Un regalo de Sergio Astorga

sábado, 11 de diciembre de 2010

Variaciones alla francese con abundantes dosis de alcohol musical, un poco de curaçao y muchos paréntesis

.

Para Nameit, 
en la espera serena de su música


Viertan Vds. en un vaso mezclador (previamente enfriado con multitud de cubitos de hielo):
- Una dosis más que generosa de sala de cámara del Auditorio Nacional (perfectamente sustituíble por cualquier otra de tamaño mediano con una acústica, cuanto menos, igual que la suya).
- 2 partes de la Serenata op. 8 de Beethoven por cada 3 partes de las Variaciones Goldberg de Bach (es absolutamente imprescindible que sean esos los ingredientes básicos y en la medidas antedichas).
- 50 cc. de interpretación de los hermanos Capuçon (más de Gautier que de Renaud)
- 25 cc. de la magia y el savoir faire del viola Gérard Caussé.
- Unas cuantas gotas de Curaçao azul (por aquello del polisón color turquesa).
Remuevan todos los componentes con decisión pero delicadamente y, por lo que más quieran, no se les ocurra agitar. Transvasen la mezcla con toda la rapidez de que sean capaces (para que conserve el frío pero evitando así que el hielo ague el combinado) a una copa de Martini...

... y obtendrán el cóctel "Condesa feliz". Se lo digo yo que lo probé hace diez días.

Todos Vds. conocen más que de sobra mis querencias (que aumentan día a día) por la música de cámara. Hace ya tiempo también que les confesé sin rubor mi enamoramiento fulminante, total y cada vez más apasionado de los hermanos Capuçon (en especial del cello Gautier). En lo referente a mi admiración plena y absoluta  por Beethoven y Bach no puedo añadir más de lo que quedó dicho en su momento. Y si nos ponemos a hablar de las Variaciones Golberg, no voy a contarles a estas alturas de la película lo que significa para mí esa obra del "viejo peluca". Los más antiguos de mis lectoyentes (palabro que probablemente no soy la primera en acuñar pero cuyo uso no descarto para sucesivas ocasiones porque creo que hasta me gusta) saben incluso que colecciono toda versión de la misma que cae en mis manos (otra cosa es que, tras una primera audición,  escuche luego siempre y sólo las mismas 10 o 12). Si a los más recientes visitantes les apetece saber algo que tal vez aún desconozcan sobre la fecha y condiciones en que fue compuesta y por aquello de seguir alimentando la justa (por real y por merecida) fama de "narcisismo conderil", pueden echarle un vistazo a uno de los primeros posts serios que escribí hace ya más de tres años, sobre el tema en cuestión. Al menos encontrarán en ella alguna que otra interpretación curiosa del aria.

Quizá entiendan ahora por qué, al darse todos estos amores juntos y en una sola sesión, esta condesa saliese a Príncipe de Vergara (mojada de lluvia y bastante fría por cierto a esas horas) flotando aproximadamente a unos 30 cms. del suelo. Vamos, que lo de Santa Teresa se quedó en un espectáculo de magia ridículo a mi lado. Y sin necesidad alguna de flecha traspasadora, que con la edad vamos necesitando cada vez menos de la mística.

No hay por casa ninguna versión de la mencionada Serenata del sordo, pero no me resisto a ponerles los vídeos  para que degusten al Beethoven más "humano", delicado, alegre, vivo. Clasicismo en estado puro. Todo lo que diga acerca de la composición de la obra es poco (por eso no digo nada, que referencias sobre ella van a encontrar todas las del mundo y más por lo interneses, y entendidos tiene ya bastantes la red). Pues bien, si  pueden imaginarse otra versión, yo diría que igual de magnífica, siempre en el tono justo de alegría y, desde luego infinitamente luminosa, tendrán la primera parte del concierto del 1 de diciembre en Madrid.

L.v.Beethoven (1770-1827). Serenata op.8 para trío de cuerda. Szymon Goldberg, violín; Paul Hindemith, viola y Emanuel Feuermann, cello. Arkiv.
(Aviso a navegantes: la versión es antigua y, lógicamente, su calidad musical deja que desear. Pero el  sonido defectuoso se suple con creces con su valor histórico, artístico y de absoluta referencia. Doy gracias especialísimas a  nyankothecat por compartirlo en youtube).




Y aprovechando el intermedio virtual de dicho concierto, les voy a presentar formalmente a Gautier Capuçon. Bajo el aspecto de un muchachito pijo, de un niño bien de Chambéry (el del sudeste francés, no el de aquí) se esconde uno de esos instrumentistas, a mi juicio, absolutamente excepcionales.  El angelito tiene solo 29 años recién cumplidos y toca como uno de ellos. Y puesto que además la cosa va de variaciones, les coloco un vídeo (larguito, advertidos quedan) sobre las ídem rococó de don Pedrito Tchaikosvky (o Chaikovski, como  prefieran), con la esperanza de que ese vídeo les lleve a otro y a otro y puedan conocer también a su hermano Renaud, que interpreta unas partitas de Bach dignas de ser escuchadas con todo detalle). Juzguen por Vds. mismos si el chiquito vale la pena:

P.I.Chaikovski (1840-1893). Variaciones rococó
S. Prokoviev (1891-1953). Sinfonía concertante.
Mariinsky Orchestra.Valery Gergiev, director. Gautier Capuçon, cello. Grabado en directo en San Petersburgo para Emi/Virgin en Diciembre de 2008. Vídeo promoción del disco: via emiclassics


Ya sé, ya sé que esto es una trampa en toda regla. En lugar de dejarles los 20 minutillos de rigor para que salgan, se fumen el cigarrito, charlen con los amigos (amén de otras necesidades menos confesables), les he encasquetado otro vídeo (y de los kilométricos) antes de la segunda parte de la entrada. Pero es que así los tengo a todos Vds. bien entreteniditos y surtidos de música, que ando yo últimamente bastante absorbida (por) y absorta (en) otros asuntillos. Ea pues y no se me enfríen que vamos con lo mejor de aquella tarde.

La que aquí les traigo es la más conocida transcripción (he leído por algún sitio que existe otra más moderna para trío con piano electrónico) que se ha hecho para instrumentos de cuerda de las Variaciones Goldberg. Si tienen la paciencia y las ganas de escuchar la versión completa, comprobarán por Vds. mismos que, oponiéndose a otras "traducciones" anteriores que se hicieron (para órgano por ejemplo),  la que en 1984 realizó Dmitri Sitkovetsky se basa en el equilibrio de la interpretación por parte de los tres instrumentos. No hay ninguno que sobresalga por encima de los otros relegando a los demás a "encargarse" del bajo continuo. El ruso se apoya en las mejoras técnicas que han hecho evolucionar a los tres instrumentos y nos ofrece un dialogo continuo entre ellos. Y eso que ha sido en ocasiones tan denostado por algunos entendidos, a mi oído es uno de los elementos que la tornan tan especial y hermosa. De esa forma además es imposible caer en la monotonía o en el predominio natural (por el timbre) del violín sobre viola y cello. A lo largo de las dos arias y las 30 variaciones, comprobarán cómo en ocasiones hay breves solos de una de las tres cuerdas. Pero en otros pasajes dialogan a dos, uno con otros indistintamente. O se unen los tres en un empaste perfecto donde nada queda emborronado.

Yo sé que una grabación, por excelente que sea, no ayuda al oído a diferenciar perfectamente el sonido de cada instrumento, cosa que es mucho más sencillo en una sala de audición porque el ojo suele colaborar bastante en el empeño. Quizá sí que les recomiendo esta vez (y sin que sirva de precedente), unos buenos auriculares y  un volumen discreto (tirando a  bajo), para eliminar en la medida de lo posible el ruido ambiental. Seguramente así las diferencias tímbricas de los tres instrumentos destacarán con más facilidad.

Cada vez estoy más convencida de que  cuantos más conocimientos se adquieren sobre algo, más se disfruta de su escucha o su visión o su tacto.  De acuerdo en que la primera impresión a ciegas es inolvidable y se posa directamente en los sentidos y los sentimientos mucho antes que en el cerebro. Pero después, el análisis y el aprendizaje enriquecen notablemente esa impresión (y todavía más en un arte tan conceptual y al tiempo tan poco "racional" como es la música). No tengo ni idea de cómo se lee una partitura (más allá de la colocación de las notas en el pentagrama y de distinguir las diferentes claves), pero me sé la música de esta obra de principio a fin, palmo a palmo. Y créanme cuando les digo que conociendo de antemano los mimbres, asistir a la confección progresiva del cesto se hace infinitamente más hermoso.  Los tres intérpretes estaban absolutamente concentrados en lo que hacían pero, de tanto en tanto,  se dirigían sonrisas cómplices. Yo creo que eran plenamente conscientes de que lo que estaban recreando era bueno, muy bueno. Se dejaban llevar por la música al tiempo que la dominaban. Cuando eso sucede aparece el "duende" y se instala durante toda la velada. Y es que esos chicos, a pesar de su juventud, tocan como si tuvieran 60 años (por eso no existe ningún salto generacional entre los dos hermanos y Caussé).  Lo hacen con una madurez, con una delicadeza, con tal cantidad de infinitos matices y, sobre todo (y especialmente el cello), con un sonido tan bello que el día en que graben las tan manidas Variaciones Goldberg, desde aquí y ahora, apuesto que se convertirán en uno de los registros de referencia. Y para terminar de redondear aquella velada, el hecho de que no se oyera volar una mosca (salvo las tres o cuatro toses de rigor entre variación y variación que confirman la regla)  tratándose del Auditorio Nacional (bien que sea la sala de cámara), es todo un manifiesto de lo que allí  se disfrutaba.

A la espera de este futuro y prometedor disco, les dejo ahora con la versión que Sitkovetsky transcribió ("in memoriam Glenn Gould")  y grabó junto a Maisky y Caussé en 1985.

J.S.Bach (1685-1750). Goldberg-Variationen. Aria mit verschiedenen Veränderungen, BWV 988 (Fassung für Streichtrio von Dmitry Sitkovetsky "In memoriam Glenn Gould". D. Sitkovetsky, violín; G. Caussé, viola; M. Maisky, cello. Orfeo, 1985.



Sean Vds. todo lo felices que puedan, que no están los tiempos para andar ahorrando en eso.

    .

21 comentarios:

Martine dijo...

J'ai commencé la dégustation, je la savoure et je suis émerveillée!

Sí, absolutamente.. y admirada ante esta maravillosa Entrada... Gracias Paz, por este regalo de Finde que se alargará..volveré "as usual"...

Mille bisous!
Et je comprends ton enthousiasme pour Gauthier, pour son interprétation, aussi.. ;) C'est un très beau Garçon ..

Nameit dijo...

Gracias por toda esta inmensidad de delicias. Adoro a los Capuçon, adoro las variaciones Rococó, me muero por Beethoven, y la mejor obra del siglo XX es la variación Goldberg nº 25 de Bach. Por algo es Dios y está en todas partes. Muchas gracias, condesa, inolvidable.

María dijo...

Entro aquí con prisas, cosa que no debo hacer en vista de lo abundante del menú que nos presentas.
Así que vuelvo seguro con tiempo para descubrir al "muchachito" tan en condiciones que nos presentas: Gautier Capuçon.

Besos y buen día.

RGAlmazán dijo...

0h, la, la! Ya veo que hay música más allá de Italia, y que conste que usted me lo había enseñado ya, Sra. Condesa.
Hay mucho tudesco suelto que no se le ha dado mal componer o tocar.
Bach y Beethoven, dos monstruos que también me gustan.
Y el muchachito pijo francés como le pega al cello. ¡Que barbaridad! Aunque mi cultura musical no llega para poder comparar, me ha dejado atónito.
En fin, mi querida condesita, en la sobremesa del domingo, me ha acompañado usted y su música admirablemente.
Agradecido, y beso ambas manos, inclusive la diestra --sólo porque es usted, que ya sabe lo poco que me gusta lo situado en ese lado--, quedando a sus pies.

Salud y República

Gemma dijo...

Querida Freia:
Con tanta música como nos traes hoy, me figuro que tendremos que hacerte sucesivas visitas para atender como se merece un repertorio tan amplio... Por lo pronto, decirle que me he quedado prendada también yo de las virtudes musicales (y oratorias, cabría añadir, pues al chico parece que le hayan dado cuerda) que exhibe este Mogli virtuoso.
Beso grande, y a la costilla de usted, otro

Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martine dijo...

Je constate, sans surprise, que je ne suis pas la seule à avoir succombé au(x) charme(s) de Gautier... ;P

Realmente, y te consta, pasé una hora larga, ayer, en Variaciones como una alumna discplinada y atenta a todas tus enseñanzas..Y he vuelto, y volveré, silente ya...

Mille bisous, à partager ;)


Borré mi anterior comment: Il ya avait une grosse faute d'ortographe!! ;)

Martine dijo...

Hoy no es mi día.. grrr "Il y avait" et NON il YA avait..
où ai-je la tête?..Jaja

Password: BIDET!!!!:O

anarkasis dijo...

el divshare este me pone de los nervios..
A ver si me organiza usté unas reuniones disqueras, con los globosferos guapos, que tengan un buen disco duro encima, UUsease, portable, que es que se me ha borrado todo lo que tenía musicalmente hablando justo intentando que no me pasase,
bueno, al Gautier me lo da usted una colleja que es de mala educación ponerse a hablar mientras suena la música, que parece un anuncio largo de chanpú

Antonio Rodriguez dijo...

El coctel ha sonado magnífico.
Un beso.

Freia dijo...

Martine

Mi querida Martine...Jajaja, no pretendía yo que se fijaran precisamente en las gracias físicas del muchachuelo, sino en las interpretativas. Eso sí, le aseguro que gana en las distancias cortas...
Como veo que después hay más comentarios suyos, seguiré con el orden.
Mil besos, querida.

Nameit

Ni se imagina las ganas que tengo de escuchar el Cant dels Ocells en un par de cellos residentes en Barcelona.
A ver si todo va bien y cuando regrese la MegaMaga a Barna aprovecho y me voy un día por allá, que tengo muchas ganas...
Es curioso cómo coincidimos en tantas y tantas cosas Vd. y yo. Eso me hace sentirla muy, muy cercana.
Me acordé mucho de Vd. en ese concierto.

Un beso muy fuerte,

María


Tranquila, si a mí me pasa igual. Además ya sabe que estos posts tan largos están hechos para tomárselos con calma y mientras llega otro, que lo mismo puede ser dentro de dos días, que en un mes y medio.
Y fíjese si soy aprovechada que como no he podido ni comentar en su bitácora, le digo que me alegra que el blog de María siga ahí bien presente en la blogocosa, con o sin terapia ocupacional.

Un abrazo grande y doble y un beso especial con luz para Vd. solita, gaítana.

Corto y sigo que, si no, don Google no me publica el comentario

Freia dijo...

Rafa

Mi querido Rafael... ¿Ve Vd. por qué siempre será el preferido de la condesa?

Sí, afortunadamente existe música fuera de Italia (;-PP)... A mí últimamente me ha dado por la ópera francesa y Lully me tiene arrebatada. ¡Qué preciosidad, su Arminda!
¡Ah! y que sepa que voy a enmarcar lo que ha admitido por escrito acerca de los tedescos...
Y le agradezco lo de los besos en la mano diestra, que la siniestra definitivamente anda tocada y sin remedio y no se me figura lo que no es que hablo sensu stricto... cioè... sulla gelida manina.

Mille baci, caro.

Gemma

Jajajaja, querida. Ese chico, como buen francés, sufre de incontinencia verbal... incluso en otros idiomas que no son el suyo.
Qu'est-ce qu'on va faire?
Pero estoy segura de que le ha encantado. Espero que me prometa que cuando lo escuche en directo (y va mucho por Barcelona... imagino que también por Berlín), me escribirá para contarme cómo ha sido.
Por cierto, lo que le dije antes a Nameit iba totalmente en serio. Si encuentro un hueco, les aseguro que me encantará pasarme por allí. Añoro esa ciudad.

Martine

Querida Nómada: estoy segura de que entre la entrada de Beethoven, la de las Variaciones y la de hoy, va a tener música cumplida hasta que haga el próximo post. De sobra sabe Vd. mis querencias por su país de origen y de sueños y por todo lo que en él nace y se cría, de modo que entenderá mis amores por los Capuçon y, naturalmente, por Caussé.
Además Francia es (confío en que a pesar de sus presidentes, siga siendo) un país de acogida en todos los aspectos.
Mil gracias por su acogida sin condiciones, ma chérie.

Mil abrazos también.

Freia dijo...

Anarkasis

¡Querida, qué gusto volver a verla por aquí! La eché muchísimo de menos...
En cuanto Vd. me diga y los dioses me dejen un huequecito le grabo en el disco duro lo que Vd. quiera... Ya, ya sé que le gustaría que viniese Fasolt... o incluso el tunante de Fafner, pero me temo que se tendrá que conformar conmigo. No tengo la gracia de los gemelos, pero ínfulas, sin dudarlo, tengo muchas más que ellos... Corsés, también.
Que no me entere yo que el divshare le hace alguna jugarreta... que se las verá conmigo.
Jajajaja, me ha encantado lo del champú. Va a ser el efecto Pantene.

Besos a repartir entre todos sus amantes, querida. Y si ve a un tal arterotico, que se pasea por aquí últimamente, le da Vd. un abrazo bien grande de mi parte... pero sin pasarse que la conozco.

Antonio

Pues sí, Antonio, un excelente cóctel, aunque con la música de hoy, no le haría yo ascos a un Bellini comm'il faut.
Hermosa, hermosísima sinestesia la que se le ha deslizado a Vd. hace un ratito en el Digitalia.
Está a punto de terminar el año Hernández y comenzar el año Liszt... ¿Se anima a ponerle música del austrohúngaro a sus fotos? Le aseguro que esas composiciones tan diversas que tiene casarían perfectamente con sus cada vez más increíbles y soberbias fotos...
Si se anima, le paso música. No es tan difícil, no deje caer esta petición en saco roto.

Y un abrazo muy fuerte,

Isabel dijo...

Ten por seguro que con tus palabras y tu música lo seremos.

Un fuerte abrazo.

Isabel Romana dijo...

Así que flotando a 30 cm. del suelo, sin flecha, pero con cara de haber recibido un gran gozo, auditivo y físico... ¡Cuánto me habría gustado verte así, tan feliz, tan cerca del éxtasis y de los cielos! Y, aunque no lo vieras, había un ángel frente a tí, no con una flecha, sino con un arco de cello o similar... Me parece que te veo, te veo... ¡Qué envidia! Un abrazo muy fuerte.

Freia dijo...

¡Cuánto bueno, que están por aquí mis dos Isabeles

Isabel

Pues que sepa que es gracias, en buena parte, a sus hilos, que consigo tejer e ir trenzando palabras y notas en este blog.

Un abrazo bien fuerte.

Isabel Romana

Jajajaja, me da a mí que estamos las dos muy berninianas. Cómo se nota que a las dos Roma nos sorbió el seso hace ya mucho tiempo...
De todas formas, le digo desde ahora mismo que puestos a meterse en la piel de otra me quedo con su fuerte, enérgica y honesta Dido, antes que con las "elevaduras" de nuestra santa más culta.

Otro abrazo fuerte para Vd.

sergio astorga dijo...

.Freia, con Bach se encuentra la felicidad aunque uno se resista por un afán pendenciero, si me permite, mis pendencias se acaban al oírlo.
Tengo tres días pintando con estas Variaciones y el acrílico, que no es mi fuerte, parece que sede y el estrés disminuye.

Mañana por estas horas volveré a escuchar hasta terminar el cuadro, que alivio.

Con su permiso.

Un abrazo a vuelta de los días.
Sergio Astorga

fra miquel dijo...

Pues aquí estoy, escuchando la deliciosa música que nos ofrece, mientras limpio mi instrumento. Y no piensen mal usted y sus lectores, que es un saxo y no otra cosa a la que me refiero, aunque escrito difiera en pocas letras de lo que podrían malpensar.
Y dentro de mis posibilidades, estaré alerta por si viene a Barcelona el tal Gautier Capuçon para disfrutar de su interpretación, que por sus indicaciones y elevaciones (30 cm.!!!) estoy convencido que ha de valer la pena.
Además, el cello es una de mis instrumentos de cuerda preferidos.

Aún no he llegado al vídeo del muchachito pero tenga por seguro que lo escucharé.
Ahora continuo con mis quehaceres mientras escucho Bethoven.

Un fuerte abrazo

fra miquel dijo...

Hace ya un buen rato que escucho las variaciones...
Qué maravilla!
Muchas gràcias
Besos

Rayén dijo...

Excentes interpretaciones.Fue un agrado conocer tu blog.
Te seguiré, me gusta mucho la música clasica.

Un montón de cariños para ti!!.

Freia dijo...

Ante todo, perdón por el retraso

Sergio

Que sepa Vd., mi querido abarrotero, que nada hay que me llene más de alegría que el que el acrílico se vuelva acuarela gracias a la música del viejo peluca. Y fíjese lo que le digo que me ha dado Vd. idea para un post, aunque por ahora no quiero rebelar de qué se trata. Sabe Vd. de sobra que la condesa es lenta y desde que dice, hasta que hace...

Un abrazo de confiar en que haya terminado ya el acrílico.

Fra Miquel

Mi querido pater. ¡Un saxo!... Me encanta ese instrumento. Yo creo que, junto con el oboe y el cello, es de los que mejor sabe expresar la melancolía y la tristeza. Es más, creo que es el que mejor expresa el desgarro. ¿Sabe? Ya no le admiro solo por sus flores, su sapiencia botánica y su oficio. También por sus aficiones. Le aseguro que me da Vd. envidia.
Y muchas gracias por acercarse a este salón por el solo placer de escuchar música.

Bon Nadal, pater. Un petó i una abraçada ben forts.


Rayén

Bienvenida a esta bitácora, amiga.
Es un placer recibir siempre a alguien nuevo. Y mucho más aún si le gusta la música clásica para compartir.
Le ruego me disculpe la tardanza en contestar, pero ando estos días bastante ocupada. No tema por el tratamiento de Vd. Es una norma de esta casa, pero tiene Vd. toda la confianza para venir cuando le apetezca.
Si no le importa y con su permiso, enlazo su bitácora.

De nuevo bienvenida, un saludo.