Un regalo de Sergio Astorga

domingo, 1 de agosto de 2010

Un cuento de plata y oro



Esta noche  voy a contarles una historia.

La chica de nuestro relato pasea con sus hermanas y  amigas por la plaza del pueblo en fiestas mientras el chico la contempla desde una posición algo más alta, quizá un balcón. Chico conoce a chica en definitiva. El de siempre hace de las suyas y chico se enamora de chica. Chica también se enamora de chico. Nuestro muchacho le sale al encuentro no sin antes atusarse convenientemente, aunque se sabe guapo, y le pide permiso para salir con ella. Pasean cogidos de la mano mientras las amigas y hermanas los siguen cuchicheando. El cortejo llega a la casa de los padres de la chica.
Al poco tiempo, chico intenta entrar en casa de chica para ver a chica, pero la hermana (de la chica), en plan defensora (a que lo han adivinado..., de la chica) y no poquito celosa le impide el paso. Pero con el ruido sale el padre que entre otras cosas es el rico del pueblo. Lo cierto es que, para llevar la contraria a la mayoría de los relatos de esta naturaleza, el pater familias ve con buen ojos al chico  como yerno y lo acoge en su casa. Es más, llama a su mujer y le dice que prepare algo rápido pero suculento porque acaba de invitarlo a comer.
A la mesa se sientan pues la chica, el chico, los padres y hermanas de ella. Tan solo la madre se da cuenta de que hay alguien más no invitado: la envidia que se dibuja en la hermana de la chica contra la susodicha chica. ¡Ay, que el panorama empieza a adquirir tintes de West Side Story!
Tras la comida, y contando con el beneplácito de los progenitores chico y chica bailan despreocupadamente. Por la noche y aprovechando un descuido de los padres de ella chico y chica caen muy gustosamente uno en brazos del otro y se empiltran.
Mientras, todos duermen contentos menos la cuñada. ¡Ay, la cuñada! La cuñada voyeuse espía y es testigo del encuentro sexual  Además, la envidia, que siempre fue mala consejera, le magnifica la escena. Los celos se la comen y piensa seriamente en hablar con su padre y decírselo todo. Finalmente, decide salir al encuentro del chico y prohibirle de nuevo entrar en casa.
Pero hete aquí que el chico ya está harto de tanta historia y tantas contemplaciones. Le suelta a la cuñada cuatro frescas que la dejan de piedra y, acto seguido, se larga a la francesa; esto es, sin despedirse. Fin de la historia.

¿Les ha gustado? Este cuento que parece tan de hoy  sin embargo es viejo como el mundo. Tan viejo, tan viejo que, en buena parte, fue escrito por un señor famoso justamente por ello hace muchísimos años. Y lo incluyó en uno de sus libros. Y luego, en el siglo XVI a otro señor muy rico le gustó tanto la historia que encargó que se la pusieran en dibujos; en varias escenas y a tamaño king-size. Y el artesano a quien le hizo el encargo decidió que ya que tenía tiempo, en vez de limitarse a dibujarlos, los adornaría un poco. El cómic finalmente quedó de vicio y durante años y años y años permaneció en casa de quien tuve el capricho. Y se transmitió de generación en generación hasta que a principios del siglo pasado un miembro de la citada familia, más listillo o con menos dinero, decidió partir el tebeo y venderlo a otros señores que andaban por aquí y por allá. Durante más de cien años la historieta permaneció separada hasta hace unos pocos meses...

Pero ya es hora de ponerse un poquito serios. Volvamos pues y pongámosle nombre a personajes, personas y hechos.

El chico es el dios Mercurio. La chica, Herse. Es hija de Cécrope el fundador y rey de Atenas. Sus hermanas son Pandroso y Aglauro. El pueblo es la propia Atenas y las fiestas, las Panatinaicas. La envidia, como siempre, es la envidia. Mercurio se enamora de Herse, Aglauro se muere de los celos y le impide el paso al palacio. Cécrope invita al dios de alas en los pies a compartir mesa y, sin pretenderlo, la cama de su hija. Finalmente, Mercurio se harta de la cuñada fastidiosa. Se enfada, la convierte en estatua de piedra y se marcha ligerito y volando y, de paso, abandonando a Herse. ¡Ah, los dioses, tan caprichosos y volubles en amores..!

Y quien escribió la mayor parte de la historia, como ya habrán deducido, es Ovidio. Más concretamente, para el Libro II de las Metamorfosis, por aquello de dejar a la cuñada de piedra. Eso sí, en el siglo XVI, el autor del programa iconográfico, demostrando poco respeto por el autor latino y haciendo gala de una imaginación desbordante y algo calenturienta,  amplió un poquito la historia dándole no poco intríngulis erótico-festivo. Para terminar les diré que quien ordenó plasmar en imágenes los textos fue don Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma y valido de Felipe III y que se lo encargó al mejor tejedor que existía en ese momento y que vivía en Bélgica. 

Porque, señores míos, de lo que llevo hablando toda la entrada es de una colección de tapices que el flamenco Willen de Pannemaken tejió con hilos de lana, seda, oro y plata en pleno siglo XVI y guiado de influencias holandesas, italianas, francesas y, por supuesto, clásicas tanto en los textos de inspiración como en buena parte de las formas. En 1909 la serie fue dividida y dispersada por medio mundo, hasta que hace pocos meses el Estado Español a través del Museo del Prado la ha vuelto a reunir por primera vez en un siglo y restaurada en su mayor parte para ofrecerla hasta septiembre en una de sus salas de exposiciones. Después, cada tapiz volverá a su lugar habitual.

Si andan o viven por Madrid les aconsejo la visita. Porque es una ocasión, probablemente única, de ver la serie de tapices completa. Porque es de un tamaño y una calidad de materiales y artística que dejan impresionado. Porque están muy bien restaurados. Porque Hermes (o Mercurio) solía limitarse a ser consejero, correveidile y celestina de otros habitantes del Olimpo pero rara vez el prota y eso lo hace aún más interesante... Y, qué narices, porque sí. Porque es hermoso, independientemente de la historia que cuente y de cómo empiece o termine.

Y para hacerles más llevadera la visualización de las obras, les dejo con una musiquilla que he pensado podría gustarles escuchar en el interín. De un lado, composiciones españolas de corte galante justamente de la época. De otro,  una serie de canciones compuestas también en el período  en el que los tapices fueron tejidos y exactamente en el mismo país. Hermanas pues de nacionalidad y estilo andan esta vez la melodía y la obra de arte. Espero que las disfruten.

Perdonen Vds. que últimamente me dedique tanto a las exposiciones. Les prometo que ésta es la última entrada hasta el próximo otoño. Pero no puedo ni quiero evitarlo. Es que me tienen fascinada en un verano rico en ellas y de un carácter excepcional la mayoría.

En tres o cuatro días pasaré a despedirme. Los aristócratas también veraneamos y... nobleza obliga.

Como siempre, buenas noches y que descansen. 
  
VV.AA. Música de Corte y Canciones de la Era de los Descubrimientos. Romances del Cancionero de Palacio (1490-1530): I Si d'amor pena sentis anon.  II O voy Roman. Juan del Enzina 1468-1529): III ¿Qu'es de ti, desconsolado?  España Antigua. Hesperión XX. Jordi Savall, dir. EMI, 1976, 1986, 2001


 VV.AA. Libro de canciones de HIERONYMUS LAUWERYN van Watervliet (Brujas, ca. 1505). I Eij laes aij mij II Mijns liefkens bruun ooghen III Lessiez parler - Si j'ayme mon amy IV  J'ayme bien mon amy. Egidius Kwartet y Egidius Consort. ET'CETERA, 2006




Los amores de Mercurio y Herse
Una tapicería rica de Willem de Pannemaker
© Museo del Prado - 2010
(clic para ver ampliado en la web)


23 comentarios:

NáN dijo...

Oh, Condesita, qué reparto tan perfecto del trabajo: tú trabajas hasta cerca de la madrugada y yo me levanto pronto y veo lo que has hecho.

Esta entrada es genial. Además de hermosísima. Para zotes como yo: cuando llegaste a la explicación real, lo pude entender todo perfectamente.

También yo voy veranantear un poco, donde las vacas, pero solo hasta la mitad del verano.

Buen viaje y muchas muchas experiencias. Enhorabuena por el post y un gran abrazo.

Txema dijo...

Aproveche ahora mi apreciada y aristócratica amiga que, cuando se proclamente la Repúbica, los nobles no podrán veranear.

Me ha complacido su exposición literaria, digna, como era de esperar de su talento y eso a pesar del calor mesatario que nos consume con una fiebre inacabable.

Y, en cierta medida, se ha adelantado usted a una historia que tenía en mente contar sobre Lambertina de Mericourt, una especie de Juana de Arco del 93.

Suyo afectísimo, beso su mano.

ana dijo...

Los sentimientos son tan viejos como el mundo. Impetuosos, son el acicate de toda buena historia...
... hermosos lo que se puede ver de los tapices a través del slide.

Dejo que entre la música de suu ventana en mi casa... hoy es mañana de domingo. Y se está muy bien así, en pausa.

Nosotras también nos iremos al exacto lugar que siempre es descanso.

Hasta pronto, Condesa.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Igual es la alabanza más cutre que recibe hoy debido a su última entrada, pero ¡qué quiere que le digfa! Me ha encantado la metáfora entre esta Metamorfosis de Ovidio y los tapices que lo representan, con un cómic " de tamaño king-size". Muy bien pensado y explicado.
Un saludo y aproveche este calor, capaz de derretir sombras...
Peter P.

RGAlmazán dijo...

Querida condesita, no haga usted caso a ese bolchevique llamado Txema que le quiere quitar las vacaciones. Ahi estaré yo para invitarla a Kabila y defender ese descanso que el intenso trabajo aristocrático merece.
Bella historia la que nos ha contado y bellos tapices los de esa exposición.
En este verano caluroso, beso sus manos, particularmente la izquierda.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Querida se me olvidaba decirle que me ha gustado el cancionero de ese flamenco impronunciable.

Salud y República

fra miquel dijo...

Mucha "nuevas tecnologias" pero hoy en dia seguimos con envidias y celos como los de hace siglos, en eso no mejoramos :o(
Una entrada preciosa, con música a juego con los tapices.
Vacacione, mi querida condesa, vacacione y vuelva con nuevas imàgenes y músicas para instruirnos

Que passeu un bon estiu
petons

Txema dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Txema dijo...

Oíga don Kabileño, ¡ofrece usted su sagrado tabernáculo republicano con gran frivolidad a la aristocracia, a la nobleza!

Y encima escribe ese bolchevique llamado Txema.

Vive Dios que la próxima vez que nos veamos, que espero sea pronto, paga usted las cervezas sin remisión para lavar esta afrenta.

Isabel dijo...

Preciosa entrada, nos dejas tu cuento y tu música para aliviar este caluroso verano.

Mil besos y a pasarlo bien.

Freia dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios. Esta tarde vuelvo y os contesto con tranquilidad.

Mientras tanto, un beso fuerte a todos.

__MARÍA__ dijo...

¡Lástima que en las escuelas no se les cuente a los niños así las historias!

La música es para perderse en ella.

Y sí, la historia que escribió Ovidio está tan vigente como si la hubiera creado ayer mismo.
Sin ir más lejos, yo envidio eso de poder ir fácilmente a las exposiciones.

Me quedo como siempre en un riconcillo escuchando la música.

Besos

Ciberculturalia dijo...

Es una manera realmente brillante de invitarnos a no perdernos esta exposición. Por supuesto que te haré caso e iré. Efectivamente los aristócratas viajáis mucho y hacéis largos veraneos.

A la vuelta nos encontraremos y nos participaremos de nuestras experiencias.

Besos y felicísimo resto de verano

Freia dijo...

NàN

Y yo luego llego siempre tarde a los suyos, que acabo de contestar en el del pincho y resulta que ya lo tengo a Vd. de monaguillo.
Ande, y para mí también que si no llega a ser porque me leí el catálogo de arriba abajo, ni idea de los detalles escabrosos del enamoramiento del amigo que rige mi signo para más inri (ésos, justamente ésos que no aparecen en Ovidio).
A la que mando de vacaciones es a la condesa pero yo me quedo aquí durante todo el mes de agosto, a dar la murga convenientemente.

Cuidado con las vacas que las carga el diablo y un abrazo muy fuerte para L y para Vd. Vuelvan pronto.

Txema

Pues espero su relato sobre la Mericourt con impaciencia porque no tengo el gusto de saber nada de ella y me niego a mirar nada hasta que Vd. publique su entrada (faltaría más). ¿Lo vé como todos aprendemos de todos? Es una de las múltiples cosas positivas de la blogosfera.
Y no sea tan riguroso, mon chevalier, que esta condesa se ha pasado currando desde los 18 años y también se merece un descanso aunque ya no curre. De modo que no se meta Vd. con el kabileño que estoy yo deseando ir a su particular ínsula Barataria cuando el tiempo y los quehaceres nos lo permitan.

Un fuerte abrazo, Txema. ¿Me invitarían Vds. cuando queden a tomarse las cañas? Creo que además también se apuntaría NáN gustoso.

Ana

Ana, mi querida Ana. Espero que ya estén en ese lugar que cada cual tenemos y que es nuestro refugio físico y del alma.
Una de las cosas que siempre me fascinó de los dioses griegos y romanos es que tenían las mismas debilidades y defectos que los humanos y eso los hacía muy cercanos a nosotros. Y la envidia, el amor, la generosidad en la acogida o la venganza son sentimientos tan viejos que se convirtieron en arquetipos para sus mismos adoradores y florecieron en tragedias, cerámicas, esculturas, arquitectura...
Y sí, los tapices son realmente hermosos y espectaculares. Se lo aseguro.
Un abrazo doble y de puerta y aire abierto.

Freia dijo...

Y dale con que el comentario es muy largo. ¡Qué pesadito el Blogger!

Peter Pan

Que sepa Vd. mi querida Judith que no hay alabanzas cutres, sino análisis estúpidos de un receptor si tal le parece. A mí siempre los tapices me parecieron versiones riquísimas y exquisitas para la aristocracia o la realeza de los romances de ciego ilustrados que explicaba el susodicho de pueblo en pueblo, para después pasar la escudilla y de eso sabe Vd. muchísimo más que yo.
Espero que el verano no la haya derretido.

Disfrútelo y un abrazo muy fuerte, Peter Pan

Rafael

En primer lugar, gracias por la defensa frente al radical caballero Noeraixò. Es "buena gente" pero, en ocasiones, la "ortodoxia" le pierde. ;-PP.
Como siento que vuelvan Vds. a Madrid con el tiempo justo para marcharse de nuevo. De todas formas, si les parece podemos quedar a mediados de septiembre, entre Rosas y Almería, para verlos juntos.
Me alegro de que también le gustara la música del contemporáneo y tocayo de El Bosco.
Beso yo también sus dos manos y lo que sea menester, siempre con permiso de su consorte.

Un abrazo muy fuerte a todo el clan kabileño.

Fra Miquel

Ni que lo diga, pater. Nos seguimos moviendo por los mismos impulsos. En definitiva, siempre se trata de afectos o desafectos.
Como ya indiqué algo más arriba, la condesa se marcha al norte. Yo me quedo todavía un mes más hasta que llegue el momento de marcharme a su tierra.

Un abrazo, Pater y felices vacaciones si es que se marcha.

Freia dijo...

Txema

Tabernáculo repúblicano, Jajajaja, mon ami. Si cuando digo yo que es Vd. un poquito vehemente en ciertos temas... ;-PP

Lo de bolchevique se lo tiene bien merecido.

Isabel

Ni se imagina lo que me acuerdo de Vds. los sureños cuando veo los termómetros de aquí. Siempre me digo: "Ánimo, que por Sevilla, Cádiz y Huelva tienen que estar aún peor". ¿No se le han pegado y revuelto los hilos con este verano de justicia?
Gracias por tus palabras, Isabel.

Un beso bien grande,

María

Mi querida gaditana. A ver cuando se templan las cosas para podernos ver primero en una exposición y luego en una juerga... o a la inversa, que tanto monta monta tanto Cádiz como Madrid.
Pues a nosotros nos contaban la mitología católica en plan cuentos y a mí me encantaba de pequeña. Es una lástima que haya desaparecido la Historia Sagrada por nuestro Dios y Zeus se parecían mucho pero que mucho, aunque el segundo era mucho más divertido y mujeriego. Pero lo de los rayos y el castigo divino se les daba de miedo a ambos.

Un beso a todos menos al camaleón.

Ciberculturalia

Queria Carmen. La exposición le va a encantar. Se ve enseguida, pero no deje de fijarse bien en la historieta (en ocasiones hay más de una en el mismo tapiz). Y recréese en el tejido del belga. Espectacular desde la primera cenefa de abajo a la más pequeña orla de arriba.
Estará hasta el 26 de septiembre. Tiempo hay. Si le apetece, podemos juntarnos con los kabileños e ir todos juntos. Por mí no hay problema en volver a verla.

Un beso muy fuerte, querida. Y si no hablamos, unas vacaciones de película. Sé que van a serlo.

Freia dijo...

Carmen

Cuando digo no me importa volver a verla, por supuesto me refiero a la exposición. A Vd. lo estoy deseando desde hace mucho.
Más besos.

sergio astorga dijo...

Condesa, quedo rendido y entapizado.
Con su permiso seguiré deambulando por sus jardines y salones musicales.

Un abrazo de hilo fino.
Sergio Astorga

Freia dijo...

A ver, querido Sergio, si con tanto entapizado, hace Vd. una aparición a lo Elizabeth Taylor en la Cleopatra de Mankievich... en verdad fastuosa e inquietante.
Pasee Vd. lo que quiera amigo mío, que ahora me marcho yo a ver el mes de agosto, que llego con retraso.

Un abrazo agosteño, que no agostado.

anarkasis dijo...

Mercurio siempre tuvo fama de ser un rapidillo...
Si hubiera hecho caso de Aglauro, que seguro ya le conocía, y Herse hubiera preguntado a las más pellejas, estas, seguro que le habrían aconsejado
- Ese dios es un mentiroso, y un liante, y además, un rapidillo, mírate de uno de tu pueblo, de (ese que está allí en la esquina) que verás que buen resultado da.

Que antes las historias se contaban y se leían en público y tenían más de una versión, que hasta por el tono de la voz parecían diferentes. Ahora tenemos un montón de canales pero todos con la misma versión, por lo que lo del comic está pero que muy bien planteao

Freia dijo...

Buenos días, querida.
Pues tengo que decirte que me gusta mucho más tu versión de la historia que la que contaba don Ovidio o el listillo del XVI que le enmendó la plana. Que en la historia oficial se cargan las tintas contra Aglauro y deberían haberse cargado un poquito más contra Mercurio que, efectivamente, era un liante y un listillo y un mentiroso. Y que además salió zumbando por la vía rápida y abandonando a su amante. A Herse se le puede perdonar en cambio la actitud. De todos es bien sabido que el enamoramiento es un sarampión, un estado transitorio de falta de lucidez que se cura con el tiempo.
Y también completamente de acuerdo en tu segundo párrafo. No estaría mal volver a salir a los caminos a recitar los poemas de ciego o que se volviera a publicar El Víbora.
Nos hemos olvidado de la transgresión, entre otras muchas cosas, y así nos luce el pelo en todos los sentidos.

Un beso muy fuerte, querida. Besos también a sus sobrinillas y su hermana. Fasolt le envía un par de recambios para sus ínfulas negras. Me ha dicho que le diga "Ella ya sabe de qué va y me entiende". Se lo transmito pues.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Breve, pero sinceramente, muchísimas felicidades por este blog tan estupendo, con el que todos los que pasamos por aquí nos divertimos y culturizamos a un tiempo. Más de una noche he tenido que venir a buscar mi sombra por estos lares... Usted ya sabe, caprichos nocturnos...
¡Un abrazo muy fuerte y a seguir así de bien!

Freia dijo...

Un abrazo a ti también, Judith.
Si estás ya por Madrid y te animas, un día podemos ver la exposición juntas. Es breve pero te va a encantar.
Un abrazo.