Un regalo de Sergio Astorga

sábado, 12 de abril de 2008

Sobre Solti, Bernstein, Karajan y el Requiem de Mozart

[Este post nació en principio como un comentario a la entrada anterior del blog. Pero la excesiva longitud del mismo en un momento dado, aconsejó su publicación como artículo dependiente y complementario del primero. El que piense que así mato dos pájaros de un tiro y no me curro el post semanal, pues quizá no vaya descaminado, aunque ciertamente nunca será motivado por falta de ganas, sino por premura].

Lo prometido es deuda, así que héteme aquí sentada ante el viejo portátil para escribir de nuevo sobre el Requiem de Mozart.

Primeramente quiero dar otra vez las gracias a todos por lo bien que habéis recibido la propuesta (Si os ha gustado se puede repetir el juego, pero palabra que no es una amenaza. Decidiréis vosotros pues).

Una vez concluidos los agradecimientos, quisiera que supierais que la elección de la pieza vino dada más por los ejecutores que por ella misma. No hay muchas obras en casa de las que tenga las tres versiones; esto es, las de los susodichos objeto/sujeto del post. Puede que buceando hubiese encontrado alguna más, pero en aquel momento sólo salió el Requiem. Eso sí, una vez elegido éste, no fue difícil decidir qué parte os pondría. Siempre he sentido fascinación por el Dies Irae y además sirve como patrón o medida de lo que un director pretende o no, sabe o no, puede o no comunicar.

Coincido con lo que ha dicho Cosimo en cuanto a que la música coral de Mozart tiene todavía un pie en el barroco. A pesar de que este oficio litúrgico para la misa de difuntos fue compuesto (parcialmente como sabéis) por el salzsburgués entre febrero y primeros de diciembre de 1791, es decir, inmediatamente antes de su muerte, hay pasajes de la obra en los que Mozart utiliza elementos claramente barrocos como la fuga (Kyrie, Sanctus-Osanna) o el canon (Recordare y Confutatis). Sin embargo, los expertos atribuyen al Dies Irae una influencia operística, en concreto del aria Der Hölle Rache que canta la Reina de la Noche en La Flauta Mágica. Además la tonalidad en re menor que marca este número (tonalidad que por otra parte prima sobre las demás en el Requiem), acentúa claramente la sensación de desesperanza, angustia y temor ante el castigo divino. También coincido con el Sr. Barón en que todo el mundo se atreve con Mozart sin tener para nada en cuenta que en sus partituras nada sobra ni falta y que cualquier error por mínimo que sea, tanto técnico como de interpretación de lo que Mozart pretendía comunicar, puede dar al traste (de hecho muy a menudo da) con ambiciosos proyectos musicales, tanto en directo como en el estudio de grabación.

Aparentemente puede resultar curioso que una misma versión haga opinar a alguno de vosotros que el director da poca importancia al coro y las voces y a otro, justamente lo contrario. Pero es que a menudo, en la música como en cualquier otra manifestación artística, nuestra percepción es fundamentalmente subjetiva. Cada uno oye lo que quiere oír y no se me interprete mal. A mí me ha pasado bastantes veces descubrir en una versión escuchada antes con frecuencia, matices que me habían pasado completamente desapercibidos hasta ese momento. En primer lugar, la oreja no siempre se aplica al trabajo con la misma dedicación e intensidad y, además, también dependerá mucho del estado emocional o sentimental de su propietario, así como de la capacidad de concentración de éste y, por tanto, de implicación en lo que oye. Por eso tiene razón Adanero: a lo mejor un día nos gusta más una versión que otra. Todo depende de muchos factores. Y dos de ellos, importantísimos, son la calidad del aparato reproductor (de CD, evidentemente) y la calidad de la grabación y edición del mismo y con ello no me refiero a que todos los discos tengan que ser DDD. Ni mucho menos. Hay grabaciones ADD en el mercado que le dan cien mil vueltas a otras mucho más modernas porque los ingenieros de sonido y los productores o editores sencillamente eran mucho mejores.

Evidentemente ese esfuerzo que realiza nuestro oído y nuestra mente será inversamente proporcional a lo acostumbrados que estemos a escuchar música. El oído, como el resto de los sentidos, se educa y lo que al principio nos costaba un esfuerzo enorme de concentración y distinción, se convierte de repente en algo casi inmediato y aparentemente carente de esfuerzo. Igual que un gourmet puede distinguir olores y sabores con increíble facilidad, un melómano o un crítico de arte, lo tendrán más fácil en su campo.

Por eso yo os pedía fundamentalmente emociones. No quiero ponerme pedantorra, pero creo que era Henri Bergson el que hablaba del élan vital y en cómo deberíamos dejar que ese impulso vital nos inundase, en vez de intentar siempre racionalizarlo y conceptuarlo todo. Y sin embargo, al emitir un juicio o una opinión sobre algo y antes de que el razonamiento lo estropee (cielos, ahora me he puesto en plan Nietzsche) nos hemos visto golpeados, para bien o para mal, por la impresión, la sensación, el sentimiento.

Y algunos, desde mi punto de vista, habéis hecho un esfuerzo enorme en aplicar el entendimiento y la razón, el análisis. Lo cual demuestra, primero, que somos adultos (jeje) y tendemos a racionalizar todo (incluso a los niños les resulta difícil cuando escuchan algo por primera vez, expresar lo que la escucha les ha sugerido; incluso ellos tienden a razonar), aunque ha habido también comentarios impagables sobre el estado mental, de ánimo o de evidente perjuicio por la medicación de los tres directores. Han sido también los más directos, espontáneos, emocionales.
Segundo, que vuestros análisis evidencian que habéis sacado muchas más conclusiones de las que vosotros mismos seguramente habríais pensado a priori. Casi todos os confesáis legos en la materia, pero habéis podido comparar, degustar y elegir. Si alguien os hubiese preguntado hace tiempo sobre qué os ha parecido la pieza, algunos seguramente habrías respondido que no os considerabais capaces de juzgar por falta de conocimientos. Basta que la condesa os haya puesto en el brete para que los más modestos os hayáis convencido de que no es tan difícil opinar sobre música clásica. No hay que tenerle tanto miedo. A los eruditos y los críticos se les debe exigir que posean conocimientos; al resto, sólo que disfrute con ella. Si además, conoce, pues mejor.

Como vais a empezar a pensar que este larguísimo comentario realmente esconde una intención de escaqueo, me pringo y doy mi opinión al respecto, aunque estoy segura de que otros los han hecho aquí ya mejor que yo. Ahí va lo que opino sobre las piezas escuchadas.

Vaya por delante que no me conmueve especialmente ninguna de las tres versiones. Las tres suenan demasiado. Desde mi punto de vista, pecan de una orquesta excesivamente sinfónica, excesivamente grande, excesivamente decimonónica. El Requiem no es una sinfonía y a mí me gustan las interpretaciones con menos músicos y más intensidad, más hondura, más sutileza. La fuerza de la orquesta no debe venir dada por el número de profesores, sino por la emoción que sea capaz de imprimirle el director.

No me gusta la de Bernstein. Y digo esto con todo el cuidado del mundo, porque estamos hablando de tres grandes directores, con sus luces y sus sombras, pero tres de los grandes. Nada más lejos de mi intención que pontificar al respecto y poner a caldo a profesionales como ellos. Su interpretación me parece muy acelerada. Y no es simplemente una sensación. Mientras el Dies Irae suele durar una media de 1'58'', don Leonard lo hace en tan sólo en 1'42''. Y para mí esa aceleración le resta emotividad. Su versión no me inspira miedo ante la muerte, desesperanza, y santo temor de Dios. Efectivamente, da la sensación de que, de un momento a otro, van a salir los chicos de Wide Side story silbando y bailando (la propia actitud de Bernstein en la dirección, le resta majestuosidad a la obra). Mozart no es Stravinsky. Conviene apuntar en descargo de la interpretación que el registro sonoro pasado por Youtube resulta más que lamentable. También pienso que no hay equilibrio entre cuerdas y metales. Interpretación, a mi gusto, pomposa y en algunos momentos, carente de matices. [Un apunte. Yo no soy capaz de ver al bellezón de la segunda fila del que nos habla Manuel]

Vayamos con Solti. Probablemente y con relación al tempo tenga el problema contrario a la de Bernstein: se hace larga. Por otro lado, el húngaro le da bastante mayor relevancia al coro, lo que en principio y para mí es un acierto. Su versión, como casi todo lo que dirigía, es brillante pero también ahí radica su mayor pega. El Requiem no es una ópera. También esta versión tiende a la magnificiencia en perjuicio de la hondura, la intensidad, lo abrumador de la muerte, el recogimiento. A mi oreja se le antoja excesiva percusión.
(Antonio, está grabada en la iglesia de San Esteban de Viena).

Y la tercera, la de HvK. Antes de nada, una precisión. El salzsburgués grabó el Requiem unas cuantas veces a lo largo de su carrera y yo os he puesto la única grabación de la que dispongo, la de 1987 para Polydor; esto es, dos años antes de su muerte. El llamado sonido Karajan, ese sonido omnipresente en casi todas sus últimas grabaciones, de carácter elegante pero algo melifluo y facilón y que tiende a uniformizar un poco todo, es ya en tópico y hemos ído hablar de él hasta la saciedad. Creo que esta versión del Requiem de Mozart tampoco se libra de él. A pesar de que todavía era capaz de destellos de absoluta genialidad (quien tuvo retuvo) y en esta interpretación también despuntan, Karajan parecía en esos años estar más preocupado por la repercusión monetaria y comercial de lo que interpretaba, que por estudiar a fondo las partituras. Ese sonido elegante en que la cuerda prima por encima de todo sacrifica sin embargo la riqueza sonora. Es un sonido "bonito" que vale igual para el Adagio de Albinoni, que para La Creación de Haydn. Con todo, de las tres, quizá sea la que tenga un tempo más equilibrado y quizá de las tres, es la que más me guste.

No sé por qué resulta tan difícil encontrar grabaciones antiguas de Karajan en el mercado discográfico (con la única excepción quizá de Amazon.com). Me gustaría tener grabaciones de Karajan de los 50 ó 60, pero no las tengo y, por tanto, no puedo hablar de lo que desconozco pero era importante indicarlo porque, con tan escasos mimbres, la opinión sobre la interpretación de Karajan del Requiem de Mozart es necesariamente incompleta, parcial e injusta.

Al leer el comentario de Adanero, he vuelto a escuchar una versión que tengo del de Marriner, aunque no es la de Decca de 1990, sino la de Philips de 1991. Os la dejo en el Rincón Musical. Simplemente para regocijo. Esta vez no hay deberes.

No es fácil dirigir la música de Mozart. Es más, es extraordinariamente difícil y, si me apuráis, aún más una obra como el Requiem, con esa carga literaria y extramusical que arrastra desde su creación. Es una música al tiempo grandiosa e íntima, llena de matices, con contrapunto y melodía, con herencias del pasado y novedades compositivas. Todo el mundo se ha atrevido con él y no pocos han fracasado en el intento o, al menos, no han sido capaces, de realzarlo y entenderlo compositiva y sentimentalmente.

No es que tenga por casa muchas versiones, hay unas 8 ó 10. Además siempre me faltará una, para mí imprescindible: la de Fritz Busch (no he conseguido encontrarla nunca; probablemente no exista siquiera el registro fonográfico). Posiblemente, al menos en el recuerdo, la mejor versión que he escuchado nunca fue en la que Ros Marbá dirigió a la ONE hace muchíiiiiisimos, pero que muchíiiisimos años en el Teatro Real; claro que contaba con la ayuda del Orfeón Donostiarra y eso ya le daba parte de la batalla ganada. Pero de todas las que tengo en CD, me quedo con la de un gran mozartiano que además de soportar, como otros muchos insignes colegas, las represalidas del régimen nazi, ha sufrido posteriormente también el olvido de los grandes gurúes de este mundillo. Se llamaba Josef Krips y nos ofrece una versión emotiva, equilibrada, conmovedora del Dies Irae. La orquesta que dirige es de nuevo la Filarmónica de Viena (como en el caso de las de Solti y Karajan) y curiosamente es también bastante rápida, pero el sonido y el resultado son muy distintos (o a lo mejor es que siento debilidad por esta versión y a mí me parece la mejor cuando resulta que no es así, vayan Vds. a saber). Además fue interpretada por el vienés cuando se encontraba ya enfermo y presentía su propia muerte, lo que hace el concierto aún más impresionante. Uno meses más tarde le confesaría a su íntimo amigo Alfred Prinz: “Éste será mi Réquiem”. No se equivocó.
Fue grabada en directo desde la Sala Dorada de la Musikverein de Viena en 1973 por la ORF y rescatada por Naïve en 2002.

Escuchen pues y déjense llevar por la emoción....




[En otro orden de cosas. Con respecto a la consulta de Adanero sobre el Amadeus de Forman, le remito a lo sabiamente dicho por Cosimo el Barón, a quien debo agradecer (nobleza obliga) el haber hecho las veces de anfitrión y atender a los invitados), con algún apunte más por si le sirve de algo. El propio Mozart y el Requiem especialmente han sido siempre objeto de leyendas, rumores, mitos, debido al carácter dramático de la propia vida del compositor y por las características también dramáticas que en sí mismo comporta una pieza fúnebre. Apenas 30 años después de su muerte, el Romanticismo eclosionaba en Europa con toda su carga de poesía, dramatismo, sentimiento trágico y gusto por el amor y la muerte. Entre 1826 y 1830 Pushkin publica dos tragedias breves: El convidado de piedra (sobre el mito de don Juan, el de Racine y Tirso y el de Mozart) y Mozart y Salieri. En esta última, lo que hasta entonces eran rumores con ciertos visos de verosimilitud, adquieren la categoría de drama en toda regla sobre las desavenencias y rivalidades entre el genio musical y el funcionario. Los rumores a los que me referería antes parece que aludían a que Salieri habría confesado antes de morir en 1825 en un sanatorio mental de Viena, que él había envenado al genio por celos profesionales. Lo único que parece cierto de todo aquello es que en sus últimos días deliraba en voz alta y hablaba de Mozart con frecuencia. Pero ya sabéis que las bolas de nieve van creciendo. Tanto a Pushkin como a Rimski-Korsakov (que estrenaría una ópera basada en la pieza de aquél), les interesa evidentemente lo que de trágico y heroico tenía el salzsburgués, enfrentado a la mediocridad de Salieri. En 1980 Peter Shaffer retomaría el tema con su pieza Amadeus, llevada más tarde al cine por Forman. Shaffer también se apoyaría seguramente en una declaración de Sophie Haibel, cuñada de Mozart que afirmaba, más de 30 años después, que el compositor habría revisado en el lecho de muerte una primera lectura de la partitura y le habría dejado a Süssmayr instrucciones precisas para terminarla. No parece tener muchos visos de realidad por cuanto parece probado que Constanze, la mujer, le ofreció a varios músicos antes que a Süssmayr la conclusión del Requiem. (Los datos están sacados un artículo que escribió Agustí Fancelli sobre el Réquiem). De todas formas conviene tener siempre presente que una pieza teatral, una novela, una película pueden fabular sobre hechos más o menos ciertos e inventar escenas, situaciones o personajes que aumenten la tensión dramática de la obra. No tienen ninguna obligación de contar la verdad. El problema viene dado cuando una parte del público toma por reales lo que son hechos dramatizados.

Con relación a la obra del compositor polaco propiciadora de suicidios, siento tener que decirte que no tengo ni idea. De todas formas, intentaré consultárselo a alguna de las mentes preclaras con las que coincido de vez en cuando en el Auditorio. Quizá ellos puedan echarnos una mano]

[Dos últimas precisiones. Primera: si se encuentran en el texto algún Requiem acentuado, por favor, elimínenlo mentalmente porque el latín no se sirve de acentos por mucho que el libro de estilo de El País y el corrector de Bill Gates se empeñen (¡no sé pueden ni imaginar qué lucha me he traído con él!). Segunda: Anarkasis, jeje, efectivamente te he reconocido, pero me ha encantado eso de que te travistieras en La Parca].

40 comentarios:

Adanero dijo...

Y después de una entrada tan contundente y completa querrás encima que dejemos comentario. Pues si, lo haremos.
Antes de nada decirte que si, que el "juego" ha sido divertido. No estaría mal repetir.
Referente al asunto de evaluar una obra vuelvo a lo de la entrada anterior. El sentimiento y la emoción es algo que se debería estimar, aunque se tengan conocimientos musicales. A veces el aplicar solo los conocimientos, en el más estricto sentido técnico, nos puede llevar a convertir la música solo en algo mecánico y calculado. En una especie de compendio de sumas, fórmulas y teoremas.
La versión de Marriner de la que te hablaba es de 1976, aunque dependiendo de la fecha de impresión del Cd aparece como que es una grabación del 87, 88 o 90. Dentro de mi ignorancia para explicar eso, supongo que son cosas de las discográficas. Por cierto, las que has puesto esta vez me suenan más a Requiem que las tres de la semana pasada. Será que estas horas de la madrugada afectan a mi criterio musical.
Sobre la leyenda Mozart-Salieri me temo que en la entrada anterior di a entender lo que no era. Releyéndome es cierto que parece que culpo a la película de ello. Cuando, como bien dices tú, el problema viene del público al no saber diferenciar realidad de ficción. Decirle a Cósimo que a la película ni un pero y que comparto con él la predilección por el personaje de Salieri. Muy por encima del para mí excesivo histrionismo con el que se representa a Mozart.
Por cierto condesa, ¿la próxima entrada como se titulará? "¿Sobre Krips, Marriner y el Requiem de Mozart?"

Beso su mano.

Cósimo dijo...

Estupendo condesa, menuda lección nos ha dado. Un esfuerzo que hay que agradecer.

Me gusta está última versión que a puesto, y ahora supongo cual sería la inspiración de Marriner... pero sin en fraseo acentuado que a mí, particularmente, no me gusta, eso del Di-es i-rae, di-es i-lla...

En fín todas están bien, con todas se aprende que el Requiem en re es una obra difícil, porque es Mozart, porque está claro que no todo es de su mano, pero no sabemos cuanto es de su inspiración, porque Mozart no se podía despegar así como así de la tradición coral religiosa de Bach (cuya obra conoció y le supuso cierto shock), por un montón de cosas en fín...Así que, quizá la leyenda negra del Requiem sea en el fondo esta.

carmen moreno dijo...

Gracias.

Mega dijo...

A mí me ha gustado el reto y estaría dispuesta a repetir... Por si en adelante te apetece proponernos más juegos. Por otro lado, me he llevado una alegría y una gran sorpresa al comprobar que coincidía contigo una vez más. (¿Será posible?, me he dicho).

Ya ves que tus entradas crean adicción y afición a partes iguales...

anarkasis dijo...

emocionadísima estoy,..
como la orquesta de Viena...
tos esaboríos jartaos del requien..
¡quilla!, deja ya el requien,
¿que tanto requien,tanto requien?, pos este mismo,
...estamos en abril..

Cósimo dijo...

Pues, nadie está obligado, pero yo no he podido evitar copiar a Freia. Condesa, encontré una orquesta original, de la época, tocando el requiem, he escogido las partes que más me gustan y un trocito de una película que también me gustó mucho en su día... en fín, que no he podido evitar adentrarme otra vez... hacía tanto tiempo que no escuchaba el requiem en re...

RGAlmazán dijo...

Querida condesita:
En primer lugar lamentar llegar tarde a tu cita. Tengo un feevy que es un desgraciado y no sé por qué no me ha avisado. Menos mal que no es muy preocupante pues tus entradas son atemporales, salvo el mono que me provoca tu ausencia.

Bueno, bueno, veo que esto de la sapiencia musical está en manos de una condesita y un barón, al que acompaña un digamos, vizconde Adanero. Y luego dicen que los títulos se heredan y no tienen méritos, serán los que da la sangre azul, pues los otros, los ganados a pulso, sin duda tienen su porqué.

Me encanta poder leerte y poder seguir contigo esas lecciones de música. Desgraciadamente mi formación, escasa y autodidacta, no es capaz de poder aportar algo salvo mis sensaciones ante la pieza musical.

Nada, nada que al final me váis a hacer creer en la aristocracia cultural y no es para menos.

Salud y República

Selma dijo...

Bonjour ma jolie Comtesse!


!Cuántos expertos por aquí! me encuentro como un pez fuera del agua... Pero con unas ganas locas de aprender, y por Zeus que lo haré!

Comme une petite fille modèle de la Comtesses de Ségur!

Mille baisers Freia!

Selma dijo...

Comtesse sans s final, un lapsus de plus ou de moins... :-)

Charles de Batz dijo...

Nada, que paso por aquí leo tu comentario-anotación, y me quedo sin palabras; ¿que voy a decir?. Pues eso, que saludos y quedamos a la espera de tu próxima anotación.

Salud

__MARÍA__ dijo...

Eres un pozo de sabiduría.
Y haces bien en enseñar a los que no sabemos.
¡Gracias!

Un saludo cordial

Celular dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Celular, I hope you enjoy. The address is http://telefone-celular-brasil.blogspot.com. A hug.

NáN dijo...

¡Por dios, Condesa!
Con lo que escribes me dejas con la boca abierta como un pazguato; los comentarios, me dejan con los ojos como platos... ¡Pero los oídos siguen sin abrirse!

Pero, como Selma, voto a Zeus que contigo me voy a desasnar un poquito. El Requiem que has puesto en esta entrada es el que más me ha emocionado de todos (pero a lo mejor no vale porque había leído tus palabras primero). Y de los tres anteriores, como el pardillo que soy me hubiera dejado llevar por lo "melifluo" de Karajan (el que sonaba más "bonito").

Seguiré oyendo y leyendo por una abertura de las cortinas de platea.

Freia dijo...

En primer lugar, María y Carmen Moreno, bienvenidas a esta casa. Lamento tener el salón dieciochesco un poco manga por hombro y no haberos hecho los honores de recibiros tal y como os merecéis. Tiempo tendremos de conoceros, de todas formas. Gracias por vuestra presencia.
Al resto, decirles que la propuesta de seguir jugando no cae en saco roto. Habrás nuevas entregas, siempre que los alumnos nos superéis en exceso a la maestra que algunos, lo sé, sabéis mas de música de lo que queréis aparentar y, desde luego, jaja, más que yo.
A ver si un día de éstos me animo y hago una entrada sobre mi director mozartiano favorito.
Besos a todos

Dardo dijo...

Apreciada Condesita de Vilches, ¡pero qué juegos tan agradables me he perdido por no haber visitado su lúdico y enriquecedor salón antes!.

Aunque he llegado tarde le indico que yo hubiera elegido a Solti; es lo que las tres patas de mi percepción subjetiva habrían seleccionado: mi oreja, mi estado anímico y mi capacidad de concentración (un tanto superficial todo hay que decirlo).

Coincido con Vd. en algo creo que fundamental: que el buen gusto es hijo de la disciplina de costumbres; es decir, de la educación.

Saludos cordiales apreciada amiga.

air bed mattress dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Adanero dijo...

Pa' mi qu'este s'ha quivocao.

Esto si que es un spam como debe de ser y lo demás bobadas.

Un saludillo mister Air Bed Mattress.

Y de paso un abrazo para la condesa, que nunca ha aclarado si es descalza o calzada.

Freia dijo...

Jajajaja, y encima en esta entrada... jajajaja!
Un abrazo señor conde por andar al quite.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Freia dijo...

Señores, ¡pero qué empeño con la Viagra... y en varios idiomas!

¿Pero es que no se han dado cuenta de que ésta es una entrada de Requiem y además todos los directores están muertos y que aquí no van a captar clientes?
¡Hombre, por diox.... un respeto!

Anónimo dijo...

Diese Variante kommt mir nicht heran. Wer noch, was vorsagen kann? viagra viagra kaufen [url=http//t7-isis.org]viagra online kaufen[/url]

Anónimo dijo...

me parece, os habГ©is equivocado http://nuevascarreras.com/category/cialis-generico/ cialis o viagra cual es mejor E dove ГЁ la logica? cialis 5 mg 28 comprimidos

Anónimo dijo...

http://oikos.paladins.biz/phedre/viewtopic.php?f=1&t=16624&p=22374
http://www.musicindustrystudies.com/forum/index.php?showtopic=4647&st=0&
http://www.advertisersaid.com/forum/viewtopic.php?f=2&t=34593&p=52406

Anónimo dijo...

)))))))))) je ne peux pas vous confier :) [url=http://runfr.com/acheter-cialis]acheter cialis san ordonnance[/url] http://runfr.com cialis tadalafil 10 mg viagra en ligne viagra generique

Anónimo dijo...

Chez tous les messages personnels partent aujourd'hui ? http://runfr.com viagra en ligne france acheter viagra sans ordonnance

Anónimo dijo...

In my opinion, it is actual, I will take part in discussion. I know, that together we can come to a right answer.

Anónimo dijo...

Generic kamagra without perscription Take Flagyl ER Daily Dose cash on delivery kamagra oral jelly money online order save provera BUY Avelox CANADA ONLINE Flagyl ER The quality is top rate antibiotics cod shipping on boniva online purchase keflex keflex Clomid Next Day Delivery generic cialis USA

Anónimo dijo...

cialis propafenone buy Boniva on line no prescription diflucan without prescription cheap kamagra details dose keflex buy Clomid without prescription where can i buy levitra from propafenone and viagra cialis Omnicef Prescription buy cheap alesse without prescription

Anónimo dijo...

buy kamagra oral jelly Buy Levonorgestrel Online No Rx should i take lipitor if i could be pregnant premarin tabletten mens health forum buy Flomax online insurance online buy Levitra purchase online Diflucan Discount Diflucan Arizona delivered cod fedex +FREE Pills buy Levitra no prescription cod purchase cialis on line online Lasix order

Anónimo dijo...

Cheapest Buy Omnicef Online Premarin With No Prescriptions Buy Omnicef Online Discount Omnicef Overnight Delivery No Rx Canada Premarin No Prescription buy buy Flomax now online purchase Amoxil in Egypt Order Flagyl ER without prescription buy cheap generic Clomid online avelox shipped cod