Un regalo de Sergio Astorga

lunes, 9 de junio de 2008

Sinestesias (I)

[Aun a riesgo de sufrir los efectos fulminantes de una sobredosis (tres entradas, tres en una semana), hoy inauguro una sección que NO va a tener carácter periódico puesto que nunca sé en qué día de la semana vivo; que NO va a atenerse a ningún tipo de criterios o normas más o menos fijos porque, dado que no me aclaro yo misma, no voy a pretender encima sistematizar los gustos o apetencias de los pacientes visitantes del blog; que NO va a llevar ningún orden, ni sincrónico ni diacrónico, toda vez que, de vez en cuando, resulta mucho más divertido apretar ese botoncito que todos tenemos en el disco duro de nuestra cabeza y que dice Random o Aleatorio; que NO...vamos, que en definitiva NO va a ser una sección. Pero como sé que a ciertos lectores de esta bitácora les encantan las sinestesias intentaremos ver qué sale.

No se crean Vds. que la idea ha surgido así como así, no. Realmente todo se debe a que tengo un montón de fotos propias (hechas por mí, no de mi egregia efigie), metiditas en una subcarpeta de Mis imágenes y es que no sé cómo darles salida. Así que héteme aquí que me dije: "Con la sección de marras, cubres huecos de escasez productiva en la bitácora y, de paso y puesto que todos los asiduos a tu salón son invitados educados, respetuosos y elogiarán tus daguerrotipos, alimentas tus ínfulas, infulas e infulás que para eso eres una condesa y tienes muchas y variadas.

Se tratará en definitiva de acompañar un montaje de fotos hechas por mí con alguna piececilla musical que pueda tener una cierta relación con las imágenes. Eso sí, averiguar en qué consiste ésta queda a criterio, buena voluntad, sentido del esfuerzo y/o ganas de trabajar de cada uno.

Les advierto que no sé cuánto espacio (en Mb) ocupará el invento. A lo mejor tengo que cerrar el kiosko antes de la segunda entrega porque el blog no se carga bien.

Dicho todo lo cual, queda inaugurado oficialmente este pantano (porque de ahí deriva empantanar, ¿no?)]


Hasta hace no mucho tiempo, la dirección del Museo del Prado dejaba fotografiar sus obras con la sola condición expresa de que no se usase trípode ni flash. Entre el otoño de 2005 y la primavera de 2006 pasé muchas horas "trabajando" en la sala del Bosco y con sus cuadros. Aprendí mucho de don Jerónimo puesto que el teleobjetivo me descubrió cosas que me habían pasado antes desapercibidas y aprendí mucho también de los turistas, o entendidos, o curiosos que visitaron durante ese tiempo la sala. Algunos de sus comentarios se basaban en tópicos repetidos hasta la saciedad, pero otros me ayudaron a descubrir la obra del flamenco desde puntos de vista insospechados.

Hoy pasará por la palestra El Carro de Heno y va especialmente dedicada a Augusta II y a sus augustos padre Rafa y madre Lola (por muchas y para mí especialísimas razones).

He de aclararles que no todos los historiadores se ponen de acuerdo con respecto a la autoría de la obra. Aunque la mayor parte de los "boscólogos" dan por bueno que salió de la mano y el pincel del de Brabante, parece probado, según veremos más adelante, que el Bosco tenía un "negro" que ejecutaba obras y copias de gran calidad. Ese dato está en la base de la teoría elaborada por algún sesudo experto de bastante prestigio; dicha teoría sostiene que la pintura del Prado podría ser una de las copias de aquél, llegando incluso a afirmar que el cuadro que realmente pintó el Bosco, el original, es el que se encuentra en el Monasterio de El Escorial, sólo que su estado de conservación es infinitamente peor y no se ha acometido sobre él ningún trabajo de restauración desde hace mucho tiempo.

Lo que sí parece cierto es que Felipe II, gran conocedor y experto en pintura, sentía especial debilidad por coleccionar los cuadros de Jeroen van Aken. Dicha debilidad le llevaba a no respetar siempre ciertos límites legales para su adquisición. Digamos que se valía de sus prerrogativas reales para obtenerlos cuando sus legítimos dueños se resistían a ello.

No está claro si Diego de Guevara, mayordomo de Felipe el Hermoso y al parecer primer propietario del cuadro original, se lo encargó directamente al pintor durante el viaje del emperador Maximiliano a 's-Hertogenbosch (lugar de nacimiento y residencia de El Bosco) o lo adquirió posteriormente. El caso es que Felipe de Guevara, su hijo, en sus Comentarios de Pintura, hacia 1560, hace referencia al pintor brabanzón y a los cuadros que de él poseía, posiblemente heredados de su padre. Hablaba también en dicha obra de un discípulo de El Bosco muy dotado que le seguía con fidelidad y firmaba como su maestro; además daba pruebas de precisión y paciencia mayores (hete aquí al negro de marras). La historieta culmina cuando Felipe II presiona a Beatriz de Haro, viuda de Felipe de Guevara para que ésta le vendiera ciertas casas y bienes de su difunto esposo. La compraventa se realizó en enero de 1570 y en el lote se incluía un grupo de pinturas a nombre de El Bosco (véase Antonio Matilla Tascón, "Felipe II adquiere pinturas del Bosco y Patinir", revista Goya nº 203 (1988), pp. 258-261). (ahí es ná la condesa, con bibliografía y todo).

Lo que algún historiador sin embargo insinúa es que doña Beatriz, temiéndose que no iba a poder rechazar la proposición que le hacía el rey, encargó al negro de El Bosco que le copiase algunos de sus cuadros, entre los que se encontraba El Carro de Heno y de esta forma darle el cambiazo al monarca. Siguiendo siempre la hipótesis de dicho historiador, parece que la viuda se salió con la suya.

Por mi parte, intentaré mostrarles algún día las fotos de la obra de El Escorial y serán Vds. mismos los que puedan observar y emitir juicio. Como la ignorancia es atrevida, yo me mojo y sigo manteniendo que el bueno es del Prado, pero... ¡doctores tiene la Iglesia!






Puesto que estamos de inauguración, voy a darles una pista sobre la relación que une la música y las fotos de hoy. He de reconocer además que no salta inmediatamente a la vista. Música en su mayoría flamenca como el Bosco, compuesta en su época, recopilada por otro flamenco, estricto coetáneo del pintor y que además se llamaba Hieronymus Lauweryn (encima, tocayos).

Lauweryn fue un apasionado de las artes y pasó buena parte de su vida recogiendo, para su uso personal, canciones y motetes de los más célebres cantores y compositores de la corte de Felipe el Hermoso y su hija Margarita de Austria. Este cancionero privado se reunió probablemente entre 1495 y 1507 y se conserva en la British Library de Londres, con la signatura Manuscript Add. 35.087. La obra se conoce como El libro de cantos de Hieronymus Lauweryn de Watervliet, 25 canciones holandesas en un cancionero de Brujas. En dicho libro no hay un orden claro: se alternan los cantos profanos y religiosos y la obra se desarrolla a lo largo de bastantes años, sin ningún proyecto establecido. La mayor parte de las piezas están escritas en francés, holandés y latín y de autor o autores anónimos, aunque en otras canciones se citan los nombres de Josquin des Prez, Loyset Compere, Benedictus Appenzeller, Antoine Busnois, Jean Mouton y Antoine de Févin, todos activos por esta época en Brujas.

Para acompañar el desfile de nuestro carro he elegido tres piezas:

Una en holandés:



Waer is hy nv die my myn herteken doet quelen
hy heeft een ander liever dan my
het sal my costen tleven
Waer is hy nv die my myn herteken doet quelen

Dónde está él ahora, el que hace que mi corazón dé tumbos?
Dónde está él ahora, el que tortura mi pobre corazón?
Otorga ahora sus favores a otra:
terminaré pagándolo con mi vida.

Otra en latín:



O vos omnes qui transitis per viam:
attendite et videte si est dolor sicut dolor meus

Oh todos los que transitáis por el camino:
prestad atención y contemplad si hay dolor como el mío.

Y una tercera en francés:



Lessiez parler, lessiez dire,
Lessiez parler qui voudra!
Au despit de jalosie,
j'aymeray qui m'aimera,
Et j'aymeray qui m'aimera!

Si j'ayme mon amy
Trop plus que mon mary,
En avez vous merveille?
Il n'est ouvrier que luy,
De che mestier joly,
Qui se faict sans chandeille!

Mon amy est gaillard,
et mon mari vieillart,
Et je suis jeume dame;
Mon cueur seroy paillart
D'aimer ung tel coquart
Veu qu'il est tant infame.

Et quant j'ay mon mari,
Je n'ay point mon amy,
Ne chose que me plaise;
or fuyt enseveli
Et en terre pourri,
Si serois à mon aise!

¡Dejad que hablen, dejad que digan,
dejad hablar a quien quiera!
A despecho de los celos
amaré a quien me ame,
amaré a quien me ame.

Si amo a mi amigo
mucho más que a mi marido
¿Sería algo digno de asombro?
No hay quien trabaje como él
en tan hermoso oficio,
que se realiza sin candil.

Mi amigo es gallardo,
mi marido viejo,
y yo soy una muchacha joven;
mi corazón se volverá lascivo
por querer a semejante malvado
¡Ved cuan infame es!

Y cuando estoy con mi marido,
no puedo tener a mi amigo.
Y no hay nada capaz de complacerme.
Hasta que no me entierren muy profundo
y me pudra bajo la tierra
no lograré descansar.


[La traducción es mía y me temo que no soy especialista en francés antiguo, de modo que se admiten sugerencias y mejoras]


Y bien... el sincronizar imagen y músicas corre de su cuenta.

26 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querida condesita:
Un placer entrar de nuevo en su casa. Como siempre nos abruma usted con sus conocimientos culturales. Con toda la sencillez del mundo nos enseña la superioridad cultural de la aristocracia sobre el lumpen. ¡Qué le vamos a hacer! Yo también quisiera ser como usted pero sigo teniendo sangre roja.
Gracias mil por esa dedicatoria tan amable. Y qué decir de la entrada. ¡Es la leche! De Master. MIre me la he leído, visto y escuchado, la he tocado y olido y buscando sinestesias volveré a entrar, pues ahora tengo cita con un dentista con el que sentiré sinestesia seguro. O sea que cuando me toque, veré sin dudas estrellas y a su santa madre.

Hasta luego.

Un beso, Salud y República

AF dijo...

¿Ve usted? Ya he aprendido otras cositas más. Entrar en esta su casa da mucho gustito, en una época en que el gustito está caro, muy caro...

Freia dijo...

Rafa

Ya sabe Vd. de mi natural propensión al exhibicionismo; vamos, que las ganas de lucirme me pierden. De ahí lo del speech sobre El Bosco. Aunque se me olvidó contar que realmente se trata de un tríptico, lo que ocurre es que cuando hice las fotos, las tablas laterales se encontraban en restauración. Luego, con la prohibición, nunca pude dar por finalizada la sesión.

Espero y ruego encarecidamente que la sinestesia con su dentista no se produzca, al menos en lo que a las estrellas se refiere.

AF

Jajaja Antonio. No me diga esas cosas que me sonrojo. Mira que exagera Vd.. ¿Así que la música del renacimiento da gustito?... Creí que la única que tenía ese privilegio era la cantante de la última pieza,la que tiene el amigo experto en un oficio que se realiza con la luz apagada.

Freia dijo...

restauración, prohibición, sesión...¡ay, condesa condesa... esos ripios!

Augusta II dijo...

¡Hola Freia!

Qué bien poder haberte visto y charlado contigo en el encuentro bloguero.
Antes no te ponía cara pero al verte descubrí que tienes uno de los rostros más dulces y acogedores que he visto en mi vida. ¡Eres toda una condesita!

Y sigo...

Como me dejasteis beber todo el vino a mí, que parecíais tod@s abstemios, ¡leches!, no recordaba ciertos datos referentes a las reacciones sinestésicas de Kandinsky, pues bien, el compositor con quien mantenía estrecha relación epistolar era Arnold Schönberg. Luego se encontraban en verano y tenían largas y distendidas conversaciones, pero nunca, nunca, tuvo una sinestesia tan grande como con Lohengrin de Wagner, después del estreno de la ópera en Moscú. Los datos que me faltaban a causa del maldito vino eran dos nombres: Lohengrin y Schönberg, (éste último creo que lo dije, pero mal pronunciado como es menester cuando una habla ebria, jojojo...)

Creo que después de escuchar la ópera se atrevió con la comp. XII. "Los violines, los contrabajos, y muy especialmente los instrumentos de viento personificaban entonces para mí toda la fuerza del crepúsculo. Mentalmente veía todos mis colores, los tenía ante mis ojos". Y luego le asignó color a cada instrumento, dándole una importancia suma al azul ultramar.

Y “sigo siguiendo”...

Creo, por cuestiones románticas, que El Carro de Heno del Prado es el original, y quiero seguir creyéndolo.
Y en definitiva, poco importa cuando contemplamos la obra de Van Aken con los cinco sentidos, (y alguno más), y descubrimos la sinestesia del artista, en la que el estímulo recibido era escuchar el sufrimiento ajeno más allá de las cuatro paredes frías que le mantenían encerrado y sin comer. Y ver las obscenidades sociales a través de su corazón negro.

Me encanta que el libro de cantos de Hieronymus Lauweryn no lleve ningún orden concreto. Me encanta escuchar las piezas que has colgado viendo Las fotos que hiciste.

Y me encanta entrar aquí y ponerme pesada con las sinestesias.(Sé que me lo perdonas, no?...¡¡¡Oops!!!)

¡Besos y gracias, cacho guapa!

Mega dijo...

¡Bieennn, una de sinestesias! ;-D

Pues a mí me ha resultado gracioso que el Bosco tuviera su propio negro, o sombra o alter ego, o... (llámale como gustes).

Tampoco sería tan grave descubrir que el negro es el verdadero Bosco, ¿no te parece? A fin de cuentas, no nos quedamos sin él y, de paso, apreciamos obras que son a lo mejor igual de maestras, aunque procedan de otros talentos, jeje.

A lo que íbamos: así que el Carro del heno es un tríptico... ¿Y dónde están (ubi sunt) entonces El Paraíso terrenal y el Infierno correspondientes a los paneles laterales? A lo mejor, se me ocurre, nuestra Condesa nos los ha transfigurado en poemillas lastimeros de amor no correspondido, como el de la mujer traicionada (léase el infierno), o el de la malmaridada que, sin embargo, goza del buen amigo joven (léase paraíso).

Si se me ocurre alguna tontuna más, vuelvo. ;-P
Besos y abrazos

Mega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Charles de Batz dijo...

mmmm !que gustazo la lectura, las afotos y la musica!... Mejor aún cuando el motivo es de la categoriza de Monsieur Bosco, que nos puede tener entretenidos durante horas con cada uno de sus detalles...

Uno que es el que esto escribe, se ha quedado sólo con las ganas de una cosa más: hablas de la recopilación de opiniones dadas por todos los que se pasaban por aquella sala... sería interesante dar un repaso al abanico, y disfrutar de lo bueno y lo mejor que hay en cada una de sus varillas.

Salud

Medea dijo...

Tienes gustos muy refinados para ser también del Real Madrid.

Jajaj (broma)

Bonitas las fotos.

Un saludo!

Freia dijo...

Augusta

En primer lugar, gracias por los piropos. Vas a alimentar la fama de la condesita, jajaja. Para mí también fue un placer estar con todos vosotros y aunque yo ya conocía tu rostro, me parece increíble que alguien tan joven y tan alegre sea toda una respetable mamá de dos preciosidades (que el abuelo Rafa nos ha enseñado las fotos).
Que yo recuerde no estabas tan mal porque las conversaciones eran absolutamente coherentes. Es más citaste perfectamente a Schönberg; lo que ocurre es que la que entendía mal fui yo y creí que lo habías citado como amigo de Wagner y no de Kandinsky; por eso te dije que no debeía de ser él ya que no eran coetáneos. Así que fifty-fifty con el agravante de que yo iba de cerveza sin, agua sin y poco vino de Rioja.
Con relación a la vida de Kandinsky sabes tú más que yo (lo cierto es que más allá del XVII no sé prácticamente nada de arte, exceptuando a Picasso). Mira tú por donde la que aprende soy yo. Además me ha picado la curiosidad. Voy a ver qué pillo sobre las sinestesias inspiradas en Wagner. Me parece apasionante.
Para pesada con las sinestesias... yo y no tú.
A mí también me encanta el libro de Laweryn. Para mí fue todo un descubrimiento.
Un besazo preciosa y otro a tus dos peques.

Mega

¡Cómo sabía yo que te iban a gustar!..
Sí que es gracioso lo del negro, sí porque además indica que su fama traspasó fronteras, que no daba abasto y que no había tantos escrúpulos en la época con relación a copias y plagios. Todo el mundo lo tomaba con la mayor naturalidad.
Veo que a mis sinestesias respondes con un nuevo lazo de Moebius...¿y si realmente el negro fuera El Bosco? Jeje... bien... puesto que los expertos saben poco o casi nada real sobre el Bosco, sólo hace falta que los liemos un poco más...
No había caído en lo de las tablas laterales del tríptico asociadas a la música... Jajaja... hilas tú más fino que yo. Podría ser, podría ser. Lo cierto es que hasta hace un año no exhibieron las tablas laterales (en la exposición sobre Patinir) y ya fue imposible fotografiarlas. Una lástima

Charles

Bienvenido querido Charles. Tengo pendiente escribirte con un poco de calma y comm'il faut, para desearte muchísima suerte en tu nueva etapa, aunque me da mucha tristeza saber que el blog se cierra. Espero que no lo elimines y podamos degustar entradas antiguas. Te prometo una carta en condiciones en cuanto tenga algo de tiempo para escribir con tranquilidad.
Con relación a lo que la gente decía, había cosas curiosas. Desde los que hablaban de surrealismo como si el Bosco se hubise inspirado en Dalí y no al revés, hasta lo que seguían con la vieja teoría de que el Bosco era adamita. Es difícil intentar ver una pintura con los ojos del XVI y no con los del XXI. Pero había gente que sabía de qué iba la cosa y que discrepaban de las tesis más extendidas. Uno sostenía que "los monstruos" del Bosco no eran fruto de su imaginación sino de toda una tradición iconográfica medieval, que todos ycada uno de sus seres aparecían ya en los marginales de los libros de cantería de los iluminadores o en los canecillos y ménsulas de la arquitectura románica o en las figuras que decoran la catedral donde nació. Y eso es radicalmente cierto. El Bosco no inventó: se limitó, lo cual no es poco, a elevar los marginalia de los libros medievales a la categoría de pintura (¡y qué pintura), dotándolos además de todo un lenguaje simbólico comprensible para los no muy duchos en iconografía, al igual que los capiteles románicos. Parece que él tenía una cultura media y no era un gran intelectual. Los programas iconográficos que aparecen en sus grandes obras son fruto de la tradición o de encargos detalladísimos de algunos clientes muy cultos. Recuerdo que por aquella época releí El Ocaso de la Edad Media, de Huizinga y empecé a entender muchos porqués de su pintura.
¡Anda que vaya rollo!
Un beso muy muy fuerte, mi querido Rimbaud.

Medea

Es un placer tenerte por aquí. Jajaja; lo del Madrid es visceral desde pequeñita.
Lo de los gustos refinados no te lo creas mucho. Esta condesa tiene tanto de frívola como de aparente.
Saludos

fritus dijo...

Madame Freia...encantado estoy de pasarme por aquí y encantado de ver que, de alguna manera, estamos un poco telepáticos.

Como dice Don Rafa, y este humilde working class boy lo suscribe, agradecidos debemos estar de que nos abra los ojos y nos ilumine con su trabajo...que bonitas las fotos del prado. Y la selección musical, lamento no tener el oído suficiente para disfrutarla en su plenitud, pero unas semanas más de visitas aquí y sabré más que ataulfo argenta junior.....

le decía que estamos así como con serendipity por lo que sigue:
Ayer por la mañana, lunes 9 de junio, colgue dos entradas el mismo día, una tiene 0 comentarios y la otra 8ó 9 no sé. Para mí la mas emotiva es la que no tiene comentarios ( intenta caminar en mis zapatos, se llama). Es una entrada con videoclip y el Bosco tiene mucho que ver en las imágenes que aparecen.

Espero que no le disguste la publicidad gratuita, pero me ha llamado la atención lo aleatorio, al casualidad. Aunque el fondo musical sea más...conttemporaneo.

Siempre a sus pies, madame. Su fiel servidor.

Selma dijo...

Ma petite Comtesse chérie!

La traduction est on peut plus parfaite, et aussi bien dans le sens propre comme dans le figuré...

Mille et un baisers Amie de coeur et du coeur...

Antonio Rodriguez dijo...

Freia
Creo que deberías empezar a cobrar por entrar en tu blog, porque cada vez se aprende una cosa nueva.
Los de sinestesia era una palabra que no sabía que ni existía, cuanto más lo que significaba. En algún sitio si había leído eso de oler los colores y cosas parecidas, pero uno que es muy primario pensaba que era cosa de esnobistas, pero parece que no.
De todas formas es de agradecer tu interés por que algunos incultos aprendamos algo de música. Y lo que mezclar música con imágenes, me parece una buena idea.
Aunque no sea periódico no abandones, y siento no haber podido estar en la reunión del sábado pasado, me hubiera gustado conocerte.
Salud, República y Socialismo

Adanero dijo...

Primero, para empezar algo guerrero y no perder las buenas costumbres, al hilo de lo que dice en el último comentario Antonio quiero dejar una aclaración-rectificación. Dice el señor Rodríguez "...pensaba que era cosa de esnobistas, pero parece que no." Pues se confunde usted de cabo a rabo, tratándose de la condesita el esnobismo creo que es una de sus cualidades más destacadas.
¡Hala! Y después de esta introducción para hacer amigos vamos a lo que vamos.

Querida y esnob condesa (pitití pititesa) leyendo, viendo y oyendo su entrada he experimentado una sensación de bienestar, paz y serenidad que no se la deseo a mi peor enemigo (que alguno hay). A ese solo lo peor. Ahí queda eso. Aunque leyendo lo que dice su enlace a la Güikipedia sobre el tema (La sinestesia es un efecto común de algunas drogas psicodélicas, como la LSD o la mescalina.), no se si debería haber hecho público estas sensaciones. Que luego las malas lenguas se desatan y ya no hay quien las pare.

Seguro que todos los que hemos visto sus fotos de la tabla del Bosco nos hemos identificado con alguno de los personajes que allí aparecen y con alguno de los pecados que representan. El que diga lo contrario ciertamente que miente, que es un pecado gordísimo y seguro que también tiene su representación en el cuadro. El personaje en el que yo me he visto reflejado por supuesto que me lo cayo, ya sabe, por eso de las malas lenguas que decía antes.

Y fíjese, me he puesto sinestésico perdido y le estoy dando vueltas a un asunto. ¿A la música de Gino Paoli qué imagen, olor, color o sabor le corresponderían sinestésicamente hablando? Y no me haga el chiste fácil del sapore di sale que la veo venir.

Beso su mano.

Freia dijo...

Fritus

Querido Fritus. Visito su casa con asiduidad pero como publicó 2 entradas muy seguidas se me había despistado la suya. Así que gracias por "su publicidad" gratuita porque he podido conocer el blog de café y cigarritos y además de he enterado de un montón de cosas de Depeche Mode. Mi incultura en música pop, para mi desgracia es total y lo más moderno que he escuchado es Stravinski.
Tiene Vd. razón: estamos inmersos en sinestesias, factores aleatorios y serendipias. Efectivamente, las imágenes del vídeo son muy, pero que muy bosquianas (por cierto, me ha gustado mucho la música, la letra y el vídeo-clip).
Dentro de un rato vuelvo a su casa, porque tengo pendiente su última entrada sobre esa bromilla que nos han gastado los ministros de la UE.

Selma

Ma chère Selma. Seguro que hay errores en la traducción pero te aseguro que me levantas la moral; siempre ves perfecto todo lo que escribo. Tengo pendiente un té contigo en tu jaima (siempre voy con prisas).Mil besos

Antonio Rodríguez

Querido Antonio. Yo también siento que no pudieras estar en la reunión: me habría encantado conocerte y ponerte rostro. De todas formas, seguro que dentro de poco montan otra. Podremos hablar de fotos.
No preste oídos al malvado de Adanero. Sólo soy "un poquito snob" (jajaja). Para mí, desde bien pequeña los días de la semana tienen un color diferente cada uno y los números del 0 al 9 están ordenados por colores en el espacio: es como una representación pictórica. Quizá a lo mejor por eso me gustaba tanto la peli Fantasía desde que era niña. Posiblemente es la mayor sinestesia que conozco.
Lo de cobrar la entrada... uhmmm... a los fieles de siempre no, pero para los nuevos... me lo pensaré (jeje)

Adanero

Mi querido señor conde (pititín, pititonde). Es usted malvado. ¿Pero qué quiere? ¿Ponerme a la parroquia en contra?
¡Con lo que yo lo aprecio..!
Vamos con su comentario. Primero me califica de snob, luego de "mescalinómana"... ¿no le da "vergüenza" sacarle los colores a la condesa en su propio salón? (en el fondo me está bien empleado por no haber leído completo el enlace que he puesto de Wikipedia).
Estoy completamente segura de que Vd. se ha identificado con la figura del Papa, para que va Vd. a andarse con falsas modestias (evidentemente no cito la que está arriba del todo porque una, aunque no creyente, respeta mucho las creencias de los otros). Yo no me siento identificada con nadie en especial (seguro que ya he pecado) pero siempre me fascinó la mujer que va metida y al mismo tiempo a lomos del enorme pescado)
¿Imágenes para Gino Paoli? Uy, me pone Vd. en un compromiso... depende de la canción: un mediterráneo azul y purísimo para Senza Fine, un día de playa caluroso y radiante para Sapore..., una imagen lluviosa, en medio de un atasco en Génova para Perduti... En general, el color que me viene a la mente para las composciones de Paoli en general es azul, un azul vivísimo, profundo, radiante, fuerte, intenso. Como el mar en Amalfi, Formentor, Hydra. Azul, muy azul, con leves toques de amarillo, gris metálico y naranja. Jajaja. Me ha salido un cuadro de Miró pero, sin embargo, no tiene nada que ver con Miró.
¿Le he aclarado algo?

Antonio Rodriguez dijo...

Mi querida Condesita
Adanero es un poco metijón y como se que nos tiene un poco de envidia, a ti por tu saber musical y a mi por mis fotografías, intenta crearnos discordia, pero no lo conseguirá.
Soy absolutamente cerebral y por tanto soy incapaz de detestar determinados matices, que otras personas si sois capaces de discernir, aunque eso no quiere decir que se sea esnobista, eso es otra cosa; y a eso me refería.
En pintura, lo siento, pero me quedo con los impresionistas, disfruté muchísimo con la exposición "Los impresionistas vienen de Nueva York" que expuso en Berlín los cuadros impresionistas del Metropolitam de Nueva York. El Bosco siempre me ha parecido un pintor un poco tétrico.
Y en cuanto a gustos musicales me quedo con los cantautores, será una reminiscencia de mis años de duro activismo político durante la transición.
Así que sigamos cada uno con lo que sabemos medianamente hacer y mostrarlo a los demás. Y que Adanero se corroa de envida.
Un beso.
Salud, República y Socialismo

Adanero dijo...

A mi no me presta ya ni el banco, así que no espero que el señor Rodríguez me preste sus oídos.
Lo de "mescalinómana" se lo llama usted misma. Yo solo hacía referencia a esa entrada de la Wiki por mi comentario, eso de que ver el cuadro del Bosco me había causado bienestar, paz y serenidad. Cuando creo que lo más habitual es que ver algo del Bosco, cuanto menos, cause desasosiego. Solo a alguien con las facultades psico-cognitivas alteradas o bajo los efectos de esas sustancias le puede causar los efectos que mencionaba. Aunque aclaro que mis facultades están para pasar la ITV y la sustancia más peligrosa que tomo es la manzanilla.
Clarísimo lo del color, un azul amarillento gris anaranjado. Mañana le pido a mi tendero que me ponga cuarto y mitad de eso.

Antonio, yo también le quiero.

Un abrazo a ambos dos.

Freia dijo...

Antonio

Jaja Antonio, como le hagas mucho caso a Adanero corres el peligro de caer bajo sus poderes de seducción, a pesar de su aparente torpeza para hacer amigos.

Es curioso pero a mí el Bosco nunca me ha parecido tétrico ni me ha dado miedo; siempre me ha fascinado. A mi padre le gustaba llevarme a esas salas cuando yo era pequeña y se paraba mucho delante del Jardín de las Delicias y del Triunfo de la Muerte. Supongo que al igual que otras muchas cosas, heredé de mi padre ciertos gustos (¡ay este complejo de Electra...!)

Adanero

Ahora que no nos lee nadie, entono un ligerísimo mea culpa... Vaaaaale, lo he leído mal. Lo de la mescalina no iba por mí, jeje.

Pregunta:
¿qué tipo de manzanilla?

Pregunta
Ah, pero ¿tiene Vd. facultades psico-cognitivas?

Pregunta
Si su tendero le vende colores ¿es que también le pega a la mescalina?

Pregunta
¿Vd. no tenía ya que estar a estas horas durmiendo para mañana rendir en el trabajo comm'il faut?

Bonne nuit mes amis.

Augusta II dijo...

Juasjuasjuas, ¡¡pero qué ha pasado aquí?!

Freia, creo que alguna vez te lo he comentado. Yo también me quedaba largos ratos en frente de El Jardín de Las Delicias cuando mi padre me llevaba al Prado. Y a mí me resultaba fantástico y lleno de colores y figuras y movimiento y ... Supongo que el señor Almazán me metía alguna sustancia psicotrópica en el Colacao, jijiji...

Sin ánimo de levantar polémica con esto de las sinestesias, te voy a contar un secreto:

Desde pequeña relaciono olores con colores. He de decir que tengo una pituitaria fina, fina.

Cada persona me huele a un color. Detrás del perfume, del gel, del desodorante, de lo que sea, tod@s olemos a un color.

Esto me pasa desde pequeña, para admiración de algun@s y espanto de otr@s. Cuando vivíamos con mis padres, mi hermana Carmen y yo jugábamos a sacar colores de determinados olores.
Por ejemplo, si alguien huele a azul cielo, cuando enferma su olor se neutraliza y se torna gris. Hay gente que huele a verde, pero a lo mejor su verde es un terciario diferente al verde que pueda tener otra persona.

La gama es infinita, y con la pintura he conseguido en la mayoría de las ocasiones saber la nomenclatura de los colores que huelo.

Es una sinestesia como otra cualquiera, pero sin el estímulo musical.

Ahora viene, cuando después de soltar esto, me traen la camisa de fuerza.

Conste que lo cuento sabiendo que me gano el título de loca.

Salu2!

Adanero dijo...

A ver, a mi tendero (que es un sinestésico disfuncional) le compro facultades psico-cognitivas y después nos vamos los dos a tomarnos unos colores mientras vemos a las manzanillas que se van a dormir para rendir en el trabajo. Está claro ¿no? Es que tiene usted una manía de liarlo todo...

Almazanita, me tienes que contar a qué sabe el Colacao con manzanilla. Eso tiene buena pinta.
Y por la cosa de enredar un poco más te propongo que nos digas a que huele la bitácora de la Condesita. No me vale que la hagas la pelota. Sinceridad en tu respuesta.

Hala!

Freia dijo...

Adabero, Augusta

Tengo la mano un poco fastidiadilla y no me dejan acercarme al ordenador (de hecho, están a punto de pillarme). Cuando pueda volver a teclear volveremos sobre el tema.
No sabes lo que me encanta Aída que tengas sinestesias; te aseguro que no eres un bicho raro; somos muchos. Me ha gustado especialmente lo de los olores (me paso el día olisqueando como los perrillos y los gatos), y a veces también asocio colores y olores, aunque no de forma tan experta como tú (ya quedaremos ya y me das un par de lecciones, porque las sinestesias también se cultivan y se aprenden).
Señor conde (pititín, pititonde)... en cuanto vuelva la fuerza a mi mano izquierda, recuérdeme que me meta con Vd. unas dos o... trescientas veces...
Espero que mi blog huela a espliego (bueno, la aristocracia solemos decir lavanda), con algunas notas de pimienta rosa y sicomoro egipcio.

Freia dijo...

Ardo en deseos de saber qué opina Augusta al respecto, porque me encantaría saber a qué les huele a los demás mi blog. Y eso le incluye a Vd. señor Conde. Emplazado queda a decirme Vd. también a qué le huele

Adanero dijo...

Su bitácora me huele a la flor del aligustre. ¿Qué no sabe usted qué es el aligustre? Pues se siente. Se me da un paseo por los Madriles que estoy seguro que estará lleno de ellos. Además ahora están en plena floración, es el momento.
Eso en las situaciones de buen rollito, en los momentos "tensos" me huele a mercado de abastos. Ya ve que cosa más rara.

Beso su siniestra mano.

Adanero dijo...

Se me olvidaba añadir una cosa. El estúpido comentario anterior está escrito bajo los efectos de una sinestesia del quince. Acabo de llegar a casa y he comprobado las sinestesias del transporte público en verano. Si como dice la Almazanita cada persona le huele de un color, acabo de estar rodeado por la mayor paleta cromática inimaginable.

Hala!

Freia dijo...

Aligustre, ligustre, cinamomo, ligustro, ligustrino o alheña, según el María Moliner, ed. 1983: (Ligustrum japonicum o ligustrum vulgaris). Planta oleácea de unos dos ms. de alto, de hojas lustrosas, que se emplea en setos y borduras de parques y jardines y de cuyas hojas, dejándolas secar y moliéndolas, se hace una substancia tintórea.
Pues sí señor Conde, en el la Quinta de los Molinos que hay al lado de mi casa, han florecido los aligustres y su aroma es realmente penetrante.
Lo de relacionar mi blog, los momentos tensos y el mercado de abastos(¡¡¡????!!!), así todo de golpe y en plan feroz, ha debido de ser seguramente porque la variedad cromática del autobús sin duda le ha producido una sobredosis de efluvios, con los consabidos efectos colaterales que eso conlleva. Mañana, con la resaca, me lo explica porque la sinestesia debe de ser tan sutil que no la pillo.

----------------------------
(Condesa, eso te pasa por preguntar. A ver si a la próxima aprendes)
(¿Qué demonios habrá querido decir con lo de mercado de abastos?...¿A qué huele un mercado de abastos?...¿Qué es un mercado de abastos?... ¿Se comen los mercados de abastos? ¿Abastecerán los mercados de abastos?... ¿A bastos?
¿Bastos?...

Augusta II dijo...

Hola, hola, hola...

Para decir a qué color huele algo o alguien tengo que olerlo, esa es la gracia.

Lo siento, pero no puedo decir a qué colores me huelen los blogs porque sencillamente no tienen olor. Sin embargo sí puedo decir a qué huele la condesita porque estuve a su lado y le di un par de besos que cargaron de información a mis orificios nasales.

Y, antes de decir a qué huele Freia, tengo que aclarar algo más:
El color al que me pueda oler alguien no tiene por qué coincidir con el color favorito de esa persona, ni siquiera le tiene por qué gustar.

Olor de Freia:
Sale de la combinación del azul cián y amarillo primario. Con estos dos tonos se hace primero una mezcla de verde pero con bastante cantidad de amarillo. El resultado se vuelve a mezclar con el cián puro de nuevo y sale un turquesa. El turquesa lo mezclamos con gran cantidad de blanco y... vòila!

Freia, hueles a turquesa claro.

Si miras algo sobre la simbología de los colores, puede que este tono tenga algo que ver con tu personalidad, muchas veces ha coincidido cuando le he asignado color a alguien. aunque de esa coincidencia me enteré más tarde.
La simbología del color no es ninguna tontería, lo digo por quien se pueda mofar al respecto...

Sé a lo que huele la mayoría de blogueros que estuvo en el encuentro, Adanero, no, claro, porque no estuvo, grrrrr...

Bechos que me voy a currar.

Adanerito: En el transporte público hay tal amalgama de colores-olores, que sale uno/a licenciada oficial en sociología "odorípera". ¡Jurjurjur!


Bechos!