole Bouquet. Su voz les ayudará a sumergirse en el bellísimo texto.


Y ahora, sin más, disfruten de la obra de Bertrand que yo, por hoy, ya les he robado demasiado tiempo.

Buenos días.

14 comentarios:

__MARÍA__ dijo...

Me he sumergido en el el pozo de tu sabiduría.
Cuando termino la lectura y miro alrededor, me ha parecido estar en otro sitio, mirando unas pinturas que existen sólo en mi imaginación que alimenta tu escrito tan fantástico.
¿Serán los calmantes que me dopan?
Gracias por hacerme salir de mi rutina.

Besos

RGAlmazán dijo...

Introducción a una historia que pide más. Sugerente planteamiento. A la espera de los capítulos pertinentes, quedo como siempre besándole ambas manos, mi querida condesa.

Salud y República

Freia dijo...

María

Querida gaditana. El único mérito es haber leído un poco al respecto y tener la osadía de opinar sobre un libro leído. Una de las cosas que más me gusta del blog, después de vosotros, es que me obliga a mirar, leer y aprender.
Cuídate mucho, mucho. Un beso grande.

Rafa

Mi querido ErreGe. Debe de ser Vd. el único que pide más. Jajajaja. El resto debe de andar aterrorizado. No se preocupe. Todavía quedan 4, aunque ya sólo queda una introducción a la obra musical y, finalmente, la degustación.
Yo le beso a Vd. manos y pies... para que vea.

anarkasis dijo...

Venga, dale.



la chica guapilla nada más, eh?
(estaba mucho mejor Bon),

Dardo dijo...

Hola, apreciada Condesita, la veo a Vd. con gusto por el "aguafuerte". ¿Se ha fijado en el rostro simiesco de la portada del libro?.

Una reseña muy sugerente. Pero estas lecturas ¿no nos atormentarán?.

Me alegro mucho de compartir unas líneas con Vd.

P.D.: Disculpa por no contestar a tus últimos correos; pero me tienes a tu vera; aunque se encuentre uno con que al entrar su palacio le salga un gnomo horripilante.

Freia dijo...

Anarkasis

Querida, si a mí me cuesta mucho escribir, pero cuando amenazo con que es largo, te aseguro que puede aburrir a las ovejas. Espero que tengas paciencia para llegar a las tres finales que son las que dan gusto.
Estoy de acuerdo contigo: Bond, James Bond está muchísimo mejor (Connery, of course o, en todo caso, Broosnan).
Un beso fuerte querida.

Dardo

Mi querido Dardo. ¡Qué alegría tenerte por aquí! Jajajaja, tienes razón. Scarbo es feo como él solo pero para mí representa esa parte oscura que todos nosotros llevamos dentro y que es necesario aprender a conocer y convivir con ella.
Para qué te voy a engañar. El libro no es fácil, pero sí hermoso. Eso sí, para leer cuando uno se encuentra muy alegre y con la autoestima en niveles altos.
No importa que no me escribas. Con saber que estas ahí y que vas mejor, me doy por satisfecha.
Cuídate mucho y un beso grande, grande.

Isabel dijo...

Siempre aprendo cosas en tu blog, es un placer leerte.

Gracias y besos.

María dijo...

Hola Freia, muy interesante.
Sólo aclarar que no soy ninguna experta ni entendida.
Un saludo

NáN dijo...

Dice, Condesa, que ahora ya es famosa esta obra. Creo que es una suerte llegar a viejo, o a mayorzote, teniendo tantas lagunas. Así estoy abierto a novedades tan estupendas como la que presenta.

Freia dijo...

Isabel

Lo mismo digo Isabel y no es coba. Me encantan los hilos delicados y pequeños con que entretejes tu blog, querida.
Un beso

María

Si es por eso, no te preocupes: yo tampoco, te lo aseguro.
¿Creerás que ayer me acordé de ti en el concierto de Mitsuko Uchida? Me decepcionó un poco su Beethoven, pero me encanto su Schumann y su Berg.
Un abrazo al/los cachorrillo/s y otro para Vd.

Nàn

Bueno, lo cierto es que yo creí que lo era, en parte gracias a la pieza de Ravel. Pero no se crea. A veces una se equivoca "literal y sonoramente".
Yo creo que le va a gustar el libro. Mucho.
Por cierto, tenemos pendiente un café o una tisana, jejejeje.
Le doy un toque. Un besazo fuerte.

fra miquel dijo...

Mi querida Freia, no piense que me aburro como una oveja con estos posts del Gaspard de la nuit, y que por ello no le comento. Leer sus entradas no sólo requiere un poco de tiempo, también hace falta poder concentrarse para apreciar las enseñanzas que de ellos se pueden obtener. Ciertamente, la historia de este libro, es fascinante. Sigo sus posts a la espera de poder oír la voz de esa mujer de rostro hermoso y la música de Ravel.
Eso sí, de momento no creo que vaya a leer el libro. Pero los libros que un día hay que leer te llaman cuando es el momento. Estaré a la escucha para cuando Gaspard de la Nuit me llame.
Un abrazo

Freia dijo...

Querido pater. Es hermoso lo que dice y además tiene toda la razón. Son los libros los que te llaman. La cantidad de ellos que habré dejado yo en las primeras páginas porque sabía que no era el momento. Y hay otros que caen en tus manos sin pensarlos y te enamoras de ellos no sólo durante la lectura sino para siempre.
Gracias por sus palabras y por estar ahí.
Un abrazo cálido y cercano como sus plantas, flores y jardines. Y espéreme en el banco, que no tardaré. En cuanto mis quehaceres familiares actuales me den un poco de respiro.

fritus dijo...

Sigue sin haber musiquita...

Me encanta esta serie, me está pillando pero mucho, mucho...sigo a los otros posts...

Por cierto...¿sabias que en " Retorno a Brideshead" de Evelyn waugh, el osito de peluche de Sebastian, uno de los protagonistas ...se llamaba "Aloysius"?...que cosas..

Freia dijo...

Querido Fritus

¿Se le hace muy cuesta arriba la escalada sin musiquilla? ¡Ánimo, que ya le queda menos!
No, no lo sabía, pero le diré que es un nombre que me gusta especialmente y no me pregunte por qué, porque no sabría decirle.
Un beso grande a los tres.