Un regalo de Sergio Astorga

domingo, 14 de noviembre de 2010

Sinestesia delirante

.


A todo el equipo de Delirio



Dēlirãtio- onis f.: delirio, extravagancia, demencia.
Dēliro 1 intr.: delirar, decir o hacer extravagancias o locuras. Desatinar.
Dēlirus-a-um : delirante, extravagante
(Diccionario Spes Latino-Español /Español Latino. Madrid, 1965)



"Nunca es tarde si la dicha es buena", "Todos los santos tienen octava", "Bien está lo que bien acaba", "Más vale tarde que nunca..." "No hubo que esperar ad kalendas graecas"...

De todas esas frases anteriores, les dejo que elijan la que más les guste. Que sí, que esta entrada llega con muchísimo retraso, que ya todo el mundo está preparando el siguiente número pero es que es más de lo de siempre y estoy cansada de repetirme.. La condesa suele llegar tarde, mal y nunca... pero llega.

No es la primera vez, ni será la última, que en este blog se habla de Delirio.  Primero y por encima de todo porque la revista es increíblemente buena. Pero además, porque  la directora, los editores, redactores, maquetadores, los cazatalentos, el equipo entero vamos, hace su labor maravillosamente y por ende a todos los conozco personalmente (salvo a Paco), los admiro, tengo afecto o directamente los quiero muchísimo. Y porque en ella colaboran personas a las que también conozco, admiro y quiero. Les podría dar todavía muchísimas más razones pero creo que con estas (me va a costar acostumbrarme a no acentuar los pronombres) hay más que de sobra. En resumen, calidad, profesionalidad, muchas horas de trabajo y cariño (el de ellos hacia su trabajo y el mío por ellos) son motivos más que suficientes para traerla aquí en cada ocasión en que un nuevo ejemplar ve la luz.

Y esta vez tocaba el número 7 y el tema era "Los 7 pecados capitales". Ahí es nada. Como el movimiento se demuestra andando, de momento, aquí les dejo el  ejemplar completo:


Open publication - Free publishing - More plastic
(doble clic y ojéenla y hojéenla en grande, que lo merece)

¿Le han echado un vistazo? ¿Les ha gustado? Me apuesto los lazos del corpiño turquesa y marfil a que sí. Pero permítanme que sea tan poco objetiva como siempre y les insinúe relatos o ilustraciones en los que descansar más detenidamente. En la página 16 se encontrarán con un texto  pequeño pero precioso de Izaskun Legarza.  Una pizca más allá, en la 20 y luego en la 74 y 75, varias colaboraciones de Sue D. Marin (perdóname Susi, pero no tengo tu dirección de blog. Se admiten soplos). Y siguiendo el hilo, en la 55, la primeriza pero no por ello menos espléndida colaboración de Rafael García Almazán. Un poquito después, el poema de alguien especialísimo: Manuel Ortiz (no puedo facilitar enlace porque sus dos blogs están cerrados y bien que lo siento), en la página 77. Nuestra  MegaMaga Gemma Pellicer disecciona uno a uno los pecados con siete breves, precisos e inquitantes textos entre la 102 y la 103. Por último Óscar Varona nos deja un excelente ensayo entre la 123 y la 125.

Y si después de todo eso les apetece pasarse por mi colaboración, en la 96, no hace falta que busquen, que para facilitarles la tarea y por aquello del autobombo se la traigo por aquí enterita y con las ilustraciones que la  aclaran, completan y complementan.

Vean primero las cuatro fotografías. A continuación pueden meterse el relatillo entre pecho y espalda. Si después se entretienen con la música y las diapositivas les puedo asegurar que disfrutarán de lo lindo.

Algunas precisiones previas. El texto es algo tremebundo, pero a mi modesto entender y creencia, totalmente exacto. Los barroquismos del estilo y el retorcimiento del asunto son achacables exclusivamente a la condesa, que ya saben que es rarita y extravagente.

Las fotos fueron hechas por ella a lo largo de varios meses y en una época en  la que en el Museo del Prado no privaba tanto el interés crematístico ni el afán mercantilista, muy por encima de cuestiones artísticas y de calidad, como sucede ahora y se podía fotografiar tranquilamente siempre que no se usase flash ni trípode. Les aseguro que en ocasiones y con la poca luz de la sala no era fácil sacar instantáneas medianamente decentes y eso lo notarán en el pase de diapositivas. Pero les servirán para hacerse una idea bastante aproximada de cómo colocar las imágenes en el texto. Si les dan a ampliar, disfrutarán los detalles casi tanto como yo me lo pasé haciéndolas.

El segundo apunte es relativo a la música. He intentado buscar piezas contemporáneas y en ocasiones, hasta estrictamente coetáneas de los dos maestros flamencos. No sé si será de su agrado, pero también eso les ayudará a situarse en un tiempo y un lugar en  los que el amor, la vida, la religión, la muerte se entremezclaban, interponían, se estorbaban y adquirían razón de ser las unas al lado de las otras, en todas las manifestaciones artísticas.

Me dejo ya de historias y doy paso a imágenes, textos y música en una sinestesia delirante y pecaminosa.







LA TABLA FLAMENCA


- “Cave cave Deus videt”...




Puedo escucharme a mí mismo repetir esa frase como una letanía, pero no consigo apenas ver aunque hay luz suficiente... Me irrita este azul sucio, translúcido y profundo en que me estoy formando...

- “Cuidado, cuidado. Dios te ve” continúa la salmodia mientas me crecen brazos, piernas, tronco y cabeza incorpóreos... No alcanzo a recrearme. Soy éter difuminado, estúpidamente amorfo e inconcluso. Al menos ya no siento dolor aunque sí frío... Empiezo a ver con claridad una sala vacía. Quizá es de noche.

Ahora puedo moverme, caminar bajo mi aspecto de humo líquido... Y al girar en redondo y bruscamente, he palpado mi obra... Esta habitación hasta podría pertenecerme... El Jardín de las Delicias... La Tentación de Antonio... El Carro de Heno...

Y claro... está también la tabla... La tabla en actitud y posición de mesa... Como me la encargaron, como la imaginé, como me obligaron a darle vida, como la sentí antes de pintarla... La Mesa de los Siete Pecados Capitales de Jeroen van Aken... de El Bosco... La mía.





No escuchéis a quien diga que tenía un ayudante efectivo, esclavo del pincel en mi nombre y por mí. Esta tabla de principio a fin fue mía. Yo la concebí, la gesté y la parí dibujando y pintando. Giro en torno a ella y vuelvo a verme como entonces sumergido en su pupila feroz y dilatada. Yo dividí el iris, los pecados en compartimentos permeables. Forjé con óleo las Postrimerías en sus ojos externos... Yo la sufrí, la vomité... La hice.

Paso a paso representé la envidia en las críticas ociosas que asoman en la plaza a la sombra de los perros... la ira en las violentas armas del campesino y el monje estultos... la soberbia agazapada tras el espejo y el lobo ignorante de puertas y ventanas abiertas. Y perfilé, corregí, dí color a la lujuria pálida, intrigante entre perfumes, música y árboles encubridores... Pero también a la pereza y a la gula, pecados de interior propagadores de nuevos desórdenes al amor de la desidia y una mal entendida tolerancia. Si continúo mi vuelta en torno a ella, como entonces, recuerdo con nitidez la última y la peor de todas... la avaricia con su carga mezquina de cortedad de miras, de acaparar honor y posesiones. Inasequible, turbia y manchándolo todo...

Giro y giro alrededor de la tabla y su maraña abyecta, como el mundo lleva haciendo sin mi desde hace cinco siglos... Y no ha cambiado nada. Ahi sigue el estigma de esta tabla flamenca. La enseñanza en la que yo creí, la que traspasé a la madera con pigmentos y aceite no ha valido de nada. Es atroz el vacío que produce la esterilidad de lo enseñado y de su empeño inútil. ¿De qué sirvió mi creencia en un Dios que todo lo vigila? No sirvió de nada... porque me equivoqué al crear ese inmenso ojo incrustado en la tabla. Solo es real el iris. Las Postrimerias que envuelven la mirada crítica de ese globo ocular sempiterno de iconos no son más que imposturas... ¿El paso hacia la verdadera vida, el infierno, el juicio final, la gloria?.. No me hagáis reir. La falsedad comienza en la primera de ellas al amor de la cama inerte, al filo del umbral. Cuando la imaginé y la describí puse mi fe ciega en lo que hacía. Pero me engañaron... me engañé... y quizá os engañé a vosotros sin quererlo.




Detrás del moribundo no hay ángel ni demonio disputándose el alma para un juicio final inexistente.. porque no hay fuego eterno, limbo o paraíso. Miradla bien... Detrás de la cortina, tras la cabecera del que va a emprender viaje solo hay un esqueleto desdentado y rabioso, expectante y abstruso... Y si según estáis mirando el rostro procaz que os mira levantarais la vista, encontraríais la clave...

Mirad al frente, en la pared de enfrente. Ahí está la respuesta...



... en el cuadro espectral que hace sombra a los míos. El de quien me siguió y desarrolló mi obra... ¿Os suena el viejo Brueghel? Pasead por la superficie de marfil de los huesos que guían barcas, carros... Que desuellan, siegan, empujan y seducen... Que arrastran al fuego y la condena... Que provocan tormento en ruedas quebradizas y en lo alto, en horcas... Que saquean, torturan, violan, despedazan.

Él y no yo tenía razón. Detrás del lecho mortuorario donde quiera que éste nos sorprenda y nos tome, no hay nada más que un ser sin el menor asomo de piedad... Él no... Ella... Solo ella triunfa. Después de ella no hay más que oscuridad, vacío... Nada

Yo mismo ni siquiera existo. Soy solo el esperpento reflejado en la mente de un loco, el aspaviento de la mediocridad, el último coletazo del dolo y del engaño, apenas un espectro desvaído... Me diluyo... Me deshago... Ya casi no soy si acaso fui.

Cuando el camino acabe razón tendréis para temerla. Porque ella será la única que os espere al borde del silencio... Fea, odiosa, vieja, delgada, negra. Dispuesta a cercenar, romper, quebrar, acabar con... No hay nada más... Nadie más... Nada

Cuando crucéis al otro lado del espejo solo la muerte os abrazará con sus dedos helados y sonoros..."





VV.AA. The Songbook of Hieronymus Lauweryn (el Cancionero de Hieronymus Lauweryn. Egidius Kwartet & Consort. Et'Cetera, 2006.



Jeroen van Acken (El Bosco) - La Mesa de los Siete Pecados Capitales




VV.AA. Music in the Age of El Greco (Música en tiempos de El Greco). Museum Music. The Metropolitan Museum of Art. The National Gallery. London, 2003.




Brueghel el Viejo - El Triunfo de la Muerte



No se me quejen, que tienen texto, música e ilustraciones para hartarse. Disfrútenlas mientras puedan que la vida es breve y está llena de baches.

.

18 comentarios:

Martine dijo...

Époustouflante Rentrée, Paz!!!
Voy a saborearla como se merece y volveré como suelo hacerlo últimamente.. De momento decirte que me hace feliz tenerte aquí nuevamente .. y de qué manera!

Mille bisous!Et chapeau!

RGAlmazán dijo...

Precioso texto que ya había leído en Delirio. Y desde luego no sé si El Bosco pensó lo mismo, pero sí sé que debería haber pensado así.
Querida amiga es un texo magnífico además de pedagógico. De las pinturas qué voy a decir que no se sepa, ambas son únicas. Y la música la estoy escuchando, la tengo como fondo toda la tarde, mientras escribo y blogosfero.
Besos mil

Salud y República

María dijo...

Magnífica la entrada, música e imágenes incluidas.
Ahora voy a pasarme por la revista y a dejarla encima de mi escritorio para leerla de vez en cuando.

Besos muchos.

Freia dijo...

Martine

Jajaja, ma chère Nomade. He tenido que acudir al Petit Robert, para saber lo que époustouflante. No tenía ni idea de que existiese esa palabra... pensé que era algo así como chiripitifláutico o supercalifragilistioespialidoso...
Disfruta con los flamencos, con el cancionero de Brujas y los contemporáneos de El Greco.
¿Sabes? Siempre he pensado que si no fuera porque después de ellos vino el barroco, creo que el mundo artístico habría hecho bien en quedarse así.
Mille bisous, ma petite.

Rafa

Pues para mí, querido Rafael, que, aunque sobre el Bosco todo el mundo se ha creído con derecho a decir de todo (hasta que el buen hombre era adamita), el chico era ferviente cristiano y se creía a pies juntillas lo que pintó en las Postrimerías de la Tabla de los 7 Pecados Capitales. Para él existía el Juicio Final y el fuego eterno y los angelitos y los demonios.

Confío en que la música le haya gustado. Aunque uno tiene en ocasiones la sensación de que toda la de esa época es igual, lo cierto es que no deja de ser una pequeña maravilla.

Un abrazo enorme, enorme, enorme y a ver si podemos vernos finalmente esta semana.

María

Mi buena María, mi gaditana...
Confío en que los dos os encontréis bien.
No es mala compañía, no, tener Delirio como "Revista de cabecera".
A ver si mañana me paso por tu blog un ratillo y me empapo del aire y las flores del sur... El granado tiene que estar precioso ¿no?

J. G Centeno dijo...

Se echaban de menos sus anestesias mi querida condesa. Me encanta el inicio invitándonos a tomar cava en un bidé, por más que usted quiera hacernos una traducción mentirosa.

Txema dijo...

Ya le contaré algún día mi querida conseda qué me pasó frente al cuadro el triundo de la muerte.

saludos

fra miquel dijo...

Bueno bueno! Vale vale!
El post promete, pero ahora no puedo dedicar-le el tiempo que se merece! Me lo guardo para disfrutar-lo cuando tenga un poco mas de tranquilidad. Palabra!
Besos

siempreconhistorias dijo...

Me siento rarita coincidiendo con un fraile, pero lo cierto es que el tiempo se me ha perdido y sin magdalena.
En cuanto pueda vengo a deleitarme.
Gracias por la belleza, señora condesa.

Martine dijo...

Vuelvo.. y volveré.. te consta ¿Verdad? Al igual que lo hice con este Número de Delirio..
Cada vez descubro más y más..En su momento le comenté a Rafa, a Aída..Recordé a Manuel..Y ahora esta Entrada tuya que forma parte imprescindible de este número y que también leí entonces..la leo, releo, admiro las obras de arte, su interpretación..,escucho , me invade una sensación de Paz, irremediable y sín angustia.. Gracias, Freia-Paz-Amiga..

Bisous nocturnes et tendres..

Freia dijo...

Bolche u otomano

... que no sé muy bien en calidad de qué visita mi salón. En cualquier caso sabe que es Vd. siempre bienvenido.
Pues sí, aquí estamos de nuevo con las Atanasias. Ya sabe, cuando el diablo se aburre...
Gracias por su entrada delirante en el Acero Bolchevique
Que conste que yo nunca le invitaría a "guarrería" semejante que nunca calificaría precisamente de "delicia turca" Me cuesta decir esto pero prefiero mi traducción a la suya.
Mil abrazos y un beso grande. Quedo a sus pies.

Txema

Pues ardo en deseos de que me lo cuente, mi querido amigo. Espero poder verlo mañana miércoles en el círculo de Bellas Artes. Puede ser un buen momento.
Un abrazo grande, grande

Fra Miquel

Bien sé que el otoño le trae siempre un montón de labor. Tranquilo, pater. Para mí ya es un privilegio el solo hecho de que venga a visitarme.
Una abraçada ben fort.

Siempreconhistorias

Mi querida librera. Me da a mí que este fraile es de confianza y no hay rareza ni peligro en coincidir con él.
Le digo lo mismo. Su sola presencia es ya más que suficiente. Me he puesto al día con sus crónicas de actividades y las novedades con olor a papel y tinta de su otro.
La pienso, la echo de menos y la quiero. Mil gracias

Martine

Ma petite Nómade, me alegran siempre sus palabras cálidas. Incluso para un texto tan poco amable como es éste. Yo espero que los García Corrales y yo podamos un día ver los cuadros en directo y en su compañía.
Mille bisous. ma chérie

Isabel Romana dijo...

Este número de Delirio ya lo había visto e incluso me parece que te felicité por tu texto. Desde luego tus elogios son merecidos, pues la revista se sale de lo común. Y es un placer encontrar tantas firmas conocidas y apreciadas. Felicidades de nuevo. Un abrazo muy fuerte.

Isabel dijo...

Volver a leerte es un verdadero placer. Volé por este número en el blog de Gemma, pero ahora me he vuelto a detener con más tiempo y deseando degustar de nuevo tu sabiduría.

Esa que nos relagas y que ahora vuelve por fin. Este texto engloba tanto que revuelve mis pensamientos y mis entrañas.

Sigue mostrando que yo seguiré aprendiendo y no desaparezcas que pareces el Guadiana, pero eso sí, con agüita clara.

Un montón de besos.

arte erotico dijo...

así da gusto que te hablen hasta de la muerte, vamos que esta se vuelve un vicio capital

mammamia dijo...

Ay mi querida Condesa, que bien escribe usted,y que bien lo ilustra,si hasta se me han derretío los lunares del vestío.
Y cuando he llegado a la Tabla Flamenca,he pensado...mi Señora Condesa va exponer todos los Palos del Flamenco,pero no, era una magnífica Ilustración.
Me encantaría visitar Los Grecos,de ya sabe usted donde,con tan magnifica guía,después de un cafelito,claro.
Abrazo apretaito alrededor del cuello para darle calor,y como siempre mis besos flamencos sentiitos y jondos.

Gemma dijo...

Querida Freia:
Me acerco sólo para saludarte y mandarte abrazos. En cuanto me haya visto y revisto la entrada, vuelvo, espero que sea pronto.
Muchos besos

Freia dijo...

Ante todo, perdón por el retraso.

Isabel Romana

Sí, estoy segura Isabel de que fue así. Segurante en Facebook, pero es que me borré hace ya un tiempo y lo cierto es que no me arrepiento de ello.
Soy yo la que tiene que ponerse al día con tus textos, que voy con un retraso de 3, lo menos. Eso sí, Dido llegó a Canarias, vio y venció y la vencieron a ella de afecto también.

Un abrazo muy fuerte a ti.

Isabel

Jajaja, tienes toda la razón del mundo; me pasa como al Guadiana pero espero no acabar como él que se ha quedado sin ojos, sin acuíferos, maltratado y medio seco.

Gracias a ti por ser una de las fieles de ese blog y por regalarme también siempre esos hilos que me ayudan a zurcir y recomponer, ¡no sabes cuánto!

Un beso y un abrazo muy fuertes

Arte erótico

"Bienvenido" a este blog y mil gracias por sus palabras.
Es bueno, sí, convertir la muerte en un vicio capital. No estaría mal en absoluto. Quizá entonces fuera menos terrible morirse e iríamos todos de cabeza y contentos al matadero. Quizá si la tomáramos como algo más cotidiano, si aprendiéramos un poco más a convivir con ella, no nos daría esos palos que nos pega a menudo.
Por cierto, como son Vds. del mismo clan seguramente, si ve por ahí en sus paseos a una tal Anarkasis, dígale que la echo mucho de menos, sus amantes, sus sonrisas y sus "burradillas", que ella sí que se toma la vida como diox manda...

Un abrazo y, de nuevo, bienvenido.

Mammamia

Huy, Sor Bizqueo, que no sabe Vd. lo que ha dicho. Con lo que me gustan a mí esos Grecos le puedo dar una barrila de padre y muy señor mío. Lo suficiente para que el café se convierta en vermú del aperitivo.

Esta semana y la que viene, la cosa está dificililla pero le aseguro que intentaré buscar un hueco en cuanto pueda. Que me apetece muchísimo recogerle a Vd. los lunares que se le han caído (sagerá, que es Vd. una sagerá).

Felicidades de nuevo por ese premio Inmaterial y besos también sentiítos y jondos y abrazos a la cintura y el cuello y donde sea.

Gemma

MI Gemma querida. Si Vd. seguramente lo ha leído ya en varias ocasiones. Si a mí lo que me gusta es que venga Vd. y saludarla y decirle que por aquí se la quiere mucho, mucho.

Muchísimos besos y abrazos berlineses.

Gemma dijo...

Ya me vi y reví tu bellísima entrada. Me encanta -qué repetida soy- esa alternancia entre diapositivas e imágenes que logras combinar con tanto acierto. Un disfrute y un espanto, si nos atenemos al contenido de tu ejemplar propuesta.
Muchos besos

Gemma dijo...

Fe de erratas: Donde dice "imágenes", léase "música".
¡Cómo estoy, madre!