Un regalo de Sergio Astorga

viernes, 10 de abril de 2009

Pasión de Bach

¿Hay alguien ahí... todavía?

Espero que sí aunque sea inmerecido. Y es que esta condesa locuela, casquivana y algo tontorrona tiene unos lectores que no se los merece porque, a pesar de las ausencias y el descuido, siguen siendo fieles a la bitácora y la administradora. Podría decirles muchas cosas y todas serían verdad, pero no hay mucha justificación para tener tan abandonada mi casa últimamente. Podría asimismo alegar en mi descargo que no siempre es fácil hacer una entrada. Que me enredo buscando versiones y documentación para finalizar dejando todo empantanado y a medias, sin publicar nada. Podría intentar explicarles también que la falta de tiempo me tiene comida buena parte de mis horas y, a veces, hasta la moral. Les aseguro que no faltaría a la verdad en ningún caso... Pero eso no justifica la tardanza en publicar ni la demora en las entradas, ni el no tratarles como se merecen.

No puedo garantizarles que la situación vaya a cambiar. Seguiré escribiendo y visitándoles sólo de forma esporádica, pero les aseguro que quiero seguir haciendo ambas cosas aunque no pueda aplicarme a ello con la asiduidad que quisiera. Hubo una temporada en que me planteé muy seriamente cerrar este blog, pero alguien que me quiere bien me ayudó a pensármelo dos veces con argumentos de cierto peso y que por fortuna lograron que acabase por desechar la idea. No me arrepiento. Si algo tengo claro, hoy por hoy, es que necesito comunicarme con Vds. gracias a esta bitácora, lo mismo que curiosear y beberme lo que escriben en cuanto tengo unos cuantos minutos libres para navegar con algo de calma por la red y la tranquilidad y mesura necesarias para entrar en sus casas. Y así seguiré. A salto de mata como decía mi abuelo el castellano viejo. Espero sepan disculparme por la falta de asiduidad en las visitas y la escasez de inspiración y constancia en mis publicaciones.






Desde hace muchos años, cuando llega la Semana Santa, tengo la costumbre de escuchar las dos Pasiones de Bach (últimamente, las dos y media, ya que la de San Marcos ha entrado a formar parte de las audiciones, por derecho propio y a pesar de las dudas sobre la autoría del de Leipzig). Hablo de la Pasión según San Juan y, sobre todo, de la Pasión según San Mateo. Es más difícil que programen la primera, pero en Madrid siempre hay, al menos, una posibilidad de escuchar en directo la segunda.

Este año he escuchado la Pasión según San Mateo varias veces. El domingo pasado, el de Ramos, en el Auditorio y con la OCNE. Les diré (y les aseguro que no es por dármelas de nada sino para que entiendan hasta qué punto me gusta el "viejo peluca") que tengo por casa 12 versiones de esta obra: 10 en audio y 2 en DVD. Desde el domingo hasta hoy he escuchado en disco la de Klemperer, Suzuki y Harnoncourt y he visto la de Koopman.

Hablarles de la belleza de la música de Bach es ya reiterativo en este blog. No voy a hacerlo, aunque les rogaré encarecidamente que escuchen despacito las piezas que hay en esta entrada.

Pero hoy no toca hablar de la música de Bach, sino del texto que acompaña a La Pasión según San Mateo, porque hay pasajes de una increíble belleza que les hace adquirir carta de naturaleza en sí mismos y no como mero acompañamiento de la música.

Poco voy a hablarles sobre el autor del texto. Básteles saber que se llamaba Christian Friedrich Henrici y que era más conocido como Picander o Picandro, aunque algunos lo conocían por Hungerdichter, o lo que es lo mismo, el poeta del hambre. Era abogado además de poeta y autor de ripios por encargo y se convirtió en el libretista de cantatas y oratorios de JSB, especialmente en la etapa de Leipzig.

Les advierto que la audición es larga y no precisamente liviana y quizá a alguno de Vds. eso le eche para atrás, pero creo que texto y música forman un ensemble hermosísimo, digno de ser escuchado. No hay prisa, tómenselo con calma.

Johann Sebastian Bach (1685-1750). Matthäus Passion (La Pasión según San Mateo). Bach Collegium Japan. Dir.: Masaaki Suzuki. Nancy Argenta, soprano; Robin Blaze, contratenor; Gerd Türk, tenor (Evangelista); Makot Sakurada, tenor; Peter Kooij, bajo (Jesús); Chiyuki Urano, bajo. Bis, 2002

Pars Prima - 13. Aria (soprano): Ich will dir mein Herze schenken


Ich will dir mein Herze schenken,
Senke dich, mein Heil, hinein!
Ich will mich in dir versenken;
Ist dir gleich die Welt zu klein,
Ei, so sollst du mir allein
Mehr alws Welt und Himmel sein.

Quiero ofrecerte mi corazón,
¡húndete en él, mi Salvador!
Quiero sumergimr en ti;
si el mundo es demasiado pequeño para ti,
ah, para mí solo serás
más que la tierra y el cielo.

Pars Prima - 15. Coro: Erkenne mich, mein Hüter



Erkenne mich, mein Hüter,
Mein Hirte, nimm mich an!
Von dir, Quell aller Güter,
ist mir viel Guts getan.
Dein Mund hat mich gelabet
Mit Milch und süßer Kost,
Dein Geist hat mich begabet
Mit mancher Himmelslust.

¡Reconóceme, mi guardián,
mi pastor, dame refugio!
De ti, fuente de toda bondad,
he recibido muchos bienes.
Tu boca me ha refrescado
con leche y miel,
tu espíritu me ha dado
muchas delicias del cielo.

Pars Prima - 17. Coro: Ich will hier bei dir stehen



Ich will hier bei dir stehen;
Verachte mich doch nicht!
Von dir will ich nicht gehen,
Wenn dir dein Herze bricht.
Wenn dein Herz wird erblassen
Im letzten Todesstoß,
Alsdenn will ich dich fassen
In meinen Arm und Schoß.

!Quiero quedarme aquí a tu lado;
no me desprecies por eso!
No voy a separarme de ti
aunque se rompa tu corazón.
Cuando tu corazón deje de latir
en la agonía postrera de la muerte,
entonces te cogeré
en mi brazo y mi regazo.

Pars Secunda - 52. Aria(contratenor): Können Tränen meiner Wangen



Können Tränen meiner Wangen
Nichts erlangen,
O, so nehmt mein Herz hinein!
Aber laßt es bei den Fluten,
Wenn die Wunden milde bluten,
Auch die Opferschale sein!

Si las lágrimas de mis mejillas
no pueden conseguir nada,
¡Oh, tomad entonces mi corazón!
Pero para los ríos que fluyen
cuando sangran suavemente vuestras heridas
que sean también una copa sacrificial.

Pars Secunda - 66 Coro: Wir setzen uns mit Tränen nieder


Wir setzen uns mit Tränen nieder
Und rufen dir im Grabe zu:
Ruche sanfte, sanfte ruh!
Ruht, ihr ausgesognen Glieder!
Euer Grab und Leichenstein
Soll dem ängstlichen Gewissen
Ein bequemes Ruhekissen
Und der Seelen Ruhstatt sein.
Höchst vergnügt schlummern da die Augen
ein.

Nos sentamos llenos de lágrimas
y te llamamos en la tumba:
¡Descansa dulcemente! ¡Dulcemente descansa!
¡Descansad, miembros exhaustos!
Vuestra tumba y lápida
serán una suave almohada
para la conciencia intranquila
y un lugar de reposo para el alma.
En la mayor delicia se adormecerán entonces
nuestros ojos.

(Traducción: Luis Gago)

Si han conseguido llegar hasta el final y les ha gustado, lo siento por Vds. porque si ya no lo eran antes, se habrán convertido sin remisión, en adictos a la Pasión bachiana.

Y hasta aquí ha llegado este no muy ligero post. A los creyentes, les deseo una semana serena y participativa. A los demás, provechosos y tranquilos días de asueto. En cualquier caso, feliz descanso a todos.

Buenas noches.

11 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querida condesita, la esencia se vende en frascos pequeños, así pasa con su frecuencia en publicar. Menos de la deseada pero colma de sobra las expectativas.
Una música que conocía pero que hacía tiempo que no escuchaba. Un buen chaval este Bach, que nos dejó, entre otras, esta alhaja.
Y no sabe que bien sienta, alejado de la marabunta, solo, encerrado por unos minutos, escuchar esta pasión y no las que nos pregonan estos agoreros de sotana.

Un besazo de los que se merece. (Perdón que me ha traicionado la pasión --según San Mateo, naturalmente-- y no me acordaba que a la aristocracia sólo se le besa la mano. Yo elijo la izquierda.

Salud y República

Freia dijo...

Mi querido Rafael:

Menos mal que mi más fiel amigo nunca me abandona.
Me alegra que la Pasión "grande" de Bach le haya serenado el ánimo y alegrado el espíritu. Efectivamente, su belleza nada tiene que ver con la que pregonan la mayoría de los usuarios de sotana.

Un beso muy, muy fuerte, que no en vano el día de Jueves Santo era el Día del Amor Fraterno... Pues eso.

Carmen dijo...

Yo soy una de esas mujeres adicta a la Pasión Bachiana. De hecho todos los años la oigo relajadamente mientras escribo, leo o paseo por la casa. Así es que me ha encantado tu entrada. No llego a tantas versiones como tu pero si tengo unas cuantas. Un beso

anarkasis dijo...

tereteretersitiano texto, dan ganas de hacerse nazariana de bach..

otras, muchisssimas gracias por sus envíos emptrianos si tiene una lista pues me apunta y cada vez que tenga ya lista la música le da enviar, a: la nazarina, y así me ahorro los anuncios mientras bajo la música.. ya es pedir mucho a su santísima paciencia....jeejjjee.

la masaaki suzuki es belllla voz, peazo saeta a los bajos, que me pone baya

Mega dijo...

Yo no sabía que era adicta hasta que me he visto escuchando la Pasión según San Mateo por séptima vez... de momento.
;-P

Qué buenas informaciones nos traes, querida Freia. Gracias a ti, ahora sé que Christian Friedrich Henrici fue libretista habitual en las obras de Bach. Me encantaría que un día de éstos nos hablaras de otro formidable libretista: Lorenzo da Ponte. ¿Verdad que lo intentarás?
(Ya voy teniendo ganas de leer esa prometedora entrada...)

Un besazo (y no se te ocurra echar el cierre, por lo que más quieras)

Freia dijo...

Carmen

Gracias Carmen. Es un placer tenerte por aquí. Yo estoy convencida de que las Pasiones crean adicción y no es un juego de palabras tonto... que también. Jejeje.
Un saludo.

Anarkasis

Jajajaja. Tienes razón. Queda muy mística la cosa y un tanto sugerente con lo de la leche y la miel, así en plan El Cantar de los Cantares, jajaja.
Querida, sabes que tus deseos son órdenes para mí. Tú pide por esa boquita y te mando los mp3 que quieras y que se fastidie la SGAE.
Besos

Mega

Jajajaja. ¡¡¡ 7 veces !!! Eso es Pasión y lo demás son gaitas.

Queda apuntado lo de Da Ponte. Adoro las óperas de Mozart que lo tienen por libretista. Lo que ocurre es que no tengo prácticamente idea de quién fue de modo que la entrada quizá tarde un poquito en hacerse, pero acepto la invitación.

No. Aunque vaga e inconstante, aquella conversación sostenida hace un mes me abrió un tanto los ojos y necesito seguir escribiendo y estando en contacto con "mi" gente.
Un abrazo

__MARÍA__ dijo...

Yo me conformo con que de vez en cuando hagas entradas como esta que me vale para un buen rato, ya que la dejo "minimizada" y voy escuchando mientras hago las visitas pertinentes. Así me voy culturizando musicalmente hablando.
Tengo una fijación grande y extraña con el clavicordio o clave.
¿Será que en otra vida tuve oído?
Gracias

Freia dijo...

Jajajaja, buenas noches María.

Yo creo que la gente a la que le gusta la música y disfruta con ella aunque no sepa mucho sobre ella, tiene necesariamente buen oído. Quizá no para cantar o tocar un instrumento pero sí para alegrarse y alimentarse de ella que, en definitiva, importa mucho más que los conocimientos adquiridos al respecto.
Me encanta que tú también tengas fijaciones y no es mala obsesión en absoluto. En mi caso, son el oboe y el cello.
Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

¡Que barbaridad Freia!
Poco más y me pongo el lazo blanco y salgo detras del cristo de Jesús de Medinaceli.
Que maravilla de música, nos has hecho a todos, a al menos a mi, forofos de Bach.
He llegado un poco tarde porque quería escuchar la música con tranquilidad.
Salud, República y Socialismo

fra miquel dijo...

Pues claro que llegamos hasta el final! No importa el tiempo, con tan celestial música.
Yo solo tengo una versión, bueno, una cópia, porque el original se lo llevó mi compañera cuando decidió separarme. Des de entonces lo habré escuchado dos o tres veces. Esto no sé si serà adicción o tendré que escucharlo mas a menudo.
De todas formas es una música bellisima.

I no te preocupes, querida Freia, por tus tardanzas en postear. Aquí estamos, esperando tranquilamente tus maravillosas entradas. No hay prisa.Es primavera i quien mas quien menos vamos atareados.

Que termines de pasar unas felices pascuas.
Un abrazo

Freia dijo...

Antonio

Jajajajaja Antonio. Pues no me lo imagino yo a Vd. de capuchino y portando el cirio pascual y menos aún detrás del Cristo de Medinaceli que es de las figuras más siniestras con las que uno pueda toparse.

La verdad es que sí, que esta música se presenta por sí sola. Y aunque uno la escuche muchas veces, siempre se le vuelven a poner a uno los pelillos de punta con ciertos pasajes.

Un beso

Fra Miquel

Buenas noches Fra Miquel. ¡Ay, los repartos de gananciales! En alguno perdí yo algún que otro pequeño tesoro que nunca recuperé...

Lo importante es escuchar o ver o leer las cosas cuando a uno realmente le apetecen. Poco importa si ello es definible o no como adicción.

Ahora que dice lo de la primavera. Están a reventar de hermosos los iris amarillos y morados, y los árboles del amor y las lilas y hasta alguna rosa primeriza. ¡Qué bien sentir que todo se renueve y renace y empieza desde cero! Y ¡qué gusto de luz y de sol a todas horas!

Un abrazo