Un regalo de Sergio Astorga

viernes, 12 de septiembre de 2008

El final del verano...



[Antes de que la condesa con su "natural encanto" y su delicadeza me robe, como siempre,
MI espacio en MI bitácora, quiero aprovechar para hacer un par de entradas a mi aire, libre de ese poder que ella ejerce sobre buena parte de Vds. y que, con frecuencia, los tiene un pelín subyugados

Hoy Freia va a campar a
SUS anchas por SU blog, libre por unos días del alemán de la boina o de ingleses que juegan a soldaditos y tocan el laúd o la viola]


El final del verano...

Vacaciones cortas, pero disfrutadas con una intensidad rayana en el descaro, siendo conscientes del privilegio que representaba poder escapar.

Y lo cierto es que he hecho casi todos los deberes: descansar, leer, escuchar muuuuucha, pero que muuuucha música, pasear al sol tibio de septiembre, nadar, navegar hasta el cabo de Creus, dejar perder la vista por todo el golfo de Rosas hasta las Islas Medas, subir a Sant Pere de Rodes, colgado entre el monte y el Port de la Selva, fotografiar el tímpano de la catedral de Castelló d'Empúries, subir a cenar a la Montjoi, visitar a mis amigos, antes de Madrid y ahora ya casi, casi ampurdaneses y consentir, un día tras otro, que los gorriones, con todo el descaro del mundo, se apropiasen de la tostada de mi desayuno.

Sólo falté a mi cita con fenicios, griegos y romanos que, como bien dice Fritus, al dar nombre al enclave de Emporion, dieron también nombre al Ampurdán y marcaron de forma premonitoria el carácter de "la gente de aquí, de la gente como yo". Al año que viene las ruinas de Empúries seguirán allí y será un placer revisitarlas cuando la tramontana pega de frente. Os aseguro que vale la pena.

A partir de ahora toca enfrentarse a Madrid, al tráfico, el ruido y, sobre todo y como todos, a la diaria lucha por la vida. Siempre he estado convencida, cuando regreso cada final de verano, de que el Ampurdán es capaz de contagiarme año tras año el coraje necesario para afrontar el invierno y esperar y desear un nuevo verano, limpio y recién estrenado.

Y como pieza musical de hoy... pues efectivamente... el final del verano, semejante a una triste canción, con esa tormenta intempestiva e impetuosa como la que descargó anteanoche sobre Madrid y que nos anuncia que el ritmo es imparable y que el otoño asomará la nariz de un momento a otro.

15 comentarios:

fritus dijo...

miedito le tengo a esa tarde, que llegará pronto, en la que por la ventana solo se vea oscuridad mientras el reloj sólo marca las seis, y en la nuez sienta el cosquilleo lanudo del jersey de cuello vuelto...miedito, mamá (¿ cómo se las apañarán los pobres suecos?)

Suerte que has vuelto, que te echaba más de menos que yo que sé...
Tremenda pieza de Vivaldi, uno se imagina a la tramuntana atizando y eso no hay quien lo resista ni agarrado a una estaca..., por cierto, no te expogas mucho a la tramuntana, que mira como acabó Dalí, separando las sílabas al hablar y con una tortilla a la francesa en el bolsillo de la americana .

Eso...que bueno que volviste ( como ya no eres la duquesa, te he apeao del tratamiento protocolario...que es que soy un descorbatao incorregible)

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Desde luego en esta bitácora de personalidades múltiples no sabe uno a quien se va a encontrar.
Cuando Fasolt esta missing, la Condesa sigue de vacaciones, nos aparece Dª Freia presumiendo de haber pasado unas estupendas vacaciones. ¡Y bien que me alegro! Pero oiga, ya no sé con que tratamiento comentar.
Bienvenida y que vayan entrando sus marionetas.
Un humilde beso.

Salud y República

NáN dijo...

Ese lugar de donde todo sale después, es tu punto de maravilla. Lo bueno es que después todos nos beneficiamos.

Remata la faena con una excelente re-entrada en las próximas semanas.

Cósimo dijo...

Personalmente adoro el final del verano, en mis latitudes tarde en salir, se resiste a marchar y eso hace de septiembre un mes de anhelos... prefiero el invierno, con cualquier cosa no muy cara te abrigas....

Saludos condesa!!!!

Mega dijo...

Bienvenida, querida Freia. También servidora ha echado de menos por igual a todos y cada uno de tus ilustres heterónimos (gato incluido).

Hale, ¡a escuchar música otra vez!
;-DDD
Un abrazo

J. G Centeno dijo...

Es un placer conectar directamente con vuesa merced sin tener que pagar portazgos, ni a presumidas condesas ni a sumisos sirvientes, que ocultan su personalidad, tan amante de los placeres mundanos, o más, como de los espirituales que puedan emanar , ora de la inteligencia, ora de la sensibilidad. ¡Por fin en carne y hueso (es un modo hablar)! ¡Un enorme beso! (No digo donde por aquello del horario infantil)

SELMA dijo...

Bienvenida Freia, te echaba de menos...
Con qué cariño describes L'Empordà, se nota que atrapa en sus redes a quien se acerque a él...
Y que bien lo describes y lo vives...

Mille Baisers ma Belle Amie!

Antonio Rodriguez dijo...

Que bueno que ya volviste. Echaba de menos tu música. La entrada con Vivaldi excelente. Por lo que cuentas has pasado unas breves pero intensas vacaciones, eso está bien porque así vendrás con las pilas recargadas y dispuestas a seguir educándonos el oído con tu buena música.
Un beso
Salud, República y Socialismo

Naveganterojo dijo...

Bienvenida freia,(de paso saluda a la señora condesa,no sea que se enfade).
Me alegro que tus vacaciones hayan sido casi como las planeaste,(siempre es saludable no hacer todo lo que esta organizado).
Espero que vuelvas con animos suficientes para cojer al otoño por los cuernos y no dejar que su melancolia te atrape.
Un abrazo amiga mia

Freia dijo...

Hola a todos:

En primer lugar, siento el retraso en contestar. Estos días ando un poco más liada de lo habitual. Trataré de compensarlo hoy, de alguna manera.

Fritus

Mi querido Fritus. Miedo me da a mí también que en cuanto nos descuidemos los días cortos y el frío estarán ahí, pero lo bueno del invierno es pensar en el siguiente verano. Da alas.

Jajaja, me temo que lo de Dalí era algo más que efectos de la tramuntana. A mí me gusta mucho que sople, supongo que porque no tengo que soportarla todo el año. Me fascina la fuerza de un viento tan poderoso, que es capaz de tumbarte y que te deja sin respiración y, desde luego, las ruinas de Empúries con la tramuntana de frente (a ese lado del golfo casca con mucha más fuerza que en la Almadrava) es algo digno de vivirse, al menos una vez... después, unas anchoítas en L'Escala y el mundo vuelve a funcionar como diox manda.
Me encanta que me apeen del tratamiento de vez en cuando y yo también os he echado mucho de menos.
Un beso a la diosa fenicia... a ver, a ver... en el lóbulo de la oreja derecha... Y otro para vosotros dos.

Rafa

Jajaja, querido Rafa. Efectivamente, esta bitácora está empezando a convertirse en la casa de la Troya. No te preocupes. La condesa está al volver, pero de vez en cuando conviene tomarse unas vacaciones de ella que os tiene un poquito así como tontuelos y a mí me da pelusa de ella, ¡ea, que todo hay que decirlo!

Beso especial con luz.

Nàn

Mi querido, querido Nàn. Gracias, de forma muy especial, por tus palabras.
Esa re-entrada tendrá lugar a no mucho tardar, tenlo por seguro. Os la debo.

Un abrazo muy, muy fuerte

Cosimo

¡Mi querido barón! ¡Qué alegría! Después de un largo y cálido verano, es todo un placer comprobar que, además, ha vuelto a encaramarse a su árbol. En cuanto pueda iré a visitarle. Espero y confío en que los dioses le habrán sido propicios durante su larga ausencia. Confío y espero también en que retome su "rosario shakesperiano"

Saludos

Mega

Gracias querida MegaMaga. Yo también, como le he dicho a Fritus, os he echado mucho de menos. ¿POr qué será que tengo la sensación, además, de cuando me voy de vacaciones sois mucho más prolíficos en publicar entradas? Entre Rafa, Manuel y Maripuchi sólo, creo que acumulo unos 100 post pendientes de leer, jajaja. No sé de dónde voy a sacar tiempo porque me apetece hacerlo... En fin, iré poquito a poco y cuando el tiempo y las tareas me lo permitan.
Lo de escuchar música será en la medida en que bomp3 me deje porque compruebo que el concierto de Brandenburgo no suena.
Besazos

Centeno

Mi querido Bolche. ¡Qué quieres que te diga que no sepas ya! (yo también publico en horario infantil). Gracias, de corazón, por todo.

Selma

L'Empordá forma parte ya de mi misma y me enorgullezco de ello.
Un beso

Antonio Rodríguez

Gracias Antonio por tus palabras. Vengo dispuesta a dar guerra con la música en los próximos meses. Vais a tener un otoño caliente en cuanto la condesa aposente de nuevo sus reales en la bitácora. jajaja.
Un beso

Navegante

Mi querido Navegante. Tienes razón. Siempre hay que dejarse algo pendiente de realizar: es una buena excusa para volver.
Descuida que no creo que el otoño me cubra de melancolía; tengo demasiadas cosas entre manos y la terapia ocupacional es siempre un buen remedio contra melancolías, tristezas y bajones.
Un abrazo fuertote (hoy, como no soy la condesa, puedo darlos, jeje)

Augusta II dijo...

Bienvenida a los Madriles otra vez. Deseo que te cargues de coraje, que luches mucho y que no se te vaya esa Paz que emanas. Y la sonrisa tampoco, claro está.

Y un deseo más, que venga prontito una de sinestesias olorosas.

¡,Besos Turquesita!

Manuel Ortiz dijo...

Celebro tu regreso aunque lamento el final de tus vacaciones. Nos oímos y nos leemos. Un saludo.

Freia dijo...

Augusta II

Jajaja ondina ondeante. Ya te arrepentirás de solicitar tanta sinestesia. En cuanto regrese la condesa a su salón, empezará a machacaros con ellas; estoy segura.
Besos muchos

Manuel

Buenos días Manuel. Espero que la rentrée plena haya sido agradable. Efectivamente, ya nos leemos con calma. El otro me inscribí en tu foro, pero no he tenido tiempo material de echarle ni un vistazo. A partir de la semana que viene espero pasar más tiempo en casa y poder leer con calma un montón de cosas que he visto de pasada y me apetece mucho disfrutar.
Un abrazo

Dardo dijo...

No me ha sorprendido esa vena franciscana de dejar a los "gorrones", digo "gorriones", que se coman las tostadas.

Yo no llego a tanto. Pero guardo el pan duro para los patos (los malvasía y los ánades reales de un parque natural). Para mis "gorriones" les dejo agua en el balcón.

Un abrazo.

Ha venido que muy al hilo el verano de Vivaldi.

Freia dijo...

Pues es que los gorriones de la Almadrava son un tanto descarados y prefiero que se me coman la tostada a que hagan lo propio con el croissant.
Eso sí que es un lujo Dardo: un parque natural cerca de casa. Todavía quedan pequeños paraísos.
Un abrazo