Un regalo de Sergio Astorga

martes, 23 de diciembre de 2008

Historia de la Natividad

Señores... hoy toca alemán. Y no vayan a quejárseme ahora, que entre musiquillas ligeras, veranos, memes, microrrelatos y parones (no sé si biológicos o técnicos) el caso es que llevan Vds. meses librándose de un tudesco. No obstante, si quieren italianos, no dejen de pasarse por Kabila. Les aseguro que vale la pena.

Estamos en Navidad, de modo que qué mejor momento para programar esa música que nació con el objeto de festejar el que seguramente sea el mayor motivo de celebración de la Iglesia católica y aun de la protestante: el Nacimiento de Jesús.



Sean Vds. creyentes o no, lo cierto es que la mayor parte de aquellos a quienes gusta parar por este blog ha nacido y pasó al menos una parte de su infancia inmerso en un ambiente católico, ya sea en el ámbito familiar, en el de la escuela o en ambos. Puede que hasta fuera a misa de pequeño y tomase parte activa en los ritos de la religión católica. Incluso los que no se criaron bajo esa mano de hierro que representaba la Iglesia, seguramente ponían el belén cuando niños y hacían cola para ver a los Tres Reyes Magos que venían de Oriente. Lo queramos o no, la historia sagrada cristiana ha formado y forma parte de nuestro entorno y nuestra cultura. La vemos continuamente en los museos, en las catedrales, bajo forma de lienzo, mármol o madera. A veces (demasiadas veces todavía), hasta la sufrimos por mor de esa pandilla de dirigentes eclesiásticos, mercachifles de la religión y las creencias a los que, seguramente, Jesús echaría del templo sin dudarlo un segundo y que con frecuencia provocan la indignación y el sentimiento de vergüenza ajena en creyentes que viven sus ideas con honestidad.

Y en medio de este panorama, también está la música. Todos los años se programa El Mesías de Händel o el Oratorio de Navidad de Bach. Son tan clásicos como las Pasiones del "viejo pelucas" o El Oficio de Difuntos de Tomás Luis de Victoria durante el tiempo de Semana Santa.

Todos saben de mi debilidad por los alemanes. Y la música de uno de ellos ha venido, con relativa frecuencia, a formar parte de las entradas de esta bitácora. Reconozco que es una de mis mayores debilidades. Estoy hablando de Heinrich Schütz. Y no es que yo lo diga. A juicio de algunos expertos es, después de Bach, el más grande compositor alemán del siglo XVII.

Hijo de un próspero posadero, desde muy joven se benefició del patronazgo del Landgrave Moritz de Hessen-Kassel, que pagó su formación académica y lo envió a Venecia a estudiar con Gabrieli (allí conocería también a Monteverdi). Schütz correspondió con igual lealtad y durante toda su vida permaneció ligado a la corte de Dresde.

No se preocupen ni se me inquieten. No voy a atosigarlos con excesivos datos sobre su biografía. Pero sí que quiero recordarles que fue el primer compositor alemán que abandonó el latín en sus obras, en beneficio de su lengua materna. Y eso, aunque pueda parecer baladí y sin importancia, representó en el siglo XVII un gran avance técnico-vocal y de pensamiento.

Otra de los rasgos característicos de la música de Schütz es que, aunque suele dar más énfasis a la palabra (la parte coral), ésta forma sin embargo un todo, una unidad indisoluble, con la música. En ninguna otra obra además esa unión tendrá el encanto y la ingenuidad con que se muestra en La Historia de la Natividad, la pieza que hoy les traigo. Como anécdota les diré que su título completo es "Historia de la Natividad feliz y misericordiosa del Hijo de Dios y de María, Jesucristo" y en ella se narra la historia del nacimiento de Cristo, tal y como se cuenta en los Evangelios de Lucas y Mateo.

Publicada bajo su forma definitiva en 1664, es muy probable que una primera versión fuese estrenada varios años antes, puesto que ya en 1660, en el Diario de la Corte y en la fecha correspondiente al día de Navidad, se habla de una interpretación de vísperas del "Nacimiento de Cristo, in stilo recitativo". Estamos pues ante una obra realizada casi al final de su vida. Aunque les asombre, está compuesta por un anciano, entre los 75 y los 79 cumplidos, marcado profundamente, entre otras vicisitudes, por la Guerra de los Treinta Años.

Los antecedentes de esta composición no hay que buscarlos en Alemania, sino en las obras de los italianos Luigi Rossi y Carissimi. Lo que hace Schütz sobre esa base "del sur", es "germanizar" el género de los Oratorios de Navidad, dotando a esta pieza de un fervor luterano típico en toda su obra, además de ese intento (que también era clásico en él) de imbuir muchas de sus composiciones de un cierto espíritu popular, casi naïf; de ese aire que él recordaba en las celebraciones navideñas de su infancia.

La construcción de la obra es un tanto curiosa. Los Intermedia del Ángel o la cohorte celestial están acompañados siempre por instrumentos de cuerda, mientras que los correspondientes a las voces que representan a los mortales son arropadas por instrumentos de viento. Como he dicho antes, la parte vocal prima pero la música es parte fundamental del mensaje de la obra. Por supuesto, la utilización de dos coros, de nueve voces cada uno, separados espacialmente y que constituye otra de las características más definitorias del estilo de Schütz, se da también en esta obra.

No quiero aburrirles en exceso, de modo que basta por hoy. Dejemos que la música hable, suene, cante. Para satisfacer su natural curiosidad les acompaño el texto original en alemán, con una traducción a cargo de quien esto les escribe, apoyada (para alguna que otra frase) en el francés (se admiten correcciones, réplicas y contrarréplicas). No obstante, les recomiendo que en una primera audición se dejen llevar por el encanto de la música y la sonoridad de las palabras alemanas. Después, si les apetece, oiganla de nuevo con el texto a la vista. Sigan ese orden. Creo que no se arrepentirán...

¡Ah!... y no se olviden, cada vez que escuchen las grandes composiciones de Navidad de Bach o Händel, de este viejo septuagenario, vivido y viajado, que conservaba intacta en su música la ingenuidad de un crío del siglo XVI. No se olviden de él porque el Oratorio de Navidad y el Mesias le deben más de lo que buena parte de los entendidos le conceden.

Por supuesto, no quisiera terminar este ya larguísimo post sin desearles a todos Vds. (celebren o no estas fiestas con un espíritu religioso) paz, armonía, serenidad, belleza y un mucho de cordura, que andamos muy escasos de ella en los tiempos que corren.

Les dejo con la magia de Heinrich Schütz. Feliz Navidad.








EVANGELIST

Und alsbald war da bei dem Engel die Menge der himmlischen Heerschaaren, die lobeten Gott und sprachen:

DIE MENGE DER ENGEL

Ehre sei Gott in der Höhe. Friede auf Erden und den Menschen ein Wohlgefallen.


EVANGELISTA

Y en aquel instante, se unió al Ángel una gran parte de la milicia celestial, que alababa a Dios diciendo:

GRUPO DE ÁNGELES

¡Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!







EVANGELIST

Und da die Engel von ihnen gen Himmel fuhren, sprachen die Hirten unter einander:

DIE HIRTEN AUF DEM FELDE

Lasset uns nun gehen gen Bethlehem, und die Geschichte sehen, die da geschehen ist, und der Herr uns kund getan hat.

EVANGELISTA

Cuando los ángeles los hubieron dejado para subir al cielo, los pastores se dijeron los unos a los otros:

LOS PASTORES DEL CAMPO

Vayamos a Belén y veamos el suceso que ha acaecido y que el Señor nos había anunciado.






EVANGELIST

Und si kamen eilend und fanden beide, Marien und Joseph, darzu das Kind in der Krippen liegend, da sie es aber gesehen hatten, breiteten sie das Wort aus, welches zu ihnen von diesem Kinde gesaget war, und alle, für die es kam, verwunderten sich der Rede, die ihnen die Hirten gesaget hatten; Maria aber behielt alle diese Wort und beweget sie in ihrem Herzen, und die Hirten kehreten wiederum, preiseten und lobeten Gott um alles das sie gesehen und gehöret hatten, wie dem zu ihnen gesaget war. Und da acht Tage um waren, dass das Kind beschnitten würde, da ward sein Name genennet Jesus, welcher genennet war von dem Engel, ehe denn er im Mutterleibe empfangen ward.

DIE WISEN AUS MORGENLANDE

Wo ist der neugeborne Köning der Juden? Wir haben seinen Stern gesehen im Morgenlande und sind kommen ihn anzubeten

EVANGELISTA

Y fueron allí y encontraron a María y José, y al Niño acostado en un pesebre. Después de haberlo visto anunciaron la revelación que les había sido hecha a propósito de este Niño. Y todos los que los oyeron se admiraron de lo que decían los pastores. Pero María conservaba cuidadosamente el Verbo, meditándolo en su corazón. Y los pastores volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían visto y oído, según lo que les había sido anunciado. Habiéndose cumplido los ocho días para la circuncisión del Niño, fue llamado Jesús, nombre que el Ángel le había dado antes de que fuese concebido en el seno materno.
Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos de Herodes, he aquí que unos Magos llegaron desde Oriente a Jerusalén diciendo:

LOS MAGOS DE ORIENTE

¿Dónde está el rey de los Judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarlo.

[Datos para la elaboración del texto, a partir de ensayos de Roger Tellart y Jean-Luc Macia. Fotografía: Tríptico de la Adoración de los Magos. Hans Memling. Museo del Prado]

19 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Mi querida condesa.
Que gran manera de felicitarnos la Navidad, incluso para los que nos sentimos ateos.
Yo también te deseo lo mejor en estos días y que el nuevo año nos depare un mundo mejor y más justo.
Salud, República y Socialismo

Mega dijo...

En deuda con Heinrich Schütz y también contigo, mi querida condesa. ;-)

Besos gordos, gordísimos (y felices fiestas, felicísimas quise decir).

RGAlmazán dijo...

Mi querida Condesita, no sabe usted cómo entra esta música a estas horas y todo en silencio. Un gran descubrimiento, otro más.
Estos momentos legañosos se vuelven solemnes con sus enseñanzas y la música que este alemán escribió hace trescientos y pico de años. O sea ayer.
Pues nada, ya puedo empezar a abrir los ojos y enfrentarme con el mundo.
Por cierto, siempre que sus recomendaciones sean como esta le perdonaré --estoy dispuesto a perdonarle todo, si me diera motivos-- su germanofilia.
Beso sus manos a pares y le deseo lo mejor, que disfrute más cada vez y que en 2009 no tenga ningún susto.

Salud y República

Augusta II dijo...

Aquí una que no tuvo que pasar por el calvario de una infancia católica. Pero que nunca, faltaría más, ha dado de lado una gran parte de la historia cargada de simbolismo católico, apostólico y romano. (Es como tener a mi vecino de 200 kilos a un centímetro de mí y pretender no verle).

Pasa una buena noche, y todas las que vengan después, mejor todavía.

(Joder, padre, Ud. besa sus manos a pares. Si tuviera cuatro las besaría a...

MAMÁAAAAAAAAAAA)

Mita dijo...

Freia...Ich danke Dir!
Es una preciosidad de post, aquí me quedaré disfrutando horas de la música y del texto.
Sí, a mí también me gusta Schütz.
Kuss

Cósimo dijo...

Felices Pascuas condesa.

Flori dijo...

¿Pascuas? ¿No era Navidad, acaso, caballero? =)


Freia, que seas tremendamente feliz. Un brindis contigo, a la distancia, y muchos abrazos.


=)

J. G Centeno dijo...

Con usted siempre se aprende, a este paso hasta alemán. Felices fiestas en compañía de la familia (juo,ja,ji)

Freia dijo...

¡Feliz Navidad a todos!

O como diría nuestro Schütz, (aunque probablemente en un alemán más antiguo)

Ich wünsche zu allen Fröhliche Weihnachten!

Isabel dijo...

Lo queramos o no, cierto, nos salva la música.
Besos y días felices.

alucinao dijo...

Hum ¡qué Linda Evangelista! ;-D Schütz rules!!

Freia dijo...

Iba a entrar a contestar vuestros comentarios cuando me he enterado de la nueva masacre en Palestina, de modo que no creo que ande yo muy animada en mis respuestas...

Isabel

Tienes razón Isabel. Ante ciertas circunstancias y noticias que nos superan, menos mal que nos salva la música.

Alucinao

Iba a bromear yo también sobre "tu" Evangelista", pero me temo que el evangelista que ha vuelto a tener razón de nuevo hoy es Juan de Patmos. Sigue ahí, empeñado en demostrarnos que su Apocalipsis continúa de plena actualidad.
¡Panda de hijos de puta!

Freia dijo...

Un abrazo a los dos

fritus dijo...

Fíjese si llego tarde que llego al post de navidad en vísperas de año nuevo...en cualquier caso , feliz día always and forever mi querida condesa

Freia dijo...

Jajajaja Fritus. Un par de horas más y habrías podido comentar en la entrada de Año Nuevo.
Por siempre y para siempre también para ti mi querido Fritus.
Un abrazo a todos por casa y un beso para la chiquitina en la orejuela izquierda, así en la parte de la ternilla superior según se mira mismamente.

sigfried und der niflungen dijo...

Querridísima Freia: Ante todo felicitarrle por ese exquisito gusto por nuestra Deustchland querrida, que como todos sabemos está über alles in der welt y también comentarr que si no le imporrta yo y mi pandilla nos iremos pasando porr aquí a degustarr estas magníficas muestras de nuestrro pasado musical.

Auf wiedersehen y a sus piess.

Freia dijo...

Sehr geehrter Herr Sigfried und ihre Freunde:

Jajajajaja, que como todo el mundo sabe, en su/nuestro idioma significa SISISISISI (y no precisamente esa anoréxima germanoparlante que tonteaba con su primo el loco).

Que encantada de ggggecibiggglos a todos en mi bitacogggga, aunque me parece que andan algo despistadillos con la letra del himno... ¿No se eliminó esa frase ahce ya unos cuantos años?.
Sean bienvenidos a esta casa y, por favor, la próxima vez, no dejen de venir con el dragón... que saben que tengo debilidad por él.
En el camino de regreso, no dejen de pasarse por las pitiusas. Tengo yo allí un amigo, un tío legal que seguramente les enseñe mucho de su propia cultura.

Küsses aus Madrid.

fritus dijo...

Ja!!...la frase se eliminó del himno, perro eso no quierrre decir que no sea bonita...también han eliminado el pincho de los cascos de combate y ahorrra ya no es lo mismo.

( lo de la errrre en vez de la egggge es que yo soy gangoso, como toda mi arrrristocrática familia)

Auf wiedersehen

Freia dijo...

JAJAJAJAJA!!!