Un regalo de Sergio Astorga

jueves, 22 de julio de 2010

Renacimiento y Barroco que no cesan


En ocasiones uno cree conocer una ciudad y, de repente, la redescubre y la recupera en sus tesoros, en sus habitantes inmóviles aunque hablen y miren como humanos. Los que están bien protegidos, los ocultos a la luz de la calle. Los más ancianos, los que se dejan observar. Los que nos enriquecen y pertenecen a todos. Volumétricos, reales, parados en el tiempo y vivos.

Y sí, otra vez. De nuevo vamos de exposiciones y museos. Les prometo que dentro de nada estaré de vacaciones y descansaremos todos de imágenes y de arte que imita a la naturaleza y lo real. Pero es que ando apurando entradas y no me quiero marchar sin compartirlas con Vds.

Empecemos pues, que hoy no va de reyes sino de santos. Pero en esta ocasión la forma de exponerlo será distinta. No quiero bombardearles más con un montón de datos, nombres, títulos. No voy a cansarles ni aburrirles. Por eso el texto será corto para dar paso pronto a lo que realmente vale la pena. Hoy simplemente se trata de hacer malabares con la música y los rostros, las manos, los tejidos. No pretendo agobiarles, sino que se empapen de porciones delicadamente humanas que sin embargo no lo son. ¿O sí? Me gustaría que tan solo miren, se deleiten, acompasen, jueguen. Están las obras de los más grandes y a un tiempo los más desconocidos. Desfilarán delante de Vds. obras que salieron de la mente y las manos de los mejores desde el siglo XIII al XVIII. No quieran saber  o adivinar quién los ideó, a quién pertenece su autoría. No se trata de eso. Nuevamente les ruego que se dejen llevar por la vista y el oído. Sin más y nada menos. Les traigo imágenes recién capturadas de antiguos y eternos protagonistas.

Pongan en marcha pues a un tiempo el reproductor de música y los bloques de diapositivas uno detrás de otro. Dejen que fluya lo mejor de Victoria con lo más granado de nuestro volumétrico patrimonio en una sinestesia una vez más tramposa pero cierta.

Y que sus ojos, sus labios, su casi respirar les atrapen a Vds. como lo hicieron ayer conmigo a través del objetivo de una cámara... Con su vestido nuevo y apenas estrenado, lleno de luz translúcida y paredes cambiantes con cierres de acero cortén y madera noble... Pero en su viejo cofre de piedra perforada y fachadas inertes frente a las que se deshacen con lentitud los recuerdos sin hacer daño ni ruido. 

En medio de las salas desiertas, vacías por completo de visitantes  curiosos o turistas. Solos ellos y yo. Sin prisas...

Suavemente se dejaron observar, escudriñar, morder con la mirada intensa de la lente. Seduciendo al desnudarse muy despacio como lo haría un amante pudoroso en su primera noche, pero dejando entrever en ese gesto ya lo mejor de sí mismos. Y yo los traté como se trata a un amante asustado y primerizo que nos tiene profundamente fascinados por su fuerza y su entrega: dándome también a ellos con toda la ternura de que fui capaz.

Y el martes fue hermosamente mágico.



T.L.de Victoria (1548-1611). Cantica Beatae Virginis. I Salve, Regina (a 8) (1572) II Magnificat Primi toni (a8) (1600). La Capella Reial de Catalunya. Hesperión XX. Dir. Jordi Savall. Astrée, 1992.




(Les aconsejo que hagan doble clic sobre las diapositivas y, desde la página web de slide.com vean la presentación a pantalla completa después de quitar los muñequitos)






28 comentarios:

Txema dijo...

Apreciadísima Freia, tiene usted la virtud de conjugar el arte con gran talento de forma que eleva a gozo lo que para muchos quedaría en sencilla observancia.

Y no tome esto como adulación, sino como reconocimiento de su habilidad.

Pero, yendo al grano. Magníficas imagenes de escultura sacra que demuestra que de algo tendría que servir la exitencia de Dios.

Salcillo o Bach, nuestro admirado Bach, no habrían sido los mismos sin esa inspiración.

¿Se imagina usted el mundo son el aria erbarme dich mien gott?

suyo afectísimo.

siempreconhistorias dijo...

Admirada Freia, sus sinestesias son tan creíbles que parecen una realidad necesaria. No escuché a Victoria esta mañana pero la madera policromada, más que las piedras, me ha dejado gravemente impactada. Tendré que volver a la capital. Algún día.
Un abrazo admirado,
Izaskun

anarkasis dijo...

Que enviiiiiiiiiiiiida,
sola pervirtiendo santos,
agssssss se me hace agua la boca. ...., es que me deshago solo de pensarlo... y te dejan la cámara y todo para inmortalizarlos, si voy... le pongo las bragas en la mano a uno de ellos

alucinao dijo...

Excelentísimo post, pero esto no se hace, por Pucela de incógnito ¿ein?

Pues que sepa Usted que ni Pedro de Mena ni Gregorio Fernández la iban a haber invitado a unos pinchos (lo sagrado hecho real) como yo ¡ea!

Muakiss barrocos.

RGAlmazán dijo...

Querida condesa, hacía años que no vivía unos momentos de religiosidad y Semana Santa tan intensos.
Vaya caras, qué gestos. Y qué fotos, oiga.
Una sinestesia perfecta, escuchando la música al mismo tiempo, he visto la luz y me he caído del caballo. ¡Quiero ser aristocrático como usted!
Beso sus manos, y cuídese de tanto misticismo, que no debe ser bueno, no nos vaya usted a entrar en un convento.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Mi querida condesita ha vuelto Vd. a alegrarme el oido. Uno que es profano en esto de la musica y por añadidura ateo ha conseguido abstraerme durante un rato escuchando musica sacra y viendo imáges religiosas. Gracias.
Quedo a sus pies.
Salud, República y Socialismo

siempreconhistorias dijo...

Condesa admirada que le hablaba yo de regresar a la capital del reino sin leer bien y ahora la descubro a usted en una ciudad que todavía no han pisado mis pies. ¡No para usted de viajar y qué bueno para los que la visitamos!
Sigo fascinada con esos santos y sus gestos dolorosos.
Otro abrazo,

Freia dijo...

Txema

MI querido Txema. Esta vez le acepto pulpo como animal de compañía. Le aseguro que el gozo no ha sido suyo. Para mí fue un auténtico disfrute poder tener las salas a mis anchas para fotografiar las mejores tallas que tenemos.
Y hoy le voy a dar la razón en todo. Efectivamente, algún efecto positivo tenía que tener la creencia en la existencia de Dios. No todo iban a ser guerras de religión, que fueron, son y serán. Donde esté una buena iglesia católica barroca, con toda su parafernalia de coros, órganos, estatuas de santos e incienso, sobre todo mucho incienso, que se quite lo demás. A mí, que soy descreída en ese tema desde bien joven se me suele poner la carne de gallina. Y ya que ha mencionado Vd. una de las arias más sobrecogedoras que conozco, le dejo para compartir esta versión de Kathleen Ferrier, para mí espectacular. Ya no se canta como antes y bien que lo siento.
En lo que sigo sin estar de acuerdo es en que Thomas Mann no reflejara la vida de Mahler en su Muerte en Venecia. Pero eso lo podemos discutir delante de unas cañas antes o después de que se marche Vd. de vacaciones.

Gracias por sus palabras y reciba, con toda mi admiración, un abrazo muy fuerte, querido amigo.

Siempreconhistorias

Madrugadora la veo, querida Izaskun. Supongo que el trabajo no le da tregua. Por esa razón, mil gracias más aún por tener tiempo de visitar el salón. Yo, a esas horas, acababa de acostarme.
Me alegra que le guste la madera estofada. Compartimos afición al respecto.
Y, por favor, intente venir cuanto antes. Tenemos tantas cosas por hacer. Eso sí, si le resultara difícil yo he decidido que no pase mucho tiempo antes de volver a ver las Canarias.
Según escribo esto entra un nuevo comentario suyo. Y le diré que es imperdonable que no conozca Vd. una ciudad como ésa. La próxima vez que recale por la capital tiene que ir sin falta a conocerla. No se arrepentería en absoluto. Es hermosa en el continente y el contenido.
Espero que ese otro yo que es la librería de mujeres vaya viento en popa.

Por favor, cuídese mucho, viva y sea todo lo feliz que pueda.
Un abrazo muy fuerte, Izaskun.

Freia dijo...

Anarkasis

Querida, perdóneme en dejarla para la siguiente hornada pero es que Mister Blogger me dice que hago los comentarios "demasiado largos". Demasiado largos... como si eso no fuera una virtud a tener en cuenta.
Jajaja. Pues la culpa la tiene Vd. y bien Vd. que se lo dije y le hice la proposición de ir juntas. Pero ya sé que anda muy liada con recolocarse las ínfulas. No se preocupe, tenemos más días que longanizas.
No sabe Vd. lo que me acorde de mi Anarkasis querida. Ningún problema para fotografiar siempre que no se utilizase flash o trípode. Esta vez no va a tener que pegarse Vd. con nadie. Eso sí, le puede dar una sobredosis de sufrimiento, sangre, martirio y también de síndrome Stendhal.
Ya sé que cuando vaya le pondrá Vd. pegas a la remodelación del MSE de San Gregorio pero yo creo que lucen muchísimo más las tallas. Eso sí me quede sin ver el belén napolitano que me dijeron que estaba en la exposición y no fui capaz de encontrarlo.
No deje pasar la ocasión, querida. Yo, si se decide a ir, me apunto de nuevo, que no me importa.

Y cuídeseme esas debilidades por el santoral que un día vamos a tener un disgusto.
Jajajaja. Un abrazo muy, muy fuerte, Anarkasis
PD Lo de las bragas creo que no está contemplado en las actividades interactivas que propone el museo. Vd. verá ;-PP

Freia dijo...

Querido Alucinao... sabía yo que me iba a llover la "bronca" y tiene Vd. toda la razón del mundo pero resultaba un poco complicado... De todas formas, le tomo la palabra y me doy por invitada oficialmente. La próxima vez, que será a no mucho tardar, me llevará Vd. de pinchos se lo prometo. Además estoy segura de que será mucho más agradable su compañía que la del buen don Pedro o don Gregorio porque, así en confianza y ahora que nadie nos oye, tienen un cierto tufillo a muerto que resulta, cuando menos inconveniente.
Gran museo, gran ciudad, gran exposición, gran día. El alcalde de Vd. no sabe lo que se pierde no promocionando su ciudad en los madriles. Debería saber sacarle más partido a su ciudad. Que tienen Vd. un Museo Nacional de primera talla (jejejeje, siento el chiste tonto y fácil).
Por cierto, dígales Vds. a los zagales que, aprovechando el pedazo museo que tienen, al pincho Obama deberían cambiarle el nombre y rebautizarlo "Fray Escoba"... Sublime.
Y hágame Vd. un favor, dígales a los de la Universidad que no me blanqueen mucho el Colegio de la Santa Cruz que como se nos cabree don Pedro de Mendoza, es capaz de saltar del tímpano de la portada y ponerles firmes a todos. Menudo era el cardenal.
No, ya en serio. Que siento mucho no haber podido compartir pinchos con Vd. pero que eso es fácilmente subsanable.
Muakiss de hacerse perdonar.

Freia dijo...

Rafael

MI querido Rafael ¿se ha hecho Vd. daño? Espero que no, porque el buen Saulo se pegó una costalada de padre y muy señor mío.
Y no le ha venido mal este baño de santos y de música sacra que andaba Vd. un poquito despendolado de un tiempo a esta parte. Y ya sabe, después del baño, va a despedir Vd. un olor de santidad...
Jajaja. Que no, que no. Que es que a estos artistas castellanos les daba por imitar la realidad y lo hacían tan bien que acababan siendo demasiado explícitos, con tanta sangre y tanta espina y tanta herida en el costado. Pero vale la pena, se lo aseguro.

Beso sus manos, sus pies, su costado y lo que haga falta.

Antonio Rodríguez

En mi caso es más fácil que en el suyo hacer fotos. Estos no protestan, ni se mueven, ni cambian de postura. Se están ahí, quietecitos que da gloria verlos. Eso sía, a veces parece que van a echarse a andar o a hablar en cualquier momento. Lo de sus mariposas es mucho más difícil porque quietas, a pesar de lo que Vd. diga en su blog, no deben de estar.
Una música de éstas del señor Victoria, don Tomás Luis, en una iglesia barroca o gótica, es capaz de sobrecoger y emocionar al más descreído. Se lo digo yo que salí de una iglesia de Viena casi llorando después de escuchar una Misa Solemne de Beethoven.
Al César lo que es del César y a Dioxxxx lo que es suyo, que algunos en su nombre lo hacían francamente bien.

Un abrazo, querido Antonio.

Freia dijo...

Fe de erratas

Txema

Quería decir que el gozo no ha sido solo suyo.

Anarkasis

Lo que hace la falta de un acento: que convierte un pasado en un término musical.

Acordé, acordé, acordé y no acorde.

Y quedé, quedé, quedé y no quede. Que es Vd. muy susceptible y le aseguro que no he intentado vacilar.
(voy a tener que hacerme mirar lo de los acentos)

Txema dijo...

No conocía la versión que ha tenido usted la amabilidad de poner a nuestra disposición.

Escuchar esto a las 7:30 es una forma estupenda de comenzar un día que va a ser duro, laboralmente hablando, claro está.

También me quedó preocupado por la caída de don Kabileño. ¿Le pasará como saulo se tendrá la fe del converso? Esperemos que no sea así.

Y explique un poco más detalladamente lo de las fotos. Las hizo usted, son digitales? Son muy buenas.

saludos muy matinales

Freia dijo...

Madrugador como siempre, mi querido Txema.

Kathleen Ferrier fue una de esas contraltos que ya no quedan, empezando porque, por desgracia, la mayor parte de las contraltos ha sido sustituída por contratenores que están más de moda. Y es una pena. Pocas cosas hay más hermosas que la voz de una contralto. En su época fue muy conocida, reconocida y famosa pero es que murió cuando Vd. probablemente o no había nacido o acababa de hacerlo. Me alegro de que le haya gustado porque además la dirección de aquel Karajan era espectacular, no como el que después se hizo tan famoso.
Y sí, las fotos son mías. Están hechas con una "vieja" cámara digital Canon 300D, con casi 7 años a sus espaldas y 40.000 disparos. Yo estoy encantada con ella. No le debe de quedar mucho tiempo de vida y el día en que tenga que retirarla, lo sentiré.
Se han hecho la mayoría con un objetivo Canon 80-300 con estabilizador de imagen, a 1600 ASA, 5,6 de objetivo y una velicidad entre 15 y 30, posible gracias al estabilizador de imagen.
Están sin retocar, tal y como salieron de la tarjeta. Las condiciones de luz de la colección permanente eran bastante buenas; las de la exposición eran poco aptas para tomar fotos ya que las paredes eran negras y la luz estaba especialmente dirigida para aumentar el dramatismo de las figuras. Si no llega a ser por el estabilizador no sale nada de nada.
Me alegra de que le hayan gustado.

Cuídese mucho (seguro que le queda ya poco para las vacaciones) e intente que el día pase lo antes posible. Trabaje, pero no en exceso que en esta época no se debe. Los calores provocan de todo menos ganas de trabajar.

Un abrazo, caballero de Noeraixò. Espero haber satisfecho su curiosidad.
PD Por don Kabileño no se preocupe. Es como los gatos: cae siempre de pie.

Txema dijo...

Queda satisfecha mi curiosidad, salvo un detalle. Imagino que usó trípode, porque de otra forma ya querría yo su pulso.

Yo tambnién tengo una digital pero, decepcionado de los resultados, he vuelto al papel. Y estoy contento. Tengo alguna pieza de museo, como una vieja Zénit soviética que compré en Lenigrado y alguna otra curiosa.

Recuerdo a E. Schwarzkopf y la voz maravillosa que tenía. Ahora hay cierto divismo, como en casi todo.

Y aún me queda más de un mes pour les vancances, o sea que seguiré molestando.

Saludos

Freia dijo...

Pues lamento decepcionarle pero el trípode estaba prohibido, de modo que andan hechas a pulso. Lo bueno de usar cámaras que están fabricadas para diestros es que hay que sujetar el objetivo con la izquierda y yo soy zurda y con fuerza (eso sí, después de una sesión de fotos como ésa, el cartílago roto de mi muñeca se queja lastimosamente).
No me haga Vd. mucho caso porque la dueña de este blog hace muchos planes pero es más vaga que la chaqueta un guardia y luego no hace ná de ná, pero creo que va a mandar a la condesa de vacaciones al norte (comm'il faut) y a dedicar agosto a hacer una crónica de viaje de la Bretaña.
No le arriendo a Vd. las ganancias de quedarse en agosto y visitar esta bitácora. Avisado queda.
Y veo que veranea Vd. como los ricos, en septiembre.

Un abrazo, caballero noeraixò.

Freia dijo...

La Zenit tenía una óptica maravillosa en sus buenos tiempos.
De todas formas, la digital permite un montón de cosas. Pregúntele, pregúntele a Antonio Rodríguez que sabe hacer maravillas en color y blanco y negro.
La Schwarzkopf era única, aunque no para todo. A lo mejor le digo una herejía: a mí no me gustaba cómo cantaba las cantatas profanas de Bach. Ya ve, en ocasiones soy algo heterodoxa, pero donde esté la Ammeling para tocar a Bach, que se quite doña Elizabeth.

Más abrazos.

Ciberculturalia dijo...

Magnífica voz, magnífica música. Extraordinaria entrada. Como siempre, querida Freia
Un beso admirado

Gemma dijo...

¿Pero queda algún asunto del que Vd. no sepa ni jota? Yo también tenía muchas ganas de preguntarle por las fotos, por cómo se lo hizo para sacar esos brillos y esos ángulos, y esos planos medios, primeros y primerísimos, y esas lágrimas que resbalan y esas llagas y costados y costras y mantos, y manos y uñas y vírgenes y Jerónimos. Está Vd. hecha, además de toda una Condesa, toda una fotógrafa sacra. ;-PPP
La entrada, como ya es norma en Vd, una hermosura. Le diría incluso que sublime si eso no la pusiera de pronto a levitar; que tampoco yo quiero quedarme sin Condesa este verano. Quedo a la espera de leer esas crónicas bretonas (con sus respectivas 3.000 fotos en Slide, y música de la Bartoli de acompañamiento...).
Un besazo, Freia

Gemma dijo...

...si ello no supone ningún inconveniente, claro).

Freia dijo...

Carmen

Jajajaja. Yo creo que van a tener que llamarme Vds. la condesa Cortapega, porque me limito a ensamblar cosas que no son mías y llevarme el mérito.

Gracias por sus palabras, Carmen. Un beso muy fuerte y cuidado con estos calores que nos tienen a todos medio deshidratados por aquí.

Gemma

Meine liebste, los brillos son producto de la lozanía de las estatuas a pesar de sus buenos 500 años en algunos casos y de la iluminación de las instalaciones que, en general, es francamente buena y bien dirigida. Con contrastes de luz y sombra acusados en muchas ocasiones para acentuar el dramatismo, de por sí generoso, de las figuras. Si a eso le une Vd. un objetivo con estabilizador de imagen, la verdad es que no tiene mucho mérito.
POr fortuna hay muchos asuntos de los que no tengo ni la más remota idea: en cuanto rasque Vd. un poquito la superficie o en la mismísima superficie si es cualquier asunto relacionado con los trabajos manuales. Soy torpe con las artesanías, negada absolutamente para cualquier trabajo que necesite la mínima destreza y no le digo ya Vd. si se trata de dibujar, pintar, modelar. Vamos, que me dediqué a la historia del arte por ser incapaz mínimamente de reproducilo.
Satisfecha su curiosidad le diré que estoy deseando meterme con el viaje de junio. Ya veremos lo que sale.
Cuente Vd. con la Bartoli para algún que otro capítulo, aunque quizá acaben hasta el moño de música bretona también.
Por cierto, las llagas, laceraciones, sangres, lágrimas etc., estaban allí con las tallas. Yo me limité a retratarlas. Yo le aconsejaría que se fijase Vd. más en la profunda sensualidad de algunos cristos, sansebastianes, santaseulalias o magdalenas. Que tienen sus puntillo. No le digo yo que llegue al extremo de Anarkasis, que siempre anda un poco despendolada, pero no deje de pasear su mirada por algunos casi desnudos realmente espléndidos.

Suya afectísima y sacra, reciba un cordial saludo y un beso grande, grande, grande de la condesa.

Isabel Romana dijo...

Una maravilla, freia, lo que nos ofreces hoy. Has sacado unas imágenes extraordinarias, justo como a mí me gusta ver la escultura, desde ese ángulo que las hace humanas. Mientras veía los slaids iba pensando en si serían tuyas las fotos (parecen de profesional, de catálogo de primera fila)y al mismo tiempo iba sintiendo envidia, porque hay que reconocer que, en España, en casi ningún museo o exposición dejan sacar fotos, ni siquiera sin flash. En fin, enhorabuena por el disfrute que debiste experimentar en esa visita y por el extraordinario reportaje que has conseguido sacar. Un abrazo enorme.

NáN dijo...

Condesita, ¡qué bien que se lo montaron todo, con sus templos, sus artistas! Para mí que algunos retrataron a la mujer o el hombre de sus sueños, pero ¡débil es la carne!

Ha sido un verdadero regalo la combinación de música e imágenes y confieso que durante el visionado lo he vivivo como un creyente apasionado.

Fervorosamente tuyo.

Freia dijo...

Isabel

Buenas noches/días, mi querida Romana.
Anda que no es Vd. exagerada. De catálogo... jijiji.
Sí, yo creo que debe de ser el único Museo Nacional, quizá junto con el de Mérida, donde dejan hacer fotografías. Yo creí que se había suprimido ya el poder fotografiar. Me llevé la cámara para fotografiar otro monumento y mire por donde fue un día redondo.
Hasta se podían fotografíar incluso cuadros de la exposición que provenían de la National Gallery (no sé yo si no se habrán enfadado los british, que menudos son para los copyrights) o de otros museos de fuera de España. De todas formas, no creo que tarden mucho en suprimir el permiso.

Un abrazo también bien grande para ti, Isabel.


Nano

Sí que se lo montaron bien, sí mi querido Nano. Como decía Gila, qué bien montado tenían el negocio y eso que empezaron con un pesebre...
Sí, lo del hombre y la mujer de sus sueños era más que evidente en muchos. Incluso algunos anticipaban estilos posteriores perfectamente reconocibles. Covarrubias tiene tallas que parecen de la época clásica de Picasso (ya verá como lo que le digo es cierto).
La lástima es no poder incluír olores en el blog para que la performance hubiese sido perfecta. Donde esté un buen olor a incienso...

Un abrazo fervoroso.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Muy buenas noches, Freia.
Siento decirle que me acabo de quedar con la miel en los labios: la conexión que tengo en casa es tan mala que no me aparecen los enlaces para ver los bloques de diapositivas y el reproductor de música parece que vaya a pilas... Así que, lamentando tener que esperar hasta recuperar mi conexión habitual para completar la "lectura" de su última entrada, le diré que recién encontré una obrita de Manuel Machado que me hizo pensar en usía; ya que, si le gusta combinar literatura y pintura, estoy segura esto le va a encatar:
"APOLO, TEATRO PICTÓRICO", 1910.

¿La conoce ya?

¡Un abrazo bien fuerte!

fra miquel dijo...

Mi querida Freia,
que envidia me dais!!!
Con lo que me gusta a mi sacar fotos! Y en estos lugares siempre tengo que ir a escondidas o haciendo como que no me entero que no dejan hacerlas ni sin flash!!!
Ya me gustaría a mi tener martes mágicos como el suyo!!!

Por otra parte me recordáis que debería recuperar la sana costumbre de visitar museos y exposiciones. No se si por trabajo o por no ir solo o por otras circunstancias de la vida, o por todo a la vez he dejado de visitarlos.

Me gustan mucho las fotografías, aunque tendréis que disculparme pues encuentro que hay algunas repeticiones y me sobran algunas (una o dos) desenfocadas, aunque el encuadre sea bueno.

La música muy adecuada y en conjunto una delicia visionar esas imágenes
Muchas gracias por acercarnos ese arte antiguo
Una abrazo

Freia dijo...

Perdón a los dos por el retraso. LLevo una semana fantástica (anda como el Corte Inglés) en lo personal pero desastrosa en lo blogosférico. Ni he podido encender el ordenador de casa y sentarme tranquilamente a contestar.

Judith

Muchísimas gracias por la recomendación. Tenga por seguro que la buscaré en La Casa del Libro o la Fnac la semana que viene en cuanto vuelva la tranquilidad. He visto también que ha publicado algo en su bitácora precisamente sobre Manuel Machado. Espero poder pasarme con tiempo mañana.
Lo del no poder oír ni ver, es normal. Ya hay varias personas que me han dicho que mi blog pesa mucho (como la dueña) por las imágenes y sonidos y tarda mucho en cargar. No se preocupe. Hay más días que longanizas.
Espero que su viaje a Barcino haya sido plenamente satisfactorio. Estoy segura de ello.
Mientras empieza todo de nuevo en septiembre y octubre, descanse y lea mucho.

Un fuerte abrazo.

Freia dijo...

Fra Miquel

Los perdones van también dirigidos a Vd., que es que ahora Google no deja escribir comentarios demasiado largos.
Pues sí, pater. Le aseguro que es de los poquísimos museos, al menos nacionales (junto con el Arqueológico Nacional ahora y porque están de obras) en donde se puede fotografiar. Eso sí, sin flash ni trípode. Pero con una cámara digital eso ya no es un problema.
Y nuevamente tiene razón: repetidas y borrosas. Lo cierto es que alguna de ellas me pareció que a pesar de la mala calidad, merecía la pena por la talla tan hermosa que fotografiaba.
La música que sonaba en el museo durante la visita era muy parecida a la que yo les puse en la entrada.
Lo de las exposiciones y museos va por rachas. Yo también pasé una temporada larga en que no me apetecía nada por exceso de trabajo o por desgana. Esas cosas hay que hacerlas cuando las pide el cuerpo, si no no se disfruta. No se preocupe, pater. Volverá la falta de cansancio y las ganas para visitarlos. También le digo a Vd. que días hay muchos.

Un abrazo y feliz verano.