Un regalo de Sergio Astorga

lunes, 20 de abril de 2009

Saudade




A veces el ser humano añora lo que ya no existe. O lo que todavía no vino. O lo que desapareció sin llegar a ser del todo. O sencillamente, lo que es pero no está.

A veces echamos de menos cosas y personas. Y un pequeño dolor suave, como un arañazo, se apodera del ánimo. Enseguida, llega la nostalgia para enseñorearse de él como si fuera su propio reino. Y el espíritu entonces, dulcemente, se deja poseer sin oponer la menor resistencia. Se deja seducir con un juego casi silencioso, a cámara lenta, sólo interrumpido por el ronroneo leve que hace la melancolía intentando entrar y participar en el rito. Mientras, la tristeza (sabedora de que no tiene nada qué hacer), displicente, rehúsa la invitación y se aleja con un mohín de desprecio.

Para esos momentos, se creó música como la que hoy les dejo. Disfrútenla y añoren a sus anchas.

Buenas noches.

Sergei Rachmaninov (1873-1943). Vocalise, op. 34, Nr. 14. Orquesta Filarmónica de Berlín. Dir.: Lorin Maazel. Deutsche Grammophon (Polydor), 1984.



15 comentarios:

Carmen dijo...

Gracias por la selección. Es una manera genial de comenzar la semana. Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Mi querida condesita. Todos tenemos toques de nostalgia --yo a menudo--, pero en su texto y en la música que ha seleccionado, me da la impresión de que usted está triste.
Y desde luego podría decir, modificado, aquello de:
La condesa está triste...
¿qué tendrá la condesa?
Los suspiros se escapan
de su boca de fresa...
O sea que ánimo y arriba, miremos el pasado con cierta nostalgia pero sin tristeza.
Y como siempre, ayer no tuve el placer de poder hacerlo en la terapia, le besa sus ambas manos, su seguro vasallo,

Salud y República

Freia dijo...

Carmen

Gracias Carmen por tus palabras y por la fidelidad en estos tiempos en que visito poco blogs ajenos.
Siempre sentí debilidad por esta pieza de Rachmaninov y creo que, efectivamente, es un buen comienzo en un lunes largo.
Un abrazo

Rafa

Mi querido Rafael. No, no estoy triste en absoluto. Ni siquiera melancólica; sólo un poco nostálgica y eso crea un cierto poso dulzón y suave en el que me agrada refugiarme de vez en cuando. Me gusta añorar de tanto en tanto, siempre que no sea un sentimiento pertinaz.

Yo le eché de menos también ayer y, por supuesto, besos sus "ambas dos manos". Y también un abrazo muy fuerte

NáN dijo...

Lo que está es "escritora", ajustando muy bien las palabras y provocando la sensación de la que habla. Desde aquí, ¡ay!, no puedo acudir al consuelo de la música. Pero todo se andará.

__MARÍA__ dijo...

Gracias Freia por tus "momentos musicales"
Yo sigo aprendiendo.
Besos y buena semana.

Flori dijo...

Mientras esa saudade no se nos vuelva costumbre, podremos acompañarla con algo de música. O lágrimas. O galletitas de chocolate y un café con leche gigante.


Besos, querida Freia =)

Isabel dijo...

Has descrito muy bien esa saudade que a veces nos invade.

Escuchar música, compartirla, charlar con los amigos, todo, menos recrearse en ella.

Besos

Freia dijo...

Nàn

Mi querido Nàn. Espero que a estas horas hayas podido escuchar la música, aunque es ella, mucho más que mis palabras, la que provoca la sensación de nostalgia.

Ya me gustaría a mí ajustar las palabras como las ajusta Vd.

Un beso fuerte

María

Gracias por tu visita María, como siempre. Yo también aprendo a diario de la música y de tus entradas.

Un beso

Flori

¡Qué alegria Flori! Hace tanto tiempo que no puedo visitar a todos los amigos que es un privilegio tenerte de nuevo por aquí.

Espero que tus exámenes salieran bien.

Tienes razón. A mí me gusta esa sensación de nostalgia siempre que lo sea de tanto en tanto. Por naturaleza no soy melancólica. Y tienes toda la razón: si cuando llega, le pilla a una con galletas de chocolate y un buen café con leche gigante, mejor que mejor.

Un abrazo fuerte.

Isabel

Buenas tardes también a ti, Isabel. Otro enorme privilegio tenerla en esta casa.

Lo bueno de la nostalgía es que no es incompatible con otras cosas, como pueda serlo la angustia y, muchas veces, la tristeza. Música compartida, charla, helados de chocolate, pero he de reconocerte que a mí, sin exagerar y sólo de vez en cuando, me gusta dejarme llevar por ella.

Un abrazo a ti también.

Adanero dijo...

La saudade un día se puso de parto y parió el fado. Siendo esta música una de las más bellas del mundo, no creo que sea malo o negativo sentir saudade. Eso sí, en pequeñas dosis y sin abusar.

Me voy a poner en plan egoísta con el permiso de sus otros lectores. El Vocalise de Rachmaninov es una de esas piezas "menores" que me encantan. Tiene una belleza especial. Crea un ambiente único. Algo entre la tristeza y lo onírico. Así que me la tomo como un regalo personal. La cojo y la guardo en el cofre de los tesoros musicales junto a fados y otras músicas que acompañan en los momentos de saudade.

Besos.

P.D.: Y hoy no me he metido con usted. Cosa que me parece muy mal.

Mega dijo...

Querida Freia:
Cuánta verdad esconden tus palabras y cuánto arte, desde luego (en esto también estoy con Nano, para variar). ;-P

A mí la saudade me la ha provocado Usted más que Rachmaninov con su gratísima compañía y cariño. Habrá que volver a Madrid en cuanto la ocasión lo permita.
Besos y abrazos

anarkasis dijo...

Desde la cocina
- ¿aenmpezao la pelicula?
Desde el sofá del salón
- Nooooóoo
- ¡¡ya sabes que no me gustan las pelis de amor!!, amor, que luego lloras y no piyamos
- Que nooooóo
- Posquées lo que suena???
- Questoy posteando a la condesa.
- postequéeee??
- Ponme un gintonic, ¿tú me quieres?
- Postear???
- Siempre pensando en lo único, que poco romanticismo le pones oyes....
- Es que sacabo la botella, cuando vayas al super que te acuerdes..

Freia dijo...

Adanero

¡Huy!... pero si es el señor conde... Sea Vd. bienvenido de nuevo a mi casa, que le debía yo un buen tirón de orejas por tenerla últimamente muy abandonada...

Además está de acuerdo conmigo y se toma a Rachmaninov como un regalo personal... ¿Seguro que se encuentra Vd. bien? A ver si va a resultar que desde que no habla por teléfonos lloricas se está volviendo normal... (juas, juas, juas).

¡Qué quiere que le diga! No voy a bailarle el agua ni regalarle los oídos (bueno, en este caso los ojos, que leer con los oídos no debe de ser nada bueno), pero debo confesarle que a mí me sigue gustando meterme con el felón traidorLe dejo que bese mis manos.

Mega

Meine liebe Zaubererin...

Sie sind sehr freundlich mit mir...!

El placer ha sido mutuo. Y creo que el hecho de echar de menos suele ser efectivo a la hora de sacar billetes de AVE a Barcelona.

Un beso muy, muy fuerte

Anarkasis

¡JAJAJAJAJAJA!

Un beso muy fuerte querida.

fritus dijo...

Ay, ay la saudade...mira tú (vos) por donde que yo ahora daría un desto y parte del otro por estar en mis Rambles i seguir para el Passeig de Gràcia este 23 de abril tan soleado...y aquí estoy a mil millas marinas...

Me encanta Rachmaninov...creo que coincido con muchos a los que en realidad, no les gusta la música clásica pero hay tres o cuatro que les entran sin calzador...uno es este...aunque esta pieza sea triste.

un abrazo y un beso muy grande, estimada comtessa.

Adanero dijo...

Mire que uno se estaba reformando y se estaba quitando de montar follones en casa ajena, pero es que va usted provocando.

Primero. Si visitaba poco su casa es por culpa suya. Ese E.R.E que ha hecho usted en su servivio ha estado muy feo. Ya no tiene gracia colarse en su palacio por las cocinas desde que allí solo queda una cocinera vieja y desagradable. ¡Qué fue de mis cocineras!

Segundo. Usted debería poner aquí música más "culta" y dejar esas piezas bombón para cierta bitácora que yo me sé y en la que usted tiene algo que ver. Pónganos (aunque me duela) Sigfridos, Tanjauseres y cosas de esas y deje las piezas silbables para los demás.

Hala. Beso su siniestra mano.

Freia dijo...

En primer lugar, perdón por contestar tan tarde.

Fritus

Mire vos que a mí también me habría gustado estar en las Rambles y seguir Passeig de Gràcia arriba... y unir las rosas de Sant Jordi con los claveles portugueses del 25 de abril. La saudade también es eso.

Para mí Vocalise no es triste. Es sencillamente evocadora y nostálgica y... tiene Vd. razón: es de las que entran sin calzador.
Un beso

Adanero

¿Así que soy yo la que va provocando y además la culpa es mía? Pues no le digo yo que no. Al final va a ser verdad eso de que cada vez me quedan menos lectores y oyentes por mi propio descuido y mi incapacidad de mantenerles el interés.

Lo de dejar las piezas bombón para otra bitácora es "una puñalada trapera" y Vd. lo sabe.

De nuevo voy a tener que darle la razón: les dejo a los demás las piezas silbables. A mí cada vez se me da peor.

Otro beso