Un regalo de Sergio Astorga

domingo, 12 de octubre de 2008

Sinestesias (V) I - Explicación y prólogo

[Para el conde Adanero que lleva meses reprochándome no haber dedicado nunca una entrada en mi bitácora a un compositor español, en prueba de una ya vieja y sólida enemistad]
[Para Mega y Fritus,
que nacieron y vivieron o viven en Cataluña y quizá puedan aquí y ahora reconocerse en la música y las palabras de su lengua materna]
[Para Tanhäuser, que creció en esa tierra y se adaptó a ella haciéndola suya, al igual que su lengua, compartiéndola con el castellano]



No me gusta hablar mal de la gente, pero miren que mi jefa llega a ser poco cuidadosa. Como el blog es suyo, lo va dejando todo por ahí, manga por hombro. Luego dirá que es ordenada, pero para mí que tiene un punto de desorden caótico ciertamente preocupante.

El caso es que, por una vez, voy a aprovecharme de lo encontrado en mi escritorio. Son fotos de viaje. Más concretamente fotos en las que el mar es el principal y, a menudo, único protagonista. En la carpeta reza: "Costa Brava 2008". Dentro, diferentes carpetas más pequeñas: "De Rosas al cabo de Creus", "Vistas desde la habitación", "De atardecida", "En la playa"...

¡Ah, la tentación es demasiado fuerte! A ver, a ver. ¿Con qué tipo de música podría yo combinarlas para hacer una nueva entrada de Sinestesias? (Reconózcanme que apenas les he dado la lata últimamente con ellas)... ¿La mer o La cathédrale engloutie de Debussy? ¿Jeux d'eau de Ravel? No, no, esta vez necesito otra cosa. Algo tan sutil como las anteriores, pero más cercana en el espacio y en el tiempo. Condesa, algo te está rondando por la cabeza desde hace rato y no consigues darle forma... Piensa, piensa... Mediterráneo, Cataluña, Costa Brava...



¡Claro, ya lo tengo! Pocas músicas habrá que se adecúen tanto a las fotos que tengo delante de mí. Va a ser una sinestesia casi perfecta.

Pero hay algo que falla. No puedo hablar de lugares en los que no he estado, ni de colores que no he visto, ni de aromas que no he olido. La sinestesia no funcionaría por mucho que conozca la música... No tengo ni idea de cómo resolverlo. Déjenme que lo consulte con la almohada.


)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))


Hoy el día ha amanecido más ligero. Creo que tengo la solución. No se había dado hasta ahora pero, ¿por qué no?... Podría funcionar... Lo he consultado con la administradora del blog y parece que la idea le ha hecho gracia. Así, de paso, recupera y muestra sus fotos (aunque lo niegue es más narcisista que yo).

Freia se ocupará pues del relato de viaje, de lo que vio, escuchó, olió y saboreó y yo, la condesa, le pondré el fondo poético y musical que se merece. ¿Que cómo se puede hacer una sinestesia a medias? ¿Que cómo alguien puede sentir por el otro hasta el punto de comportarse como si fueran una sola persona?... ¡Ah!, no me pregunten. Yo me limité a aportar la descabellada idea y puede que funcione. La responsabilidad del blog no es mía. Deberían juzgar Vds. por sí mismos.

Antes de que Freia pase a narrar su crónica de viajes, seré yo, la condesa, quien les hable de la música.

Porque si hay una música, de entre las que conozco, que defina la Costa Brava, que la aprehenda en todos y cada uno de sus compases es la escrita por uno de esos compositores con mucha fama en su tiempo y hoy injustamente olvidado incluso en su propia tierra. Y sin embargo contribuyó como pocos al éxito del Renaixement, ese movimiento nacional catalán hijo y heredero de la Renaixença del XIX. Les estoy hablando de Edouard Toldrà.

Desde muy joven luchó en contra de esa hegemonía que la música que imperaba en Europa estaba ejerciendo en España en general y en Cataluña en particular. Y cuando hablo de música imperante en Europa me refiero a Wagner y lo wagneriano, cuyas estructuras sonoras se hacían oír fundamentalmente en y desde El Liceo.

Contra esa tiranía compositiva y musical que todo lo invadía, Toldrà proponía una vuelta a las raíces netamente mediterráneas y por ende catalanas, pero inspirándose en los avances técnicos y estilísticos que representaba, por ejemplo, el Impresionismo francés liderado por Debussy y Ravel, basado en la limpieza compositiva y estructural.

De esta forma y cuando sólo contaba 16 años creó en 1911 en Barcelona, el Quartet Reinaixement del que se constituyó en su líder nato a pesar de ser el más joven del grupo. El ensemble representó el renacer de la música de cámara en Cataluña y contribuyó y no poco a la difusión de algunas obras de la categoría del Cuarteto de Ravel y a la fertilidad compositiva de muchos maestros, entre los que se encontraba el propio Toldrà, aunque la obra que hoy les trae esta condesa se estrenó precisamente cuando el cuarteto estaba a punto de deshacerse.

Bueno, ya está bien de misterio. La obra que sonará en esta(s) entrada(s) es la más famosa hoy en día de sus composiciones. En la actualidad todo el mundo la conoce como Vistes al mar, pero lo cierto es que su título original fue y será Vistas al mar, en castellano. La obra lleva como subtítulo: Evocaciones poéticas. Ganó el Premio "Fundació Rabell" en 1920 y fue estrenada un año más tarde en el Palau de la Música de Barcelona.

Inspirada en tres poemas de Joan Maragall, uno de los más claros e insignes representantes del Modernismo catalán, el compositor subtituló, en principio, cada uno de sus movimientos como: Costa Brava, Nocturno y Velas citando, de alguna manera, el motivo de su inspiración. Ante el temor de que los oyentes creyeran que la música intentaba describir pintorescamente y definir los poemas citados, el propio autor borró los subtítulos y los sustituyó por los habituales al uso en música: I Allegro con brio, II Lento y III Molto vivace. Sólo se ha mantenido y no siempre el subtítulo Nocturno (hoy Nocturn) correspondiente al movimiento Lento.

Porque realmente las Vistas al mar de este barcelonés, casado y afincado durante los veranos en Cantallops desde 1923, no trata de describir sino que simplemente se inspira en los poemas de Maragall. [Un pequeño inciso para decirles que el dato de Cantallops le ha encantado a Freia: allí se fabrica el S'alou y el Blanc dels Aspres, vinos por los que la jefa siente absoluta debilidad y de los que creo que ya les ha hablado]

Pero volvamos a nuestro tema. No esperen encontrar en esta obra aplicaciones técnicas o estilísticas novedosas, ni dodecafonismo, ni hallazgos revolucionarios. Su música es conmovedoramente sencilla y poco o nada arriesgada estructuralmente. Eso sí, con una férrea unidad compositiva y de estilo. Es de una belleza limpia, tranquila, serena y alegre como lo es la propia Costa Brava cuando la invade el sol y no el viento, o como lo es el propio mar que la baña. Si algo define los poemas de Maragall y la música de Toldrà es el color azul, el sol, los acantilados y los aires de sal y agua.

Cada movimiento pues, inspirado en un poema. Tres movimientos distintos en perfecta alternancia. La ginesta altra vegada es el título de la poesía inspiradora del primer movimiento; La mar estava alegre lo es la del tercero. Ambas transmiten sensación de alegría por lo olores de la costa en primavera o por el mar apaciblemente azul y soleado, que pregona el júbilo de la luz y la claridad mediterráneas. Entre medias, la música melancólica, casi casi como un adagio basada en Allà en les llunyanies de la mar, que nos sugiere el atardecer, la llegada de la noche, el ocaso, la serenidad.

Decirles, por último, que la obra fue creada como un cuarteto de cuerda. Sin embargo, al poco de echar a andar se realizó la transcripción para orquesta de cámara y es muchísimo más habitual encontrarla hoy en día interpretada bajo dicho formato en lugar de hacerlo en el original de cuarteto.

La versión que les traigo es de la Englisch Chamber Orchestra, dirigida por Enrique García Asensio, en una grabación de Ensayo, realizada en la iglesia All Hallows de Londres en 1977.

No existen muchas más versiones. Hasta donde yo conozco, una de la Orquesta de Cambra Comellas, otra de la Jonde y una tercera, esta vez sí bajo el formato original, del Cuarteto Casals.

Ya que estamos con datos técnicos, les menciono que los poemas de Joan Maragall han sido extraídos de: Joan Maragall. Obra poética. Versión bilingüe en dos tomos, editada en 1984 por Clasicos Castalia, con los nºs. 126 y 127. Introducción y notas a cargo de Antoni Comas. Traducción de J.F. Vidal Jové.

La voz que escucharán recitar los poemas de Maragall pertenece a Ivan Sinyol y aparece editada en la versión que el Cuarteto Casals grabó de las Vistas... en 2006 para Harmonia Mundi

Las fotografías y los textos de viaje son responsabilidad exclusiva de Freia, sin copyright ni ningún tipo de publicación o edición.

No les doy más la lata. Dada la longitud de la entrada, las mentes perpetradoras hemos decidido que por hoy ya tienen Vds. bastante. No queremos que salgan corriendo en dirección contraria.

La entrada se realizará en varios capítulos, pero no se asusten... ya han superado el primero. Los tres restantes, correspondientes a cada uno de los movimientos de la obra serán publicados a razón de uno por día, a la misma hora, para no hacerles pesada la idea general de la entrada pero lo suficientemente cercanas en el tiempo para que ésta no pierda continuidad.

Esta vez la sinestesia es plenamente interactiva: pueden escuchar la música mientras se deleitan con los poemas o leen los textos de viaje (trufados de impresiones musicales) o contemplan las fotografías. De igual manera se complementan fotografías y textos tanto en prosa como en verso. Jueguen a revolver los diferentes ingredientes y a mezclarlos. Seguramente se diviertan.

A partir de mañana estarán en condiciones de valorar si la sinestesia ha conseguido ser coherente y tener unidad. Freia me ha prestado imágenes y textos, yo les he regalado a Vds. la poesía y la música. Sabremos pues si este singular collage confeccionado al alimón ha funcionado, lo que permitiría futuras colaboraciones, o tendrá que ser llevado al baúl de los proyectos fallidos.

Probablemente no serán capaces de saber quién de las dos ha escrito este último párrafo, pero de lo que se trata en última instancia es de que presten especial atención a la música. Porque está inspirada en la Costa Brava, en el Alto Ampurdán, que yo amo profundamente. Entiendan que para mí esta obra tiene especialísimas connotaciones sentimentales. Disfrútenla pues despacio y como lo que es, porque les aseguro que Vistes al mar es un regalo que no tiene precio.

Hasta mañana.

15 comentarios:

Adanero dijo...

Gracias por lo que me toca, Condesa.
Esto de la sinestesia compartida en plan menage a quatre, no vea como me pone.
Eso si, un ligero reproche. Nos ha soltado usted unas 1.700 palabras (las he contado hasta que la vista se me ha licuado en la pantalla) para al final dejarnos con la miel en los labios. Ya se que no se hizo la miel para la boca del asno, pero que menos que un avance de la musiquilla o alguna imagen "de que" llevarse a la boca.
Y una corrección. Escribe usted: "Y cuando hablo de música imperante en Europa me refiero a Wagner y lo wagneriano...". Cuando debería de haber escrito: "Y cuando hablo de música imperante en Europa me refiero a Wagner y las hordas wagnerianas...". Hubiera usted ganado más de un amigo. Seguro.
Pues nada, esperaremos la entrega "chu", que la "guan" nos ha quedado a medias.

Beso su salada mano.

RGAlmazán dijo...

Esa elegancia aristocrática que la acompaña, la descubre. Ese pose literario, la delata. Oh! mi dulce condesita que bien se expresa usted. Y no es que la tal Freia lo haga mal, pero vamos, ni comparación.
Aún gozando de su vigorosa escritura he de recriminarla por dejarnos a medias, eso nunca se debe hacer. Nos habla de música y no suena. Ya sé, ya sé que mañana será otro día. Pero, la espera sólo puede tener una compensación, volver a tenerla cerca, muy cerca.

En fin, no sigo, no vaya a ser que aparezca una intrusa que últimamente se interpone entre usted y yo, diciendo aquello de:
¡A mamá que vas! Ya sabe usted, niñerías.

Quedo a la espera de su entrada y mientras tanto, sigo insistentemente besando esas manos que tan bien rotulan mis ilusiones.

Salud y República

Freia dijo...

Adanero

Buenos días señor conde... Puntualizar que yo tocarle le toco poco. Lo digo para que quede bien claro y porque luego las cosas se enredan y vienen los duelos en la tapia del cementerio. No obstante, gracias por las gracias.
Si a Vd. le pone lo del menage à quatre compartido de la dedicatoria, no le cuento yo a Vd. el subidón (no es propio de mí el uso de este tipo de palabras, pero es muy descriptiva y me acojo a ella) que representa confeccionarla a medias, aunque sea con la jefa. Valió la pena, se lo aseguro.
Me acusa Vd. de incontinente verbal. No se lo reprocho. Lo achaco a la impaciencia que le corroe por adentrarse en la "entrada" (jajaja, qué juego de palabras más tonto; hacía tiempo).
Por lo que respecta a su comentario sobre don Ricardo ni me detengo... Ça ne vaut pas la peine... (por no usar alguna expresión barriobajera que también me conozco).
Más que dejarles a medias, les he dejado a cuartas, jejeje.
Ya ve, como últimamente no me visita con frecuencia, en cuanto aparece me surgen los chistes malos y fáciles.
Quedo a sus pies señor conde. Hablaremos dentro de 3 días.

Rafael

Mi querido Rafael. Menos mal que siempre me queda el aliento de sus palabras y requiebros. Vd. no puede verlo, pero me sonroja y halaga hasta extremos poco confesables...
Le repito lo dicho anteriormente al señor conde. Yo nunca dejo a medias. Si les hubiese puesto la música y los textos ya, habrían salido corriendo por el extremo opuesto de este blog. Ciertas cosas conviene racionarlas para que no empachen. Además así la sinestesia completa se hará más de desear lo que puede que contribuya a que les guste.
Ya sabe que lo nuestro es un amour fou et impossible. No obstante, ciertos intrusos lo alimentan y acrecientan (besazos ondina ondeante y ponte buena)

Quedo también a los suyos mi querido Rafael.

RGAlmazán dijo...

Señora condesa, mi lovely condesita. Hoy no me ha gustado su respuesta. Tan directa me ha parecido cruel. Por favor, decir que es un amor loco e imposible. Eso es dar calabazas de antemano. Tratar de quitarme la ilusión. Dejemos obrar a la naturaleza, que es sabia y el tiempo dirá lo que sea. Aunque touché d'amour le aseguro que no pienso desfallecer. Soy insistente y de cejar en el empeño, nada de nada. O sea que prepárese porque una vez repuesto, volveré a las andadas.
Oh mon dieu!, quel dommage!

Salud y República

Freia dijo...

¡Pero no, mi querido Rafael, no! Los amores impossibles están justement para dejar de serlo, precisamente porque son fous.
Siempre habrá lugar y tiempo para que pueda surgir la locura, téngalo por seguro.
Es la naturaleza humana, veleidosa y cambiante, la que siempre tiene la última palabra.
Y no me haga hablar más de la cuenta que luego aparecen los instrusos.
Me voy al Thyssen, que tengo una visita a puerta cerrada... ¿Quiere Vd. acompañarme?
No vea cómo se baila el tango por las salas vacías... Una experiencia fascinante... Anímese...

Augusta II dijo...

Una de sinestesias y mira con lo que me encuentro.

¡Mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

¡Será posible!

¡Adúlteros, descastados, pecaminosos!

Cuando vuelva de clase repasaré el texto intentando olvidar lo que acabo de leer en los comentarios. Porque es que ya no sé si tengo que esperar a las siguientes entregas-entradas para percibir las sinestesias o qué he de hacer. Me liáis, me liáis.

Joder, que ya no sé quién es el amor platónico de mi padre, si la condesa, Freia o el mayordomo.

Al Thyssen voy yo de sujetacirios, pero vamos, como hay dios.

¡Mamáaaaaaaaaa!

Mega dijo...

Jajaja. Veo Augusta que ya estás buena y dando clase. ;-)
En cuanto a lo del desdoblamiento freiano, que no freudiano, pues qué quiere que le diga: Yo hasta ahora solía dirigirme siempre a mi querida Condesa de Freia, pero está visto que no lo hacía nada bien, y justo ahora empiezo a sospechar que a lo mejor no me dirigía a nadie, sino a una quimera hecha de Condesa por un lado y de Freia por otro. ¡Fíjese!

En cuanto a las sinestesias, ¡bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeennn!

Besos

Freia dijo...

Augusta

En primer lugar querida, me alegro de ya que estés buena y dando guer... esto, clase.

(A ver cómo salgo yo de ésta ahora con la intrusa)

En segundo lugar, ondina ondeante, no te creas todo lo que oigas o veas... ya sabes que nada es lo que parece como en las sinestesias..., que no son ni una cosa ni otra, sino un engranaje de todas ellas.

(¿Coló, coló?... Me temo que no, ¿cierto?)

¡¡¡Mamáaaaaaaaa!!!

Rafael

Sí que es chillona su niña, sí...

Mega

¿Las quimeras son esos bichos tan feos hechos la mitad de un animal y la mitad de otro?

No me digas esas cosas meine Zaubererin querida. Suena horrible.

Prefiero seguir siendo la condesa Freia, sólo que con esporádicos desdoblamientos, jejeje.

Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Bueno parace que esta Sinestesia promete. Estoy deseoso de leer la proxima entrega, para comprobar si soy capaz de oler la música.
De momento ya he sido capaz de escuchar el sonido de las palabras de tu estupenda narración.
Salud, República y Socialismo

Naveganterojo dijo...

Apreciada condesa,es lunes,(menos mal que es fiesta en Castilla),las sinestesias me dan algo de yuyu,por lo que le dire (con su permiso)que prefiero muchas veces a mi amiga freia,ella es mas......digamos humana,usted a veces esta por encima de los simples mortales,y mi mente de pequeño,pequeño, pero que pequeño burgues,no la capta.
Pero bueno,seguire leyendola,aunque no me entere de nada,ja,ja,ja.
Un beso y un fuerte abrazo

Augusta II dijo...

¿Antonio, por favor, es que no ves lo que está pasando aquí?
A mi madre que vais todos. Y tú el primero por encubridor. Que aunque seas más guapo que mi padre, eso no te exime de culpa ninguna.

Navegante, explícale a la condesa las sinestesias que uno siente cuando mira un cuadro y escucha a Led Zeppelin, ja, iba a saber lo que es una sinestesia de verdad.

¡Mamáaaaaaaa!

(Jijijijiji...)

Besos sinestésicos.

Freia dijo...

Antonio

Mi querido Antonio. La segunda entrega ya está publicada. Huela, huela...

Y no haga caso de su sobrina adoptiva que va chillando por ahí como la niña del Exorcista... Aunque le diga requiebros para sobornarlo...

Navegante

Jajaja Navegante. Le prometo que esta vez es más ligero. El segundo capítulo ya está a su disposición. Eso sí, procure no empacharse y toméselo con calma, que luego vienen las sobredosis.
Y estoy de acuerdo con Augusta. Yo en mi juventud me marcaba unas sinestesias con los de Led Zeppelin, los Jethro Tull y la Creedence Clearwater Revival que ríase Vd. de las setas alucinógenas.
Un abrazo

Augusta

Mi querida ondina ondeante... Pero querida ¿es que te has propuesto hundirme la reputación? Y encima sobornando a mis lectores...

Que de verdad que entre su augusto padre y esta condesa no hay nada de nada, salvo una profunda admiración y respeto en el sentido más casto del término.

Besos sinestésicos y ya poco griposos.

fritus dijo...

Esta serie de entradas que aún no ha empezado ( pero vaya peazo de prólogo llevamos ya...) tendrá de parte de su fondo a obras de Maragall. el poeta...un poco más reciente, pero catalán también, me han venido a la cabeza unos preciosos versos de otro poeta... Josep Vicenç Foix, que decía aquello de "deixeu-me sol, que (jo) sóc molts..."

My dear Countess, no tengo intención de dejarla sola, pero a veces pienso que también es usted muchos/as , y sinceramente, me hago un lío con sus alteregos...Con Fermín, fiel sirviente y secretamente enamorado de usted ( que se vaya poniendo a la cola, que somos unos cuantos...)no tengo ningún problema en identificarle rápidamente...pero me descoloca la dualidad Freia/my countess y confieso que en la duda, siempre me dirijo a la Condesa...que es la que me tiene loco por sus aristocráticos huesos ( huesos de la música, of course... no sé si tiene traducción al castellano, esto del hueso de la música, pero en catalán ..."l'os de la música és el que se'ns enrampa quan ens donem un cop al colze.").

En fin que me lío...me ha dejado impresionado esto de la elección de Toldrà que es uno de esos nombres que uno ( que es catalàn de nacimiento y de 34 años de residencia) ha oído cien veces pero no sabía si era un músico o una marca de galletas artesanas de Olot ( así está el patio, lo juro...a mi fuera de Amadeu Vives, Enrique Granados y Pau Casals no le sé citar a ninguno más...y esos tres porque tienen una calle cada uno, que si no, de qué,... ah bueno, y Montsalvatge...con ese apellido no podía pasar desapercibido)

En fin, y el remate final es Maragall...La pesadilla de cualquiera que haya sido estudiante en Catalunya, que ha sido perseguido en la egb y el bachillerato por "la vaca cega" ( creo que Mega podría confirmar este extremo)...

Usted siempre con los germanófilos...sabía que Maragall aparte de poeta era traductor de Nietzsche...bueno, traductor y díscipulo...otro flipado con el superhombre ,que está siempre presente en su obra...en la revisitación del mito del Comte Arnau( el arquetipo del señor feudal malo requetemalo que hacía lo que le salía de ahí y los vasallos que arreeen...), y en ese Serrallonga moribundo que se confiesa después de haber hecho lo que le ha dado la gana) ...Así le salió el nieto Pasqualet, que algunas decisiones de gobierno parecía que las había tomado después de fumarse un canuto, y así pasará a la historia...igual que el abuelo, capaces de lo mejor y de lo peor.
Personalmente me quedo con el Joan Maragall de los últimos años, el de después de la semana trágica, que le hizo reflexionar y levantar su culo de su sillón burgués...lo prefiero al co-fundador de ese nido de fachas que era el cercle artístic de Sant Lluc

En fin disculpeme que me exceda, el tío fué, es,... sin duda uno de los grandes de la literatura catalana, y un hombre de un talento poético enorme, pero si no lo pongo a parir un poco no sería yo.

Un abrazo plebeyo, my dear countess

Freia dijo...

Jajajaja mi querido Fritus.
Está Vd. en su casa para poner a don Joan Maragall de vuelta y media y como hoja de perejil... Faltaría más. A mí al menos me ha dado una visión que no conocía de uno de los próceres de la patria catalana.
Cuando yo estudiaba primeros años de Bachiller (su EGB), por fortuna, los estudios eran mucho más "internacionalistas", pero sí que es verdad que en mi libro de literatura de 4º de Bachiller venía un poema del susodicho, titulado algo así como plegaría que me encantó. Lo aprendí de memoria y todavía hoy puedo recitarlo: "Si el món ja es tan fermós Senyor si es mira amb la pau vostra dintre de l'ull nostre..." (mi catalán escrito es mucho peor que el hablado). Y por aquel entonces me gustó mucho la vaca ciega, claro que sólo lo tuve que leer una vez...
No sabía que fuese discípulo ideológico de Nietzche y lo crea o no, eso ya me gusta muchisimo menos...
De Pasqualet, mejor ni hablamos. Vamos, que le doy la razón en lo del canuto...
Jajajaja, lo de las galletas artesanas de Olot ha sido realmente bueno don Fritus... Hablando de galletas (Birba, naturalmente)... no se me deje a Albéniz en el tintero, que los de Camprodon se enfadarían una mica.
A lo de los alteregos no creo que se acostumbre; ni siquiera yo me reconozco en mis múltiples personalidades. Acéptelo tal cual y quiérame lo mismo, al igual que yo lo adoro a Vd.
Déle un beso a su retoño en la punteta del dit petit de la mà destra.
Una abraçada molt fort

Freia dijo...

Ah Fritus, otra cosa. Al hueso de la música en castellano lo llamamos hueso de la risa. Pero suena mucho mejor de la primera forma, dónde va a parar...