Un regalo de Sergio Astorga

sábado, 27 de octubre de 2007

Chanson pour l'Auvergnat

Hay noticias que no por repetidas y sabidas de memoria dejan de poner los pelos de punta. Y casi siempre miramos para otro lado porque, como en la canción de Brassens, solemos ser los paletos, la gente de bien.





Elle est à toi cette chanson
Toi l'Auvergnat qui sans façon
M'as donné quatre bouts de bois
Quand dans ma vie il faisait froid
Toi qui m'as donné du feu quand
Les croquantes et les croquants
Tous les gens bien intentionnés
M'avaient fermé la porte au nez
Ce n'était rien qu'un feu de bois
Mais il m'avait chauffé le corps
Et dans mon âme il brûle encore
A la manièr' d'un feu de joie

Toi l'Auvergnat quand tu mourras
Quand le croqu'mort t'emportera
Qu'il te conduise à travers ciel
Au père éternel

Elle est à toi cette chanson
Toi l'hôtesse qui sans façon
M'as donné quatre bouts de pain
Quand dans ma vie il faisait faim
Toi qui m'ouvris ta huche quand
Les croquantes et les croquants
Tous les gens bien intentionnés
S'amusaient à me voir jeûner
Ce n'était rien qu'un peu de pain
Mais il m'avait chauffé le corps
Et dans mon âme il brûle encore
A la manièr' d'un grand festin

Toi l'hôtesse quand tu mourras
Quand le croqu'mort t'emportera
Qu'il te conduise à travers ciel
Au père éternel

Elle est à toi cette chanson
Toi l'étranger qui sans façon
D'un air malheureux m'as souri
Lorsque les gendarmes m'ont pris
Toi qui n'as pas applaudi quand
Les croquantes et les croquants
Tous les gens bien intentionnés
Riaient de me voir emmener
Ce n'était rien qu'un peu de miel
Mais il m'avait chauffé le corps
Et dans mon âme il brûle encore
A la manièr' d'un grand soleil

Toi l'étranger quand tu mourras
Quand le croqu'mort t'emportera
Qu'il te conduise à travers ciel
Au père éternel

::::::::::::::::::::::::

Esta canción es para ti,
para ti Auvernés que sin ceremonias
me diste un poco de leña
cuando tenía frío.
Para ti que me diste fuego cuando
las paletas y paletos,
toda esa gente de bien,
me había dado con la puerta en las narices.
No era más que un simple fuego de leña
pero calentó mi cuerpo
y en mi alma todavía arde
como un inmenso fuego de artificio.

Auvernés, cuando te mueras,
cuando el enterrador se te lleve,
que te conduzca a través de cielo
hasta el Padre Eterno.

Esta canción es para ti,
para ti mesonera que sin ceremonias
me diste cuatro trozos de pan
cuando tenía hambre.
Para ti que me abriste tu despensa cuando
las paletas y paletos,
toda esa gente de bien,
se divertía viéndome ayunar.
Fue tan sólo un poco de pan
pero dio calor a mi cuerpo
y en mi alma todavía arde
como si hubiera sido un gran festín.

Mesonera, cuando mueras,
cuando el enterrador se te lleve,
que te conduzca a través de cielo
hasta el Padre Eterno.

Esta canción es para ti,
para ti extranjero que sin ceremonias
me sonreíste tristemente,
cuando los gendarmes me detuvieron.
Para ti que no aplaudiste cuando
las paletas y paletos,
toda esa gente de bien,
reían al ver cómo se me llevaban.
No fue más que un poco de miel
pero calentó mi cuerpo
y en mi alma todavía brilla
como un sol inmenso.

Extranjero, cuando te mueras,
cuando el enterrador se te lleve,
que te conduzca a través de cielo
hasta el Padre Eterno.


[He hecho la traducción deprisa y sobre la marcha. Espero que los francófilos de pro me lo sepan perdonar]

5 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Espero que llegue el día que aprendamos a mirar come il faut. Y veamos más allá de nuestro corto alcance.

Brassens, siempre Brassens

Salud y República

Charles de Batz dijo...

Desgraciadamente es lo que hace más dramático todo esto, lo que a la vez inmuniza la sensibilidad de muchas personas: su repetición, la alarmante frecuencia con que ocurren estas cosas.

Para mi, que estamos muy poco sensibilizados, y llena más de tristeza o indignación lo que se pueda ver en esos programas de baratillo que menudean nuestras televisiones, que el drama al que se enfrentan tantas vidas a diario.

Creo que se prefiere desear el mal a quién vive mejor que nosotros, que preocuparse por quienes lo hacen en condiciones inferiores a las nuestras.

Supongo que es cuestión de no mancharse la conciencia...

Salud

Freia dijo...

Pues sí Rafa, Charles, tenéis mucha razón. No vemos más allá porque no queremos ver. Acabo de oír por la radio que un representante de Acnur ha dicho que la mayor parte de los niños de los que se "ocupaba" la ONG francesa El Arca de Zoé, tienen padres y están completamente sanos; que les ponían vendas para hacerlos pasar por enfermos y con la excusa de curarlos, los llevaban a Francia. Si esto es verdad, es que definitivamente en el primer mundo, en la satisfecha y oronda Europa hemos perdido la vergüenza. Si es cierto, espero que sirva para que no se vuelvan a dar más casos y espero, también, que se pudran muchos años en una cárcel del Chad o de Sudán

Mega dijo...

Hay bolsas de incultura y fanatismo (¿papanatismo?) que dan verdadero miedo.

Entre otras cosas, por la ferocidad con que ventilan su odio...

Gracchus Babeuf dijo...

Mi franés se muere por falta de alimento. Creo que la traducción es excelente.