Un regalo de Sergio Astorga

viernes, 22 de enero de 2010

Contradicciones por asumir



Camille Pisarro (1830-1903). L'Avenue de l'Opéra, Place du Théâtre Français au brouillard. 1898. Nueva York, Colección Privada.



A veces, en la engañosa orfandad palpable y muda de la noche, regresamos sin querer y a pesar de nosotros mismos a lugares ya sin remedio abandonados, sabiendo positivamente que nos vamos a arrepentir en cuanto raye el alba.





Camille Saint-Saëns (1835-1921). Mélodies sans paroles. Plainte. Bart Schneemann, oboe. Paolo Giacometti, piano. Brilliant classic (MasterMusic), 1998.

13 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querida condesa, regresar a París no es un delito, aunque haya algo que recordar y que no volverá, simplemente es una gozada porque sí, París bien vale una misa. Y no sigo que tengo mono de París y lo mismo me ato la manta a la cabeza y me voy para allá.

Salud y República

Charles de Batz dijo...

Es más, querida amiga, si de lo que se trata es de volver a algún sitio, la opción de París es altamente recomendable. Déjese de lugares oscuros y regrese a la ciudad de la luz.

Salud

siempreconhistorias dijo...

Nunca dejarán de sorprenderme sus exquisitas combinaciones de palabras, imágenes y músicas. Revisitar los lugares, incluso aquellos que sentimos abandonados, me parece al fin un ejercicio necesario.
Un abrazo, Condesa admirada.

Mita dijo...

Meine Liebe,
gracias, no conocía a Camille Pisarro, voy a curiosear más sobre su pintura.
El olvido es muy sano en algunos caso.
Kuss

Isabel dijo...

Hermosa frase, Freia, como bella es también esta melodía sin palabras de Saint-Saëns.

Muchos besos

Fasolt dijo...

Disculpen la tardanza, pero la señora duerme (¡qué manía le ha entrado con hacerlo a deshoras!) y no me gusta hacer esperar a los visitantes de la condesa, de modo que, de nuevo, tomo pluma y papel e intento hacer los honores.

Don Rafael

Lo cierto es que no sé si se trata de París o no, pero ahora que el alien puede que desaparezca por una temporada, quizá sería un buen momento de recuperar París. Si lo hace la duquesa de Alba con un individuo de chichinabo, ¿por qué no puede hacerlo mi señora con este vallet de chambre de tan buen ver..?
Mis saludos más distinguidos y con ellos todo mi aprecio.

Charles de Batz

Mi buen amigo. Ciertamente y como le decía a don Rafael puede ser una buena idea. Yo no la conozco pero la señora habla a menudo del Marais. En tiempos no debía de ser muy salubre pero dice que ahora es ciertamente hermoso.

Un abrazo afectuoso, mon seigneur.

Siempreconhistorias

Mi querida señora. Creo que no hemos coincidido hasta ahora pero, según tengo entendido, tiene Vd. querencias por el sur. Eso está realmente bien.

Le transmitiré a la condesa su mensaje. En honor a la verdad, debo aclararle que no sé exactamente qué ha querido decir ella con lo escrito pero no estoy seguro de que realmente sea necesario. No me gusta su rostro cuando escribe esas cosas. Por fortuna pasó enseguida porque en cuanto asomó la claridad la señora sonrió y se fue a dormir plácidamente.

Beso su mano.

Mita

Mi estimada señora. A Pissarro le ocurría un poco lo que a su amigo Monet. Tenía una cierta obsesión por pintar el mismo sitio a todas las horas posibles del día y con diferentes fenómenos metorológicos. Se va a encontrar este mismo cuadro, con variantes de luz y atmósfera, unas tropotocientas mil veces.
A mí me gusta mucho Pissarro, especialmente la etapa en que compartió lugar y conocimientos Cézanne. Le introdujo en los secretos del impresionismo y acabó contagiado por la magia de los colores planos, las pinceladas cuadradas y las figuras geométricas de don Pablo. Un relación realmente enriquecedora la que hubo entre ambos.
Si, por ventura, pudiera pasarse por Madrid, la exposición de la Mapfre le ayudaría a descubrirlo y la condesa y yo estaríamos felices de contar con su compañía.
Mi alemán deja mucho que desear, señora. Pero es no me impide besar su mano y saludarla cordialmente.

Isabel

Buenos días mi ilustre dama tejedora.
La canción sin palabras de Saint-Saëns "sí" tiene realmente palabras pero, en este caso, se trata de una transcripción para oboe y piano. Su melodía pone música a un poema de Amable Tastu.
Pero esta versión es realmente hermosa.
Agradezco mucho su visita, gentil doña Isabel. Siga tejiendo esos hermosos textos con sus hilos, ya sean dorados o grises.

Beso también su mano.

Fasolt dijo...

Meteorológico, meteorológico, meteorológico, que diría mi deliciosa damisela Gemma.
Mes excuses. Me comí la e. Eso es que se acerca la hora de preparar la comida.

Mis disculpas pues señores, pero debo retirarme a cumplir con mis obligaciones.

anarkasis dijo...

y yo que juraría que ese cuadro no estaba en la exposición de la mapfre,...
igual estaba al lado de un buen mozo, y claro me fijé en lo que no debía, oh, se lo llevó la condesa debajo el brazo...no sé

LUISA M. dijo...

Un texto breve, pero profundo y enigmático a la vez. ¡Qué bien utiliza las palabras, señora condesa! Eso de "en la engañosa orfandad palpable y muda de la noche" me ha encantado.
Espero que no tenga que arrepentirse, ni al alba ni al mediodía, de regresar a la bella ciudad de París, aunque sea sólo con el pensamiento. A mi me gustaría mucho pasar de nuevo unos días allí.
Me ha parecido preciosa la pintura de Pisarro de l'Opéra.
Besos.

Fasolt dijo...

Anarkasis

Mi estimada señorita.. (ejem, ejem) es un placer tenerla de nuevo por aquí.
Tiene Vd. toda la razón del mundo. Cuando estuve el lunes con mi señora ese cuadro no estaba y yo no vi que la condesa lo extraviase. Me refería a la fecunda relación entre Pissarro y Cézanne.
Y no me diga lo del buen mozo, que me parte el corazón.
Por cierto, la señora ha encargado una nueva remesa de chardonnay. Me encantaría poder mostrársela.

Beso su mano.

Luisa M.

Mi estimada señorita. No se fíe Vd. mucho de los textos de la condesa. Vd. quizá no lo sabe pero ella es nocturna y en esas horas a veces se le ocurre algún que otro dislate.
Me están dando entre todos unas ganas de conocer París...

Quedo a sus pies, gentil señora.

ana dijo...

Es un blog impecable. Recalaré por aquí a menudo.

Enhorabuena.

Saludos.

Eyre dijo...

Exquisito en sus extremos. Acaricia las Nobles Artes con guante de seda. Un placer de oasis entre tanto desierto. Un regalo para un día donde siempre hay quien se afana en descarnar un corazón para llegar a herir el alma. Gracias por desprenderse de tanta Belleza y Amor.

Fasolt dijo...

Ana y Eyre

Gracias por sus palabras y bienvenidas a un blog "serio" en sus entradas, con autores "muy poco serios" y algo mutantes.

Gracias por venir. Un saludo